Los jóvenes adolescentes vuelven a las aulas de Antena 3. Con la llegada de un nuevo director al centro, comienzan a imponerse unos principios más conservadores de lo que están dispuestos a tolerar sus alumnos. Por otro lado, es preciso cubrir las plazas vacantes dejadas por Marina y Jorge.

El régimen del nuevo director

El nuevo director y profesor de Historia, Enrique Lubián (Fernando Andina), entra pisando fuerte. Según se va encontrando con los alumnos, les va dedicando algunas de sus lindezas, como comentarios racistas contra Román (Nasser Saleh) y otros homófobos hacia Fer y David (Javier Calvo y Adrián Rodríguez). Tampoco suscita grandes simpatías entre los profesores.

Más adelante sabemos que ha llegado al cargo por ser un antiguo socio del difunto padre de Vaquero (Marc Clotet), y que tiene la intención de comprarle el colegio a la madre de éste.

El mayor encontronazo lo tiene, con diferencia, con Yoli (Andrea Duro), al ver parte de su tanga cuando ésta se agacha. A raíz de ello, la chica es expulsada, y Enrique impone unas nuevas normas de vestimenta que los alumnos no aceptan. Así pues, inician una revolución vistiendo de una manera que, sin ir en contra de las normas, atentan contra los principios de su impositor.

Finalmente, es sabido que Enrique tiene la intención de comprar el colegio para derribarlo. Para ello, cuenta con la ayuda de Daniela (Lorena Mateo), de quien fue padrino de confirmación, y que aspira a ser elegida como representante de los alumnos en el consejo escolar.

La esposa de Vaquero causa antipatías

La relación sexual mantenida por Olimpia (Ana Milán) y Vaquero es perturbada cuando aparece de repente Sara (Sabrina Garciarena), una chica argentina que afirma ser la esposa del profesor. Efectivamente, son marido y mujer, por un matrimonio de conveniencia cuya intención era obtener la nacionalidad española para la chica.

Aunque lo niega, Olimpia está profundamente molesta por lo ocurrido, más cuando Vaquero vuelca su atención en Sara para ayudarle a acceder al puesto de profesora de Filosofía. Por otro lado, Verónica (Olivia Molina) tampoco siente simpatía hacia la recién llegada cuando Vaquero se la asigna como compañera de piso sin preguntar.

Olimpia y Verónica perpetran su venganza contra Sara emborrachándola y aconsejándole mal sobre Enrique antes de su entrevista con él. Como consecuencia, es rechazada. Sin embargo, consigue el puesto al resolver la revolución de los alumnos sugiriéndoles que designen a un representante. La candidata favorita por ellos parece ser Yoli, frente a Daniela, la opción del director.

Al final, Olimpia pone fin a su relación con Vaquero, consciente de su reciente comportamiento.

La perversión de la inocente Teresa

Teresa (Lucía Ramos) ha experimentado un cambio radical desde la anterior temporada. Ahora fuma marihuana y no duda en acostarse con cuantos chicos puedan ayudarla a alcanzar sus propósitos. Su nueva personalidad va acompañada de continuos intentos de perjudicar a Alma (Sandra Blázquez) por lo sucedido con Álvaro.

Alma no tarda en tomar su venganza grabando a Teresa un vídeo comprometedor y enviándoselo a su madre. Sin embargo, a pesar de la reprimenda, la joven mantiene su actitud, aunque en algún momento del final parezca empezar a tener reparos.

El resultado del accidente en las escaleras

Jon (Alex Hernández) despierta en el hospital tras pasar seis meses en coma. No recuerda nada del accidente que lo llevó hasta allí ni que es parapléjico, y cree estar aún con Daniela. Por el bien del muchacho, tanto ella como Salva (Alex Martínez) deciden no contarle la verdad, pero él no puede soportar los celos al verlos juntos.

Al intentar ponerse en pie, Jon cae al suelo y ve su silla de ruedas, recordándolo todo. Cuando sale del hospital, se alía con Álvaro para vengarse de Salva y hacerle la vida imposible.

Tramas secundarias y curiosidades

  • El nuevo profesor de Arte de llama Xavi López (Juan Pablo de Pace), y su informalidad y actitud simpatizante con la rebelión de los alumnos le lleva a no congeniar con el nuevo director.
  • Fer propone a David irse a vivir juntos, y al hablarlo con sus madres, Eva, la madre de David, se opone totalmente. Incluso llega a fingir desmayos para impedirlo, pero su hijo descubre la mentira y la reprende por ello.
  • Aunque sea un estirado y bastante prepotente, hay que reconocer que Enrique tiene un pico de oro. Encuentra una incisiva y certera respuesta para todo lo que se le dice.
  • Mientras arrastra el papel de chica sensible relacionado con Jon y Salva, Daniela inicia otro opuesto como mentora de Teresa en las artes de chica mala. Es un contraste llamativo y un poco difícil de digerir.
  • Yoli empieza a enfrentarse con Teresa y Daniela. La finalidad de esa parte de la trama parece ser preparar el terreno para la futura contienda por el cargo de representante de los alumnos.
  • Xavi pone a los alumnos a pintar un graffiti en una pared de las afueras del colegio. Entre todos dibujan la palabra “libertad”, con tal calidad que resulta inverosímil, siendo como se supone que es algo improvisado.