El Feng Shui es una antigua disciplina china que ha sido definida como el arte de armonizar el ambiente para favorecer el propio bienestar. En el hogar, la disposición de los muebles, la elección de los materiales y los colores, pueden ayudar a favorecer esta armonización.

Feng Shui significa “viento y agua”, dos elementos naturales que, según la filosofía que sostiene esta disciplina, son capaces de influir en el ambiente.

La teoría de los cinco elementos del Feng Shui

Fuego, agua, tierra, madera y metal son los cinco elementos asociados a los puntos cardinales. Se debe conocer la orientación de la casa para aprovechar el equilibrio según la disposición de las habitaciones, el mobiliario y la decoración.

A cada elemento corresponde un color y un punto cardinal. Por ejemplo, para estimular la búsqueda espiritual se colocan cristales de cuarzo mirando al nordeste. Para lograr beneficios en la salud se puede poner en el este una planta de bambú. Para armonizar y reforzar la relación de pareja, se disponen, en el sudoeste de la habitación, fotos de la pareja como símbolo.

La importancia de los colores en la decoración

Los colores son ondas que vibran en diversas frecuencias. Son pura energía y pueden interactuar entre las personas y los ambientes en los cuales habitan.

Los colores influyen tanto en la psiquis como en el plano físico de las personas. Se deben elegir conscientemente y combinarlos en modo adecuado para aprovechar mejor todas sus energías.

Los colores en los ambientes del hogar

  • El salón o living
Es el lugar destinado a la comunicación y para favorecer el diálogo relajante, el color indicado es el azul. Para un diálogo más vivaz, los colores preferidos son el naranja y el rojo. El naranja estimula la alegría y el rojo ayuda a levantar el ánimo.

  • La cocina
El color ideal para la cocina es el amarillo, ya que es un color solar que da vigor y energía, además de favorecer la digestión.

  • El baño
En el baño se utilizan preferentemente los colores fríos: azul, turquesa y verde claro. Son refrescantes y relajantes porque recuerdan el agua. Si el ambiente resulta un poco triste, se puede crear contraste con colores más vivos en los objetos de decoración.

Colores relajantes como el azul y el verde son los ideales para favorecer el sueño. También se pueden usar colores menos fríos como el rosa, salmón o durazno.

  • El escritorio o sala de estudio
Es el lugar en donde se desarrolla la actividad intelectual, que es estimulada con los colores beige y avellana. El verde y el celeste ayudan a una atmósfera más placentera.

Los objetos de decoración Feng Shui

Las fuentes son importantes objetos de decoración. El agua que corre es símbolo de vida y purificación y su función es la de dispersar las energías negativas que pueden acumularse en casa.

El rumor del agua que corre, tiene efectos sobre el sistema nervioso portando un estado de paz y distensión.

Otros elementos armonizantes son las campanas de viento. El movimiento creado por las corrientes de aire, generan un agradable sonido que tiene un efecto beneficioso para la mente. Se pueden colocar estratégicamente en la puerta de ingreso de la casa, para controlar el nivel de energía del hogar.

Las bolas de vidrio colocadas detrás de una ventana, convierten la luz en energía positiva. Los objetos pendientes de vidrio o cristal, favorecen la circulación de energía. Algunas plantas, puestas en los ángulos de las habitaciones, promueven la circulación de la energía positiva. Los espejos colocados en la posición justa, reflejan energía.

Así como la disposición de los muebles y los colores en el hogar, se pueden crear también ambientes armoniosos y equilibrados en la oficina de estudio o en el trabajo.