Este delicioso platillo navideño se dice que nació al este de Europa, algunos autores mencionan específicamente a Alemania más otros manifiestan que fue en Roma donde se originó la costumbre del pan afrutado (Pannetone) y envinado para las fechas decembrinas.

Según los chef pasteleros Joan Bagur y María Teresa Ramírez Degollado, propietarios de “Artesanos del Dulce” dicen, “esta receta navideña se elaboraba en épocas invernales debido a que las frutas que se utilizaban eran de esa temporada, además de que proveía las calorías necesarias para afrontar los tiempos fríos”.

Este postre es una excelente actividad de diciembre para los niños, ya que colaboran picando las frutas, batiendo los ingredientes o simplemente mirando cómo simples elementos se transforman en un rico pastel navideño.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO, CON VÍDEOS!!!!

Ideas para Navidad. ¿Cómo hacer Fruit Cake?

Este tipo de postre se caracteriza por contener un 70% de fruta, la cual puede ser escarchada o seca, como por ejemplo: limón, naranja, higo, piña, chabacano, durazno, cerezas rojas y verdes o bien nuez, pasas blanca y negras, almendras, piñones entre las más representativas.

Regalos originales de Navidad. Fruit Cake súper fácil

Una característica del Fruit Cake o pan dulce de Navidad – en algunos países también recibe el nombre de Stollen navideño – es que adicionalmente a las frutas en su interior este se envina. Hay diversas vertientes en cuanto a lo anterior Joan Bagur y María Teresa Ramírez Degollado indican que “una vez elaborado el Keke de Navidad este debe de servirse caliente, al momento de hacerlo se rocía con un chorrito de brandy e inmediatamente después debe prenderse – cuidadosamente – fuego sobre él, a fin de que aparezca una llama azul, la cual consumirá el alcohol y dejará sobre la rebanada un rico sabor envinado”.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO, CON VÍDEOS!!!!

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII