Freaks’ Squeele continúa y Florent Maudoux se lanza con su tercer volumen, El tango de la muerte, a la acción más desenfrenada y salvaje y presta especial atención a sus protagonistas femeninas. Su mezcla de manga, animación y superhéroes mantiene la frescura de las dos primeras entregas, sin optar en esta ocasión por una historia cerrada y ofreciendo un final mucho más abierto que el de las dos primeras entregas. Su lectura, en todo caso, sigue siendo el entretenimiento original y cargado de diversión que mantiene la frescura de los anteriores volúmenes.

‘Freaks’ Squeele’: FEAH contra Saint-Ange

Dibbuks publica el tercer número de Freaks’ Squeele, El tango de la muerte, al precio de 15 euros. La francesa Ankama Editions editó este volumen originalmente en enero de 2010. La serie ha alcanzado en este 2012 el quinto número. El volumen se completa con un pequeño portafolio de extras, centrados en esta ocasión en diferentes pruebas del autor para una serie de dibujos animados basada en la serie no aprobada y que, por el momento y por desgracia, no ha visto la luz.

El segundo volumen, ¡Los caballeros que ya no dicen ni!, tenía un leve defecto, y es que le faltaban escenas de acción. El tango de la muerte viene a ser una respuesta directa a esa carencia y comienza con una enorme secuencia de batalla de 40 páginas en las que Xiang Mao, Chance, Sombra y el resto de alumnos de la Facultad de Estudios Académicos Heroicos (FEAH) combaten en un espacio público con los alumnos de Saint-Ange. Y el público cree que los primeros son los villanos.

Chance, protagonista… pero Xiang Mao avanza más

La acción estalla tras un breve prólogo en forma de flashback que señala a la protagonista de esta parte de la historia, Chance, algo que queda en evidencia ya por la portada del volumen. Chance es escogida para un duelo contra el campeón de Saint-Ange que restañe las heridas por el enfrentamiento entre los estudiantes de ambos centros, pero Funeral advierte a sus compañeros, sin que ella lo sepa, que ese duelo tendrá nefastas consecuencias. Maudoux combina muy bien los aspectos humorísticos a los que se presta la personalidad dicharachera de Chance con la profundidad que adquiere en algunos momentos su historia.

Sin embargo, su protagonismo es algo ficticio. Está en el corazón del relato, pero el motor es, en realidad, Xiang Mao. El otro personaje central femenino de esta serie es el que más avanza, el que más madura, y el que mejor descrito está en los capítulos intermedios de este volumen. Maudoux acierta de pleno con los flashbacks que introduce para explicar la procedencia de Xiang Mao que es, indudablemente, el personaje que absorbe la mayor parte de la carga dramática y el que recoge mucho de lo mejor de Maudoux como dibujante.

Erotismo más visible y experimentación visual

Un cambio con respecto a las anteriores aventuras está en el nivel de erotismo. Hasta ahora, y también en el comienzo de este tercer volumen (donde los héroes combaten en ropa interior porque “alguien que aparece desnudo no puede ser malvado”), el erotismo estaba ligado al gag cómico. En El tango de la muerte, y esquivando los desnudos frontales para no alterar su público objetivo de todas las edades, el sexo es también un arma de desarrollo argumental. Casi se puede decir que adquiere el tono de folletín tan presente en una de las grandes influencias de Freaks’ Squeele, los X-Men de Marvel.

El otro gran rasgo de Freak’s Squeele que se mantiene es la experimentación visual. Se repite el modelo de presentar, sin explicación argumental, solo algunas páginas en color, en este caso buena parte del espectacular primer episodio. Pero también se juega con la narración escrita para presentar la historia y el desarrollo de la peculiar aventura, tremendamente imaginativa y seguramente de lo mejor de esta tercera entrega de la serie, que viven Xiang Mao y Sombra de la mano de Funeral.

Florent Maudoux, dibujante

El guión de Florent Maudoux es inteligente porque, manteniendo las constantes de esta serie fresca y dinámica, consigue hacerla evolucionar. De la acertada presentación que supuso Extraña universidad pasó a una historia completa en sí misma con ¡Los caballeros que ya no dicen ni! y ahora con El tango de la muerte se convierte en una saga que mantiene el nivel de diversión, complicando la trama cada vez más pero también aspirando a ofrecer más trasfondo psicológico y no solo risas y momentos divertidos.

A ambos objetivos contribuye el singular dibujo de Maudoux, plagado de influencias muy diversas. Sigue siendo una gran mezcla de manga, animación y cómic de superhéroes, de gran espectacularidad cuando lo requiere, pero aprovechando también el efecto dramático de unos primeros planos muy logrados. La paleta de colores cambia y la profundidad del sombreado va creciendo al mismo tiempo que la intensidad emocional. Gran y personal trabajo el de Maudoux como dibujante.

‘Freaks’ Squeele’ continúa

Freaks’ Squeele es una lectura amena, que se devora con facilidad, que oculta bajo su divertido envoltorio una historia más interesante de lo que pueda parecer en un entorno de fantasía único y original. El éxito de Maudoux está en que el lector no puede dejar de pasar las páginas, en el ansia de saber cómo continúa esa historia y en el insano placer que ofrece un final abierto, pues no es El tango de la muerte una historia cerrada, sin tener de momento la posibilidad de seguir leyendo esta deliciosa serie en español hasta que Dibbuks publique el siguiente volumen.