Exuperancio Galiana Díaz, más conocido como Fred Galiana, ha sido uno de los mejores boxeadores españoles de todos los tiempos, considerado por muchos como el mejor de la posguerra. Fue campeón de España del peso ligero, pluma y welter y campeón europeo de los ligeros.

Galiana nació en Quintanar de la Orden (Toledo) el 7 de febrero de 1931. Procedía de una humilde familia manchega que tuvo que trasladarse a encontrar trabajo a Mataró (Barcelona). El joven Exuperancio tenía 14 años. En aquellos tiempos trabajaba en una fundición y su deseo era convertirse en torero. Pero a los 17 años vio su primer combate de boxeo en directo.

Inicios en el boxeo

Desde entonces al joven toledano le interesó este deporte y cuando tenía 19 años se presentó a los Campeonatos de Cataluña de aficionados en la categoría de peso pluma. Galiana se convirtió en profesional pero tuvo que esperar unos años para proclamarse campeón de España en 1954.

El púgil ya demostraba tener una buena pegada y un estilo refinado en el que abundaban las fintas. Su preparador Joaquín Alís tuvo mucho que ver en un principio, aunque después tuvo como entrenador al francés Jules Avernin o a Luis Magro. En aquellos tiempos ya se le conocía por sus desplantes que tanto provocaban a sus rivales, esquivando en todo momento sus golpes. Para muchos, Galiana fue un púgil avanzado a su tiempo.

El nombre de Fred

Galiana, que medía 1’69 cm, decidió pasar durante aquel mismo año al peso ligero y derrotó a Ángel García en el título español de esta categoría en combate celebrado en Barcelona. El 3 de noviembre de 1955 se proclamó ya campeón de Europa tras derrotar al ídolo francés Ray Famechon en la sala Wagram de París. Este título le convirtió en el boxeador español de moda.

Incluso la afición gala le empezó a llamar ‘Frederic’ Galiana, al compararlo y relacionarlo con Federico Martín Bahamontes, el gran ciclista de Toledo que destacaba en aquellos años en el Tour de Francia. Así le quedó el apodo de Fred, aunque en el país vecino también le denominaban ‘El torero del ring’. El púgil español retuvo el título en Costa de Marfil contra el también francés Jules Touan.

Cuando le preguntaron porque no quiso luchar por el título mundial contra el norteamericano Sandy Sandler, él contestó que antes le querían hacer enfrentarse a un importante número de boxeadores que nunca había conseguido demasiados títulos pero que destacaban por sus trucos y marrullerías. Galiana pensó que esto le desgastaría y decidió pasar dos años en Argentina. En el país suramericano ganó en los 22 combates en los que participó, llenando el Luna Park de Buenos Aires. Allí hizo sus pinitos como cantante en la radio consiguiendo una gran popularidad.

Regreso a España

En 1959 regresó a España y demostró que no se había olvidado de boxear, aunque su primer combate lo perdió a los puntos contra el francés Guizani Rezgui. Ganó en 1959 el título nacional a Bobby Ros, Manolo García y Juan Albornoz, pero cuando intentó conseguir el campeonato de los pesos welter, Galiana fue derrotado en las dos ocasiones que lo intentó contra Luis Folledo en 1961. No se rindió y al final consiguió la corona de los welter ganando a Navarro Moreno por KO en Madrid pero después perdió contra el canario García ‘Gancho’.

Galiana, después del éxito artístico en Argentina, trabajó un tiempo como actor de teatro y incluso rodó dos películas tituladas ‘Escuela de periodismo’ y ‘Es mi hombre’. También trabajó como cantaor de flamenco.

En total, Galiana hizo 38 combates como aficionado y 209 como profesional. Se enfrentó a grandes púgiles como Luis Romero, Luis Folledo, Manolo García, Boby Ros, Jean Sneyers, Orlando Zulueta, entre otros.

En 1965, Fred Galiana se retiró del boxeo tras derrotar a Jesse Jones. Decidió montar su propio negocio, una cafetería, pero que finalmente tuvo que cerrar. Galiana pasó sus últimos años junto a su familia y padeció la enfermedad de Parkinson desde los 65 años.

Falleció en una residencia geriátrica de Orihuela el 4 de julio del 2005 a la edad de 74 años por culpa de una neumonía. Su entierro fue en Denia (Alicante) y todos los buenos aficionados al boxeo le recordarán como uno de los mejores que ha tenido este deporte en España.