El médico Alan Tall, oriundo de Australia y profesor en la Universidad de Columbia - EE.UU -, es un reconocido investigador del papel del colesterol en las enfermedades cardiovasculares y se lo considera uno de los especialistas en los llamados colesterol "bueno" o HDL (en inglés, High Density Lipids o Lípidos de Alta Densidad) y colesterol "malo" o LDL (en inglés, Low Density Lipoproteins, Lipoproteínas de Baja Densidad).

De visita por Madrid, invitado por Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares - CNIC -, fue entrevistado por el diario ABC sobre aspectos que hacen a su especialidad.

Tall y su equipo han confirmado en estudios llevados a cabo por más de 40 años, el carácter dañoso que para la salud produce la ingesta excesiva de grasas saturadas y la importancia de tener niveles altos de HDL para evitar enfermedades cardiovasculares.

Disminución de los valores medios del colesterol en EE.UU.

Uno de los indicadores que sorprende y sobre el que es preguntado Tall, es el descenso de los valores medios de los niveles de colesterol en Estados Unidos en los últimos 20 años; el médico lo relaciona con los cambios en los hábitos alimentarios que se están dando en ese país. La dieta contiene menos grasas y hay una propensión a comer más saludable.

Sin embargo, esto no es lo mismo que ocurre con los mismos niveles en el mundo; por el contrario, esos valores están en ascenso, debido - según Tall - a los procesos económicos de industrialización de las economías en desarrollo.

Los fármacos que reducen el colesterol

Pese a que mucha gente con el colesterol alto está medicada, Tall sigue creyendo que los cambios importantes se generan cuando se modifican los hábitos alimentarios. Un ejemplo de esto es Japón, país en el que ancestralmente la población ingiere pocas grasas saturadas: ocurre que los ancianos tienen la mitad de los niveles de colesterol en sangre que los ancianos en Occidente. En este sentido Tall destaca que más que una predisposición genética, el colesterol en exceso viene por la dieta.

Por su parte, los fármacos más utilizados para pacientes con alto colesterol, las estatinas, no son eficaces en un 40 % de esos pacientes, por lo que el Dr. Tall dice que se están investigando clínicamente otros productos. Uno de ellos es un anticuerpo llamado "inhibidor del PCS-K9" que está resultando efectivo para ese grupo de pacientes. Otros de los medicamentos que se están probando como complementos de las estatinas, son los "inhibidores de transferencia de proteínas del colesterol", que logran aumentar el HDL y reducir el LDL (colesterol "malo"). Otra opción es el ácido nicotínico.

Sin embargo, Tall explica que "la causa más común de fallo en el tratamiento con estatinas es que la mitad de los pacientes no se toma el medicamento."

El colesterol "bueno"

Preguntado sobre los beneficios de aumentar el colesterol bueno Tall contesta que los estudios llevados a cabo no demostraban ventajas para la salud, aunque tampoco había efectos nocivos. Quienes tengan niveles altos de colesterol "bueno" (HDL) tendrán "un riesgo menor de desarrollar una enfermedad cardíaca". Por lo tanto y según Tall, no hay unanimidad en la comunidad científica sobre si por el hecho de suministrar medicamentos que eleven el colesterol "bueno" se produzcan siempre resultados beneficiosos. En este sentido explica Tall: "Algunos han dicho que el nombre "colesterol bueno" puede llevar a equívocos, porque no siempre resulta ser bueno. En general, si alguien tiene un nivel alto de colesterol bueno, es más difícil que sufra ateroesclerosis."

Soja y arroz rojo como alimentos reductores del colesterol

Según Tall, productos que se venden como reductores del colesterol, como las isoflavonas de la soja y el arroz rojo, bajan el colesterol pero en valores poco relevantes: no alcanzan al 10 %. El efecto reductor principal - insiste - es la dieta, la que debe ir tendiendo a la reducción de la cantidad de grasas saturadas. Después es importante el ejercicio físico y tener un peso adecuado. Siempre en estos casos y en el cierre de la entrevista, Tall recomienda una consulta previa: "Mi consejo sería, en primer lugar, conocer tu colesterol, y si es demasiado alto, hacer cambios en el estilo de vida. Si después de eso sigue siendo demasiado alto, mi siguiente paso serían las estatinas."

Fuente: ABC.es