Aunque ambos conceptos tienen en común la desconfianza en la razón, un gran miedo a desvirtuar la fe recibida y un rechazo hacia toda forma de pensar que suponga correr el riesgo de la libertad, conviene establecer una serie de conceptualizaciones más precisas con respecto a los conceptos de fundamentalismo e integrismo.

Características del fundamentalismo

El fundamentalismo religioso cree que sólo es posible una visión del mundo: la suya propia. Establece la aplicación literal de escrituras o textos fundamentales y sostiene que las doctrinas que emergen de dichas lecturas deben ser aplicadas a todos los aspectos de la vida, ya sea el social, el económico o el político.

El acceso al significado exacto de las escrituras queda reservado al conjunto de unos pocos "privilegiados" como son el clero, los sacerdotes, o cualquier líder religioso. Multitud de fundamentalistas religiosos han llegado a convertirse en poderosas figuras políticas e incluso en jefes de Estado.

Aunque el fundamentalismo se alza para oponerse a la modernidad, también utiliza enfoques modernos para reforzar y extender sus creencias. Así en Estados Unidos los fundamentalistas cristianos fueron los primeros en emplear la televisión como medio para captar el máximo número de adeptos posible.

De esta forma, el fundamentalismo hace una separación entre la modernidad tecno-económica (que no es vista como amenazadora, sino como un instrumento para propagar sus ideas) y la modernidad crítica o relativizadora (considerada peligrosa y desechable).

Características del integrismo

El integrismo es la aceptación de la tradición de una religión tal y como fue entendida en un momento determinado, con la finalidad de defender a la misma de lo que se consideran doctrinas nuevas, generalmente calificadas como racionalistas, que podrían apartarla de su verdadero origen e identidad tradicional.

El concepto de integrismo está ligado a facciones de todos los eslóganes religiosos, utilizando el nombre de Dios para justificar las injusticias y la discriminación entre pueblos, clases, razas, sexos y confesiones.

Utilizan los centros de culto como lugar para reclutar adeptos, ofreciendo servicios y ayuda económica a los inmigrantes pobres que llegan así como a los estudiantes, recogiendo contribuciones financieras a través de los miembros de familias acomodadas.

Diferencias y semejanzas entre fundamentalismo e integrismo

En el fondo, ambos conceptos tienen una gran desconfianza en la razón, un gran miedo a desvirtuar la fe recibida y un rechazo a toda forma de pensar que suponga correr el riesgo de la libertad.

En consecuencia, ambos conceptos son conservadores, aunque de forma diferente, dado que el fundamentalismo puede ser considerada una herramienta de control, mientras que el integrismo trata de blindar por todos los medios unas creencias determinadas, protegiéndolas de cualquier cambio o punto de vista no autorizado.

Por último, fundamentalismo e integrismo suponen un caldo de cultivo para el fundamentalismo, el deseo de defender la fe de ataques de tipo racionalista, que la vacían de todo contenido sobrenatural.