En los medios se debate frecuentemente sobre crisis, se habla de crisis económica, social, de valores y espiritual. Al igual que en el mundo contemporáneo, un momento histórico de cambios y crisis fue el que desencadenó la emergencia de los filósofos helenísticos, en la antigua Grecia.

Su forma de ver el mundo, y su búsqueda de una vida mejor, bien sería aplicable al s.XXI.

Conocer algunas de las especulaciones de estos filósofos constituye una fuente de enriquecimiento o crecimiento personal.

Contexto histórico del helenismo

Estoicos, epicúreos y escépticos emanaron de un periodo en el que se tambaleaban estructuras políticas que parecían perfectamente asentadas.

Una serie de factores desencadenaron un período de inestabilidad y crisis.

El imperio de Alejandro, que había crecido con fuerza, se fragmentó tras la muerte del Magno.

El mundo griego, estructurado entorno a la polis, se truncaba y un nuevo imperio iniciaba su ascenso: el romano, asimilando y adaptando la cultura griega.

La desaparición de las ciudades-estado propició la mirada del hombre hacia la humanidad y la naturaleza.

Estoicos, epicúreos y escépticos

Las enseñanzas de Epicuro ya no se enmarcan en la política de la ciudad. Sus seguidores son heterogéneos, entre sus filas cuentan con mujeres y esclavos, su objetivo la felicidad individual, asentada en la ausencia de deseo.

Más popular, que su contemporánea epicúrea, la escuela estoica, con una doctrina basada en el análisis del universo dirigido por una inteligencia suprema.

El ser humano se ha de doblegar ante una naturaleza en la que su destino esta escrito irremediablemente.

Para el estoicismo el hombre ha de aprender a distinguir perfectamente lo que depende de él y lo que no.

La sabiduría conduce a la renuncia por las pasiones. Su moral exigente y de carácter igualitario constituirá la fuente de inspiración a personajes como Cleomenes de Esparta o Tiberio Graco.

Pese a los objetivos comunes, los escépticos mantenían una marcada oposición frente a las otras dos escuelas por sus propias características: el saber es imposible puesto que cualquier afirmación es susceptible de ser discutida.

Objetivos felicidad y seguridad

La filosofía helenística será el refugio que ofrecerá la estabilidad y seguridad a los hombres, que la política de la época les negaba. Revindicarán, para sí, la autosuficiencia y autonomía que había pertenecido a la polis.

La filosofía se encaminara a la existencia del hombre como ser individual dando prioridad al elemento moral.

Así, ante la inestabilidad histórica, estos filósofos buscaran ante todo la felicidad y seguridad. El anhelo de estos objetivos dirigirá sus miradas hacia las leyes inalterables del cosmos .Asimismo, la física y la ética se centrarán en la naturaleza y el cosmopolitismo.

La investigación se calibrará desde un prisma moral.

Para estoicos y epicúreos la existencia humana depende de la relación con la naturaleza. Entender al hombre implica comprender su medio y de aquí las aportaciones de estas corrientes a la ciencia. Únicamente, conociendo su entorno, el hombre será capaz de conocer la dimensión real del universo que le permitirá alcanzar la felicidad.

A pesar de sus rivalidades, estoicos, epicúreos y escépticos buscaban la respuesta a una pregunta que ya había sido formulada por Platón y Aristóteles, ¿qué es y como se alcanza la felicidad?

Conducta y virtud

La felicidad se alcanzará mediante el control de las pasiones. Son los sabios los únicos capaces de mostrar la indiferencia frente a las pasiones.

Para los estoicos la filosofía es una ciencia de la conducta, regida por la virtud, que pasa por actuar de acuerdo con la naturaleza. A través de la recta razón

Epicureismo

Asimismo, también las virtudes, y principalmente la prudencia serán las que conduzcan a la felicidad a los epicúreos. La prudencia permitirá escoger y limitar las necesidades para llegar a la ataraxia.

La vía hacia la felicidad de los escépticos es radicalmente distinta. Puesto que la base de la felicidad la poseerá no la aceptación, sino, la negación de una doctrina. La ataraxia pasa por la negación fruto de la indagación.

Filosofía para la vida

El cosmopolitismo, así como los valores y objetivos propugnados por estas corrientes, en cierta medida, siguen vigentes en la actualidad.

Así de la doctrina escéptica el espíritu crítico y la indagación que permite avanzar sin estancarse tanto en objetivos personales como generales.

Del estoicismo el sentido del deber actuando por unos principios universales. La libertad y conocimiento de hasta donde podemos dirigir el propio destino. La benevolencia, la clemencia, la búsqueda de expectativas no demasiado elevadas.

En cuanto al epicureismo el sentido del placer como plenitud del alma. Entendido como sencillez, templanza y alegría. Y sus principales preceptos: buenos amigos, autosuficiencia y libertad de actuación y espíritu introspectivo para llegar al fondo de nosotros mismos.