Cientos de fotos, biografias y canciones la pintan como comunista, amiga de la Mafia, actriz porno, agente de la KGB y amante de JFK. Su acta de difunción dice: "probable suicidio". Sin embargo más allá de cantar "Happy birthday", Marilyn Monroe, escribía. Uno de sus diarios acaba de ser publicado. Eso sí que es una sorpresa. Sin embargo, este no es el Diario Rojo como algunos habrían esperado. Ese sigue sin aparecer y puede que nunca salga a la luz.

"Goodbye Norma Jean" o "A candle in the wind"

Jamás nadie habría imaginado que la chica Playboy tuviera inclinaciones literarias. No es que fuera una analfabeta; pero si apenas podía memorizar los diálogos que Wilder le escribía, ¿cómo diablos iba a escribir una frase completa?

Dada su aparente incapacidad de marcar una coma, Arthur Miller, Truman Capote y Elton John le rindieron homenaje con canciones, cuentos y obras de teatro; pero cuando la actriz tuvo la oportunidad de escribir sobre sí misma no fue nada compasiva.

No perdió tiempo en describirse como una vela en el viento, sino que exigió la pena de muerte para sí misma. No le fue concedida la licencia de morir de prisa y entonces comenzó su búsqueda de los excesos. Una muerte lenta como la de Monty Clift es el peor de los suicidios.

Norma Jean Mortenson, su verdadero nombre, nunca publicó nada en vida. La prensa carnicera la habría destrozado. Con todo en su contra, no escribió desde una cárcel como Wilde; pero sí dentro de un psiquiátrico que fue su segundo hogar después del orfanato.

"Fragmentos"

A través de este nuevo libro, Marilyn grita a los cuatro vientos sus ganas de morir y su fragilidad de rubia de King Kong que quiere que aparezca un superhéroe.

Kennedy y su exesposo Joe DiMaggio, escucharon sus llamadas de auxilio; pero ninguno la rescató. JFK estaba demasiado ocupado en luchar contra el comunismo y el segundo quería convertirla en ama de casa. Ninguno le sirvió.

En las ediciones de Vanity Fair y El País Semanal, 1675, salieron a la luz párrafos corrosivos que Marilyn Monroe escribía de forma desordenada en una agenda de bolsillo. Exactamente como si fuera corresponsal de su propia guerra interior; pero que desafortunadamente pisa una mina y vuela en "fragmentos". Así se llama su ópera prima..

En muchos de esos poemas no hay fechas anotadas porque quizá Marilyn era una negada en los números; pero ¿qué escritor no se ha peleado con las matemáticas? Pero fue su psiquiatra quien le ordenó escribir. No fueron ni Arthur Miller ni Capote.

Abortos e intentos de suicidio

Casi cincuenta años después de su muerte, ella debuta en el mundo literario. Hasta hace poco se decía que se había iniciado en el porno; pero ahora tiene una nueva faceta. Este diario es un electrocardiograma de una mujer discapacitada en silla de ruedas. Un ser perseguido por los abortos y con una corona de espinas en la cabeza.

Marilyn siempre se salvó de la muerte por un pelo. Hasta que un 5 de agosto de 1962 todo coincidió para que no fuera así. ¿Qué pasó esa noche?

Marilyn Monroe y los barbitúricos

A través de las fotos que publica la prensa, puede verse que sus cuadernos de notas son un desorden indescifrable; sin fechas, sin signos de puntuación, con garabatos, intercalados con recetas de cocina, estrofas entrecortadas y dibujos de caritas. Uno se pregunta ¿A quiénes dibujaba? ¿los hijos que abortó o su larga lista de amantes?

Acto seguido de leer de este diario, uno pensaría que Marilyn se habría entendido de maravillas con Ramón Sampedro y Frida Khalo. Metafóricamente la eutanasia fue un derecho que se le negó. ¿Pero es este diario autodestructivo la prueba irrefutable de que Norma Jean tomó cincuenta pastillas de Nembutal ese fatídico sábado de 1962?

Víctima de homicidio

Otra duda ¿fue Marilyn la verdadera autora de este diario? Hasta el momento nadie lo ha puesto en duda ni ha dicho que Truman es el verdadero autor de frases desgarradoras como “¡Sola, estoy sola, siempre estoy sola! ¡Maldita sea, me gustaría estar muerta!"

Su complejo de inferioridad era irreversible como un cáncer terminal. Quizá nunca se perdonó haber intimidado con los hermanos Kennedy y que los dos la abandonaran. Solo ella se creyó que podía ser Primera Dama. Debido a esta relación existe un gran debate sobre si Marilyn fue asesinada en un complot orquestado por los Kennedy y la CIA.

El crítico Juan Sánchez del Toro sostiene, a través de un estudio minucioso, que no hay que desdeñar la teoría de homicidio. ¿Es este libro un instrumento para acallar los rumores que involucran a los Kennedy? Todos, incluso Joe DiMaggio, sostienen que Marilyn Monroe antes de suicidarse o morir por medio de un enema con Nembutal escribía en otro diario más comprometedor. Todos le llamaban "el diario rojo".

Fragmentos vs. el diario rojo

En "Fragmentos" no aparecen los nombres de los Kennedy, la invasión de la bahía de Cochinos o el intento de asesinato contra Fidel Castro. No existe una sola revelación en este best seller; salvo una clave: Marilyn sí escribía.

Según la página de investigación webcindario, en todo este tiempo se ha intentado hacer pasar por loca a la rubia actriz. De ser así, este libro cumple con ese cometido y es el registro ensordecedor de una chica llamada Norma con fantasías autodestructivas

Sin embargo si Monroe acató la orden de poner por escrito sus pesadillas, podía asimismo haber anotado los secretos que aparentemente logró sonsacar al presidente de EE.UU. Según el periodista Robert Slatzer, él también vio este diario de tapas rojas con menciones honrosas como Fidel Castro y la Mafia. Esos documentos explosivos se esfumaron. De ser publicados serían una bomba de tiempo.