La muñeca es la articulación que une el antebrazo con la mano, en donde intervienen tanto el macizo carpiano como el radio, por eso suele llamarse también “radio-carpiana”. Sin embargo, solo las fracturas que involucran al radio son llamadas “de muñeca”, diferenciándose de la fractura del escafoides o de los demás huesos del carpo.

¿Quiénes son propensos a las fracturas de muñeca?

En general, suele presentarse en dos casos distintos:

  • Mujeres, mayores de 50 ó 55 años, que presentan osteopenia u osteoporosis. En este caso, a raíz de una caída o un tropezón, apoyan su muñeca extendida (talón de la mano) contra el piso o la pared. No es necesario un golpe demasiado violento para lesionar un hueso débil. Y, en menor medida, puede afectar también a los hombres.
  • Pacientes jóvenes, predominantemente varones, que sufrieron un golpe severo quizás como parte de una práctica deportiva.

Tipos de fractura de muñeca

  • Fractura de Colles o Pouteau-Colles: es la más frecuente. El extremo libre se desplaza hacia dorsal generando una deformación conocida como “dorso de tenedor”.
  • Fractura de Smith o Colles invertida: en este caso el desplazamiento es hacia la palma, y la deformación característica se denomina “pala de jardinero”.
  • Barton o marginal: que afecta los bordes del radio.
  • Chauffer: que involucra la apófisis estiloides (es el extremo más lejano del radio).
  • Die-Punch o por compresión de la articulación.

Síntomas de la Fractura de radio

  • Dolor intenso e impotencia funcional (incapacidad para usar la mano).
  • Edema o hinchazón.
  • Equimosis o hematomas.
  • Antecedente de un traumatismo, aunque sea leve.
  • Presencia de alguna de las deformaciones características.
En todos los casos se debe hacer un diagnóstico diferencial con otras alteraciones como la fractura del escafoides (la más común de las fracturas de los huesos del carpo).

Tratamiento conservador y quirúrgico de las fracturas de muñeca

Si no está desplazada, se elegirá la inmovilización con yeso o valva durante 6 semanas. De lo contrario, será necesaria una cirugía para reducirla, utilizando clavijas o placa y tornillos, y luego sí o sí, la inmovilización.

Durante y luego de esta etapa, se comenzará con kinesiología a los fines de acompañar la cicatrización y consolidación de la fractura. Siempre se debe tener en cuenta que la mano y la muñeca están especialmente evolucionadas en el hombre, y cualquier incapacidad que quede como secuela es altamente limitante para la vida cotidiana, sobre todo si es la mano hábil. En la mayoría de los casos y por este motivo la recuperación es lenta (hasta 2 años) y bastante dolorosa, consecuencia de la amplia red de terminaciones nerviosas que llegan a la mano.

Hacer el tratamiento en tiempo y forma, teniendo en cuenta que el dolor no cederá enseguida, es clave para la recuperación total. Sin embargo, esta dependerá no solo de una buena cirugía y rehabilitación kinésica, sino del tipo de fractura y de la edad y condición previa del paciente.

Para consultas escribir un comentario incluyendo mail.