El Feng Shui es una filosofía milenaria que busca equilibrar las distintas energías que rodean al ser humano. En un principio se utilizaba en China para ubicar casas y pueblos en el mejor entorno posible de forma que sus habitantes vivieran en paz y armonía. Fundamentado en el Yin y el Yang, el Feng Shui estudia como estas fuerzas de la naturaleza nos influyen y de qué manera se puede aprovechar su energía para vivir mejor.

Son tiempos difíciles los que atravesamos y el dinero, si bien no da la felicidad, lo cierto es que ayuda bastante y todo el mundo quiere sanear sus finanzas y mejorar su situación profesional. Estudiando lo que el Feng Shui nos dice al respecto se puede potenciar la energía positiva de la casa y sobre todo de la zona del dinero ubicada en la parte sur.

Feng Shui y dinero: consejos prácticos

  • El recibidor de una casa es el lugar idóneo para emplazar una pequeña fuente de agua que además de reforzar el Chi que entra en la casa está especialmente indicada para la prosperidad y la vida profesional ya que el Elemento Agua está directamente asociado al dinero. Un dragón dorado al que bañe el agua de la fuente y alguna planta de interior ayudará a reforzar la buena suerte de que es portadora. La fuente puede también estar ubicada directamente en la zona sur de la casa, la zona del dinero, siempre y cuando en esta zona no esté la cocina o el baño.
  • Por todos lados se ven pequeñas figuras de un Buda sonriente que en realidad es la representación de un monje de la secta Chan. Su aspecto afable y su vientre prominente simbolizan la riqueza y la alegría de vivir. Esta figura ubicada en la esquina del salón opuesta a la puerta y formando diagonal con ella, actúa como un imán atrayendo prosperidad.
  • La rana de tres patas con una moneda en la boca es considerada un fuerte talismán capaz de atraer fortuna y dinero al hogar. No obstante, hay que tener precaución al ponerla dentro de casa. El recibidor es un lugar adecuado para colocar la rana pero cuidando siempre de que mire hacia el interior de la casa como si estuviese entrando en ella, nunca mirando hacia la calle para que el dinero no salga por la puerta. No deben utilizarse ranas para decorar la cocina, el cuarto de baño o el dormitorio, en estas habitaciones su energía no sería la adecuada y se produciría un efecto contrario al deseado.
  • La puerta del cuarto de baño debe de estar siempre cerrada y la tapa del inodoro bajada y no solo por una cuestión estética, en el Feng Shui se considera perjudicial para la circulación del Chi el cuarto de baño, por un exceso del Elemento Agua que hay que compensar con una planta o un objeto de mimbre para reforzar el Elemento Madera.
Estos son algunos sencillos consejos prácticos que pueden ayudar a potenciar la entrada de dinero al hogar. Naturalmente, el Feng Shui va mucho más allá y su estudio es mucho más profundo.