Mientras en París ayer el gabinete socialista se acomodaba en sus asientos, las estrellas de cine llegaban al Festival de Cannes. La polémica es esta: ¿Israel apoya la revolución en Egipto? Al parecer no, según el director Yousry Nasrallah. Y por eso, si se lleva la Palma de Oro, como muchos predicen, impediría que el filme ganador "Après la bataille" se estrenara en Israel a modo de protesta contra el primer ministro Netanyahu. ¿Se atreverá el jurado de Nanni Moretti a darle el premio? El año pasado la broma de Lars Von Trier sobre sus simpatías con Hitler valieron su expulsión del certamen.

Yousry Nasrallah y Hayworth: invitados incómodos en Cannes

La gran Rita Hayworth llegaba tarde a Cannes y no era porque el Alzheimer le hubiese hecho olvidar que tenía que asistir al estreno de "Gilda". Lo hacía como toda una majadera, a propósito, y sin sentimiento de culpa. Su cerebro funcionaba así: lo mejor siempre debe servirse en último lugar. Aun cuando los invitados estuviesen a punto de marcharse y azotar la puerta.

Pero no fue su culpa. Ella era incapaz de ceder a reclamos vinieran de donde vinieran, aun cuando fueran de su Majestad Aga Khan. Del mismo modo Yousry Nasrallah ha decidido agregar un grano de arena más en la balanza de los directores políticamente incorrectos. Diríase, incorrectísimos. Le acusarán de todo por mezclar cine con el conflicto entre Israel y Palestina. No hay algo más vulgar, para algunos. No quiso soplar las velitas como Marilyn Monroe. En tal caso, lanzar el pastel a la cara del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Yousry Nasrallah a favor de Hollande

En el póster oficial de Cannes Marilyn luce con una enorme tarta de aniversario. Ella, que era una pésima cocinera, prefería la política y se casó con un comunista. Yousry parece socialista aunque no haya votado por Hollande. Esto último porque no es francés ni tiene la ciudadanía.

Eso sí, habla francés fluidamente y como muchos extranjeros apoyó la candidatura de Hollande, Ahora más que nunca tiene motivos para sentirse en libertad de decir lo que quiera. Si el jurado de Cannes le da el premio, tal como se lo concedieron a Buñuel que era un experto en inventar sacrilegios, Yousry vetaría a Israel por su papel beligerante con la Primavera Árabe en Egipto.

Yousry Nasrallah: biografía

Se ha dedicado al cine y a la política. Nació en 1952 en el Cairo. Por entonces Israel venía de instalarse como estado vecino y Nasser, dictador de Egipto, veía a este como una mosca en la sopa. Para colmo de males, en un triunvirato maligno Francia, Reino Unido e Israel intentaron invadir el país para derrocar al prosoviético Nasser. No lo hicieron para liberar a Yousry de una dictadura: solo les importaba el Canal de Suez. Yousry por entonces tenía cuatro años, solo hablaba árabe y escuchaba, aunque no quisiera, los discursos populistas de Nasser que murió justo cuando el muchacho cumplía 18. Yousri nunca se convirtió en un militar. Sin embargo tenía claro algo: ¿separar la política del cine? De ninguna manera.

Eso implicaría que le cortaran en dos partes. Claro que existían maneras de hacerlo con un serrucho en la dictadura de Mubarak, segundo sustituto de Nasser. Al primero lo asesinaron por hacer la paz con Israel.

Habría que retroceder dos años, cuando tenía dieciséis años, en pleno Mayo de 68. ¡Qué fácil parecía echar a De Gaulle del gobierno! Respetando la ley y con un referéndum. En Egipto ¿era posible echar a Mubarak con un referéndum? Yousry, de todos modos, estudió Ciencias Políticas como puede uno imaginarse.

Youssef Chahine

También fue crítico de cine como los de "Cahiers du Cinéma”; pero no se fue a Francia a fundar una Nouvelle Vague. Y pese a eso, si algo le une al cine es quizás Godard por su enorme compromiso político, cuyo cine irrita y produce alergia. Por cierto. Jean-Luc jamás ha ganado un premio en Cannes. Este festival es como los Nobel de Literatura.

En lugar de París, Yousry se mudó a Beirut a criticar películas entre 1978 y 1982. Tenía 26 años. Cuando cumplió 30, Líbano tenía en su territorio nuevamente a tropas israelíes. Parecía una pesadilla. Se fue a trabajar con Youssef Chahine, el director egipcio, cuyos filmes, muchos de temática bisexual, no le causaron rechazo. Amaba el cine sobre todo. Como Antoine Doinel en "Los cuatrocientos golpes." Y no le fue nada mal. Se ganó el respeto de Chahine y se convirtió en su asistente y además de coguionista.

En 1987, Youssef ayudó a ese licenciado en Ciencias Políticas a dar el gran salto: su compañía productora cargaría con todos los gastos de su ópera prima. Eso sí, Yoursy, de 35 años y no tan mocoso ya, fue el mejor alumno de Chahine, y este a cambio fue su amigo y benefactor. Como si fuera el giro dramático de un guión, Nasrallah qúedó huérfano con la muerte de Chahine en 2008.

Filmografía

1988 : Robos de verano.

1993 : Mercedes.

1995 : Los chicos, las chicas y el velo.

1999 : La ciudad.

2004 : La puerta del sol.

2007 : El acuario.

2010 : Mujeres de El Cairo.

2010 : 18 días.

2012 : Después de la batalla.

Velo y Hermanos Musulmanes en Egipto

Más que rechazar el velo, lo odia. ¿Y el burka? Habría que prohibirlo de antemano, según él. Ahora que el Congreso egipcio ha terminado en manos de los Hermanos Musulmanes, ¿qué será de él ? Encima, es católico. A Israel puede que nunca le inviten. Y si fuera así ¿podría seguir filmando a sus anchas e incluso colocando la cámara frente un feto? Eso último se lo censuraron.

Y hablando de fundamentalismos, no se sabe si el jurado de Cannes reaccione con él de la misma forma que lo hizo con Lars Von Trier después de que este sostuviera absurdamente que entendía a Hitler. Si algo le pasara a Nasrallah, hay que tener claro que no tiene hijos. Probablemente por eso se le vea tan suelto de huesos.