Muchas fueron las predicciones a través de los siglos como también las dudas de su veracidad. Sin embargo, la mayoría de ellas se han cumplido aunque no exactamente como fueron predichas o un largo tiempo después.

Nostradamus (Michel de Notre-Dame, 1503-1566), expresó en 1555, su profecía del fin del mundo para el año 1999, en el séptimo mes: “…en el apogeo de un gran guerra, un fenómeno astronómico dará fin a la Humanidad…”, evidentemente esto no sucedió, pero los estudiosos indican que su calendario era más acotado (10 meses) y sólo es cuestión de tiempo.

Los mayas, por su lado, indicaron el 21 de diciembre de 2012 como el día final, el comienzo de una nueva era.

Diferentes profetas y científicos aportaron sus opiniones y la mayoría coincide en que el final se acerca.

Otras profecías

También están las interpretaciones religiosas, y algunas de ellas producen escalofríos al corroborar que se van cumpliendo con el paso de los años. Cuando se menciona el Apocalipsis, no es difícil pensar en las catástrofes ocurridas en los últimos años, entre las cuales podemos mencionar: huracanes, erupción de volcanes, tsunamis como el de Indonesia, terremotos como el de San Salvador, Irán, China y los más recientes y devastadores de Haití y Chile.

¿Se está rebelando la naturaleza?, ¿es esto una señal?

Las religiones nórdico-germanas anuncian

Las religiones nórdicas hablan de Thor, dios benévolo de los fenómenos atmosféricos y guerrero que se enfrenta a los gigantes que amenazan a la humanidad, es representado como un jinete cuyo caballo pisotea al monstruo del Midgard. Éste es un gigante cósmico metamorfoseado en serpiente marina, cuyos anillos rodean las tierras y sacuden los océanos para desencadenar tempestades y terremotos:

Al final de los tiempos, cuando llegue el combate del Crepúsculo de los Dioses o Ragnarok, Thor vencerá a la serpiente, aunque ésta le matará antes con su venenoso aliento, provocando el hundimiento de la tierra en el mar. Mientras, otros gigantes desplomarán el cielo ardiente sobre las cabezas de los humanos...”

El budismo

El budismo habla de que el nuevo Buda y sus seguidores llegarían a la India procedentes del Oeste. Nicholas Roerich y Josephine Saint Hilaire recogieron diversas profecías relacionadas con el advenimiento de Maitreya:

Primero, sobrevendrá una guerra sin precedentes entre todas las naciones...Los hombres dejarán de comprenderse y olvidarán el significado de la palabra maestro. Pero precisamente entonces aparecerán los maestros y dejarán oír sus voces en todas las partes del mundo...”

El hinduismo

Los hinduistas esperan un nuevo Avatar o Salvador:

Estamos próximos a una era de oscuridad caracterizada por el materialismo y la violencia. Entonces llegará el próximo Avatar, llamado Kalki o Javada, el Dios de la paz. Al igual que Maitreya, vendrá del Oeste...”

Así, otras religiones como la musulmana, judía y zoroastrismo, quienes esperan la llegada de un nuevo líder que marcaría el final de una etapa y el comienzo de una nueva era, además de diversas tribus con sus creencias, han anticipado y advertido sobre la cercanía del fin.

¿Como será el final del los tiempos?

Otro interrogante es la manera en que este final se presentará y por ello también hay diferentes teorías. Mientras algunos hablan de extinción de la humanidad, otros indican que se trata del ascenso a una vida mejor. Las hipótesis más probables y repetidas son:

  1. El día del contacto con una civilización extraterrestre.
  2. Desastre nuclear debido al desorden mundial.
  3. Desastre ambiental generado por la contaminación.
  4. Una peste que acabará con la Humanidad.
  5. El impacto de un meteoro sobre la Tierra.
  6. El juicio final, en un aspecto más religioso, la decisión de Dios.
La mayoría coincide en que estos tiempos estarían terminando. Sin embargo, el mundo sigue girando y la humanidad continúa viviendo, aunque cada vez en peores condiciones. ¿Acabará el mundo con el hombre?, ¿acabará el hombre con el mundo?...

Las dudas generan respuestas inconclusas y éstas dan lugar a nuevas dudas sin respuestas, sin certezas… que se mantendrán hasta el final o hasta ese "esperado" nuevo comienzo.