Desde la época prehistórica, el hombre ya conocía las propiedades curativas de las plantas como lo demuestran los restos arqueológicos encontrados en Irak, que dan cuenta de que el hombre de Neandertal, ya utilizaba las plantas medicinales miles de años a.C.

Su uso, está presente en todas las culturas, como lo corroboran antiguos escritos que datan de unos 4.000 años a.C, pertenecientes a civilizaciones como los sumerios, los babilónicos y los egipcios que ya tenían una cultura farmacológica. Más tarde los griegos, etruscos y romanos aprendieron de estos el arte de preparar brebajes medicinales y a distinguir las plantas curativas de las dañinas.

Desde esa época hasta nuestros días, las propiedades terapéuticas de las plantas sirven de base a la industria farmacéutica actual en la investigación científica de sus propiedades, para conocer y aplicar mejor sus virtudes.

Fitoterapia

Del griego fyton, "planta", "vegetal" y therapeia, "terapia", es la ciencia que estudia el uso de las plantas medicinales y sus derivados con fines terapéuticos. Es una terapia antiquísima.

Muchas hierbas estimulan la capacidad curativa del organismo, reequilibrándolo y limpiándolo, otras tienen propiedades de antibióticos y antivirales sin tener efectos secundarios, como el ajo que es bactericida por la presencia de principios antibióticos y la cebolla con propiedades antiinfecciosas.

Las propiedades terapéuticas de los vegetales enriquecen el organismo y lo capacitan para resistir las enfermedades.

Propiedades de las plantas medicinales

  • La digital (Digitalis purpurea), muy venenosa, cada una de sus flores se parece a un dedo de guante, de ella se extrae la digitalina, que se emplea en el tratamiento de ciertas enfermedades del corazón.
  • El estrofanto (Strophantus hispidus), originario de la India, sus hojas tienen propiedades análogas a la digital.
  • La cicuta (Coniun maculatum), de ella se extrae la escopolamina y la hiosciamina, muy venenosa, sus flores blancas proporcionaban a los atenienses el veneno que daban de beber a los condenados a muerte.
  • El beleño (Hyoscianus albus), de propiedades análogas a la cicuta, sus hojas exhalan un olor nauseabundo.
  • El licopodio (Lycopodium clavatum), sus hojas tienen un polvillo amarillento, llamado polvo vegetal, utilizado antaño como cicatrizante, también se lo utiliza para recubrir las píldoras, y así impedir que se adhieran entre si
  • El helecho macho (Ficix mas), se emplea en el tratamiento de la tenia. Era muy escaso en el siglo XVI, Luis XIV la compraba secretamente por grandes sumas.
  • La ipecacuana (Cephaelis ipecacuanha), empleada contra la disentería amebiana; por sus efectos demasiado violentos no es muy usada.
  • La valeriana (Valeriana officinalis), su raíz calma los espasmos y desórdenes nerviosos (antiespamódica).
  • La quinina (Cinchona officinalis), originaria del Perú, tiene propiedades antifebriles y es el medicamento por excelencia contra el paludismo. Su nombre científico deriva de la condesa Ana de Cinchón, quien trató de aclimatar esta planta que le enviaba el gobernador español del Perú en Europa, sin éxito.
  • El boldo (Peumus boldus), alivia las afecciones hepáticas y favorece la secreción biliar.
  • La alcachofa (Cynara scolimus), de propiedades análogas al boldo.
  • La dulcamara (Solanum dulcamara), planta muy venenosa; el extracto de dulcamara, tiene una acción antirreumática.
  • La amapola (Papaver sommniferum), contiene una droga somnífera que puede ser peligrosa: el opio.
  • El alcanfor (Cinnamonum camphora), planta india, es empleada como tónico para el corazón.
  • El belcho (Ephedra sinica), planta originaria de la China, produce la efedrina, especialmente empleada contra el asma.
  • La belladona (Atropa belladonna), contiene la atropina, muy tóxica, se la utiliza mucho en medicina.
  • La casia (Cassia fistula), originaria de África, su fruto tiene acción laxante.
  • El ricino (Ricinus communis), proporciona el aceite de ricino.

Otras plantas medicinales

Del acónico, se extrae la aconitina, un veneno muy activo. A veces se lo confunde con el apio, por lo cual se han producido envenenamientos. El eléboro se utilizaba en tiempos de Hipócrates, para las afecciones mentales.

La fitoterapia también se ocupa de otros tipos de problemas, como la impotencia sexual, para la cual existen preparados de plantas con propiedades afrodisíacas como:

  • El puerro, rico en manganeso, ayuda a aumentar el deseo sexual.
  • El perejil, aumenta la producción de estrógeno, lo que lo hace útil en la menopausia.
  • La nuez moscada, considerada un potente afrodisíaco.
  • El ginseng panax, aumenta la capacidad productora de esperma y la libido femenina.
  • La zarzaparrilla, afrodisíaco eficaz para las personas obesas.
  • La canela, considerada uno de los mejores afrodisíacos, estimula el deseo sexual y aumenta la libido.
El uso de las plantas medicinales fue desapareciendo por el avance de la industria farmacéutica, pero, en los últimos tiempos, el interés por la fitoterapia resurgió por ser natural, libre de riesgo y de bajo costo.