La fobia es uno de los tipos de trastorno de ansiedad; una reacción de miedo intensa y con un alto grado de evitación, motivada por ciertas situaciones, objetos o lugares, que puede tener un carácter real o bien ser anticipatorias del objeto de la fobia. Se distinguen del miedo por la incongruencia que existe entre las causas y la respuesta, así como por la irracionalidad de esta última, ya que en ocasiones no responde a la causa objetiva ni, en cualquier caso, está lejos de toda medida razonable. Se trata de un acto que queda fuera del control voluntario e interfiere en la vida de la persona de un modo muy negativo.

Causas de la fobia específica

La fobia específica es un trastorno que se caracteriza por el miedo incontrolable ante un objeto o situación determinada. En estos casos la fobia genera un estado de ansiedad inmediato. Aunque el miedo que subyacente en este tipo de trastornos siempre es el mismo, existen una serie de clasificaciones para encajar las diversas situaciones en que se manifiesta la fobia.

  • La fobia basada en objetos: Puede ser de origen animal: pánico hacia ciertos animales concretos; o bien ambiental: objetos que desencadenan una respuesta fóbica.
  • La fobia basada en sensaciones: En este trastorno, la experiencia del pasado queda circunscrita en el recuerdo inconsciente, y se refiere a características específicas como los colores, sabores, olores, etc., y que, en muchas ocasiones se retrotraen a experiencias traumáticas del pasado, como los abusos, malos tratos, violencia de género u otras experiencias especialmente estresantes.
  • La fobia basada en el tipo de respuesta: Se trata de una proyección anticipatoria y desproporcionada del miedo ante una situación concreta, que va desde el pánico a viajar en un avión hasta el miedo irracional a una inyección.
  • La fobia basada en el tipo situacional: motivada por situaciones concretas, reales o anticipadas, y con frecuencia asociada a patrones familiares interiorizados durante la infancia.

La fobia social

En la fobia social el objeto del miedo se manifiesta por la interrelación con los demás. En esta tesitura la persona se siente expuesta a la evaluación y el juicio de los demás, generando un temor irracional a padecer situaciones embarazosas y de humillación. La respuesta más común es la ansiedad e incluso los ataques de pánico. La baja autoestima ha de contemplarse como un componente indisociable de este tipo de comportamiento.

Para este trastorno se distinguen dos categorías:

  • Circunscritas: La fobia se localiza en situaciones específicas, como puede ser hablar ante muchas personas, comer en público o cualquier otra situación capaz de desencadenar la fobia.
  • Generalizadas: La fobia, en este caso, se refiere a la totalidad de las situaciones que impliquen cualquier posibilidad de interacción social.

Psicoanálisis, tratamiento de la fobia

La intervención clínica del psicoanálisis para el tratamiento de las fobias, no pretende una insensibilización del sujeto frente al objeto ni busca explicaciones sobre las causas de sus padecimientos. El objetivo de este tratamiento consiste en ofrecer un espacio de análisis para afrontar las significaciones relacionadas con el objeto de la fobia.

El psicoanálisis aborda la fobia como una histeria de angustia, sin considerar otras terapias cuyo objetivo sea integrar y agrupar a las personas según sean los objetos causantes de la fobia. Al contrario, el psicoanálisis considera a la fobia como un síntoma estructural.

Abuso sexual infantil y su relación con las fobias

El abuso sexual infantil, como fobia basada en las sensaciones o bien situacional, guarda una estrecha relación con este trastorno. Colores, sabores, lugares y situaciones, entre otras, quedan grabadas en el inconsciente de la persona abusada para convertirse, posteriormente, en fobias. Es fácil imaginar que un abuso sexual que se producía, por ejemplo, durante la noche, termine desembocando en una fobia a la oscuridad. O si el abusador llevaba ropa interior de color rojo, entonces, y sin que el afectado sea consciente de la razón originaria, se acaba desarrollando una fobia hacia este color. Y así, se podría realizar una larga lista de posibilidades.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.