Los descubrimientos arqueológicos de los últimos años han demostrado que las islas griegas fueron asiento de los neandertales o también llamados "Homo neanderthalensis" y hasta ahora no se han encontrado rastros de homínidos que vivieran antes en esas islas.

Los Neanderthales vivieron en la mayor parte de Europa, desde Gran Bretaña - cuando estaba unida al continente - hasta los Urales y en Asia hasta Oriente Medio y Arabia. A partir de los hallazgos en las islas griegas se dieron a conocer algunos resultados de las investigaciones durante los últimos años, por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Creta y el Departamento de Arqueología de Grecia, confirmadas por las numerosas excavaciones realizadas en los sitios arqueológicos de la isla de Meganisi, integrante del archipiélago de Prighiponisia, cerca de la isla más grande de Lefkada o Leucada, en el mar Jónico. En este grupo de islas, está la famosa isla de Skorpios, propiedad de la familia Onassis.

Neandertales navegaron por las islas griegas

Se estima que los neandertales vivieron en las islas - tal vez en una base estacional - hace unos 100.000 años. La época corresponde al Paleolítico Medio de la cultura denominada musteriense, atento a que son abundantes los yacimientos de Neandertales en Europa en este período, el que se calcula que va desde 150.000 años a los 35.000 años antes de Cristo, es decir, hasta lo que se considera el fin de la existencia de los Neandertal.

La profesora de Arqueología Prehistórica de la Universidad de Creta, Nena Galanidou, explica las diferencias que la zona tiene ahora, respecto de hace unos 100.000 años atrás: "En aquellos días fueron la geografía, el clima y la vegetación completamente diferentes de lo que son hoy en día. Para entender la dinámica de los cambios en el paisaje prehistórico, hay que tener en cuenta la corta distancia entre las islas de Lefkada a Etoloacarnania y la poca profundidad del mar en esa zona ".

Esto explicaría como estos homínidos primitivos podían llegar a través del mar a las islas, ya que se cree que los neandertales no tenían la tecnología adecuada para la construcción de embarcaciones avanzadas, pero sí de balsas rudimentarias adecuadas para un mar poco profundo y para navegar distancias reducidas. Por otra parte, las islas tenían animales para cazar, valles fértiles, refugios de vida silvestre y había fuentes de agua disponibles. La presencia de los neandertales en las islas, dice la profesora, tenía carácter nómada y migratorio. Y agregó: " A juzgar por el número de herramientas de piedra encontradas aquí, se puede decir que las comunidades paleolíticas habían regresado a esta región a menudo, y fue su región preferida para la migración estacional"

Otros descubrimientos de neandertales en Grecia

Otro anuncio anterior también había sorprendido a la comunidad arqueológica, esta vez en la parte continental de Grecia. El descubrimiento tuvo que ver con un gran número de herramientas de piedra de los Neanderthal en las altas montañas del norte, en la cadena montañosa de Pindo, a unos 400 kilómetros al norte de Atenas. Se cree que fueron sido utilizadas por uno de los grupos de estos homínidos que podrían estar entre los últimos neandertales en Europa.

En general son los lugares más cálidos del sur de Europa, los sitios arqueológicos donde más restos de este homínido fueron encontrados. Sin embargo en este caso el descubrimiento más sorprendente es la altitud a la que las herramientas fueron encontradas: por encima de 1.700 metros sobre el nivel del mar, altura en la que se pensaba que estos cazadores-recolectores no llegaron a vivir. Algunos arqueólogos creen que los neandertales fueron a las tierras altas siguiendo a los animales que cazaban, ya que la zona tenía mucha agua disponible y los animales eran presa fácil en los grandes espacios abiertos; además había una gran cantidad de materia prima en la montaña: la piedra con la que hacían sus armas y herramientas. Los sitios arqueológicos fueron datados entre 50.000 y 35.000 años atrás, por lo que, según el arqueólogo Nikos Efstratiou, de la Universidad de Tesalónica, "parece ser que estos grupos de cazadores neandertales podrían ser de los últimos en sobrevivir en Europa, ya que por al cambio climático, emigraban hacia el sur hasta las zonas más cálidas."