"True Blood", como ocurre cada año, ha terminado antes de que nos hubiese dado tiempo a acostumbrarnos a ella. Esta serie de HBO, que cuenta con tan sólo 12 episodios por temporada (aunque no por ello menos intensos), se emite cada año en temporada de verano.

Brujas vs. vampiros

Esta última temporada de "True Blood" ha girado alrededor de la temática de las brujas y de la guerra declarada entre estas y los vampiros. Una trama llena de incógnitas (como viene siendo habitual en esta serie) aunque, y no tan típico, bastante floja en cuanto a argumento: nos ha faltado una razón poderosa para entender por qué Marnie se pasó al "lado oscuro" de la brujería, resultando ser, incluso, más malvada que estas.

El vacío vital resulta estar poco a la altura en una serie donde todos los personajes acaban teniendo poderosas conexiones entre ellos, bien mediante antepasados o mediante criaturas fantásticas y seres mitológicos. La serie termina su cuarta temporada sin haber conseguido "enganchar" al espectador tanto como lo hicieron la ménade Maryann o el secuestro de Bill por el malvado rey de Misisipi.

Tres es multitud: tensiones sexuales (y vampíricas) no resueltas

A los que esperaban que Sookie, protagonista de esta exitosa serie y camarera con poderes telepáticos, se decidiese finalmente entre dos vampiros, el que solía ser "el bueno de Bill" - del que últimamente hemos estado viendo su cara más mala -, y el malvado Eric, cuya amnesia temporal le convirtió en un dulce e irreconocible amante, el final de la cuarta temporada les habrá decepcionado ampliamente.

Sookie no sólo no consigue tomar una decisión entre ambos vampiros, sino que tampoco nos obsequia con el deseado encuentro con Bill, el que hasta el final de la tercera temporada venía siendo el amor de su vida. La decisión queda, pues, abierta, probablemente a resolver en futuras temporadas. Será interesante ver cómo se comporta Eric en esta quinta temporada, ahora que ya vuelve a ser el vampiro polígamo, asesino y cruel que todos odiamos (y quisimos) un poco desde el principio de la serie.

No es ella la única con dudas amorosas, y es que su hermano también se encuentra en medio de un triángulo sentimental, esta vez, con la situación inversa: dos humanos para una vampiresa, en vez de dos vampiros para una humana. Jessica, después de dejar a Hoyt en busca de libertad y diversión, corre a los brazos de Jason, quien está perdidamente enamorada de ella, hasta el punto de haber sacrificado su amistad con el mejor y único amigo del pueblo. Sin embargo, este sentimiento puede no ser tan recíproco, ya que Jessica acaba de descubrir la buena vida del vampiro...

Cuatro muertos y ninguna boda

Para una temporada en que la trama ha sido simplona a la vez que lenta, el último episodio bien se puede comparar con un ataque al corazón, ya que el ritmo de este capítulo es de infarto. Habiendo salvado el tipo durante toda la temporada hasta el mismísimo final, personajes como Tommy, Tara y Jesús nos abandonan en el último momento, a garras de distintas criaturas: hombres lobo los dos primeros y brujas el último.

La muerte de Tara, que sirve de impactante final de temporada, nos deja con los pelos de punta y con una impotencia y rabia sin mesura hacia la odiosa Debbie, cuya supuesta "bondad" no había acabado de calarnos a ninguno. Habrá que esperar (y rezar mucho) al comienzo de la quinta temporada para comprobar si realmente la amiga incondicional de Sookie está muerta o alguno de los vampiros que tanto darían la vida por Sookie conseguirá llegar a tiempo para sanar a su mejor amiga. Su muerte llega en un momento en que la amistad entre ambas camareras había conseguido reafirmarse, después de una temporada luchando en bandos contrarios.

Un final abierto y un principio que promete

Muchas son las preguntas sin respuesta que quedan abiertas para la quinta temporada, que ya se espera entre los fans de esta serie como agua de mayo: ¿qué ocurrirá con ambos triángulos amorosos? ¿Se terminará de decidir Sookie? ¿Está Tara realmente muerta? ¿Qué ocurrirá con la vuelta del reverendo, esta vez reencarnado en vampiro? ¿Realmente es el hijo de Arlene diabólico? ¿Qué pasará con la vuelta del temible Russell a escena? ¿Será el fin de las dudosas buenas relaciones entre humanos y vampiros? Y, por último, y quizás más importante: ¿qué va a pasar con Sookie y su naturaleza? ¿Sabremos más de las hadas? ¿Son buenas o realmente malas, como nos han hecho creer en esta última temporada?

Todas estas tramas y muchas más las veremos desveladas a comienzos del verano que viene, a finales de junio del 2012, en una nueva entrega de "True Blood", la que será la quinta temporada de "Sangre Fresca", la serie de vampiros de moda al otro lado del océano.