Con sólo cuatro fechas del Torneo Clausura 2012 jugadas, varias cosas quedaron claras. En el fútbol argentino se está jugando muy mal, hay pocos goles y muchos empates. Es por eso que seguir criticando a Boca (que no pierde un partido hace casi un año) cuando el resto de los equipos juega peor no tiene sentido. Tres clubes grandes están en crisis y la lucha por mantener la categoría es más apasionante que la de arriba, lo que marca el flojo nivel del torneo.

Clásico en la Bombonera

El arranque de Boca en el actual torneo fue muy similar al del anterior. La defensa como máximo baluarte, un arquero imbatible y un equipo paciente y ordenado que no resulta vistoso pero sí tremendamente regular. El objetivo del xeneize en el semestre es la Copa Libertadores, pero mientras tanto sigue sumando y aprovecha la irregularidad del resto para estar bien arriba.

Situación inversa es la de Independiente, que ya suma cuatro caídas, perdió a su técnico y encima debe ir a la Bombonera. Ante Argentinos sumó, a los ya conocidos problemas en la generación de juego, rendimientos individuales muy bajos: Hilario Navarro, con dos errores gravísimos; Farias, que apenas tocó la pelota; Milito, lejísimos de aquel que era referente. Si el rojo no empieza a sumar, la temporada que viene estará muy comprometido en los promedios.

Tigre, para el aplauso

Si tenemos en cuenta presupuestos, poderío económico e institucional, planteles, objetivos y nivel futbolístico, hoy Tigre es el mejor equipo del país. Los de Arruabarrena están haciendo una temporada fantástica: están cuartos, pero a sólo dos puntos de Vélez, que es el segundo detrás de Boca. El matador juega lindo de la mano de Martinez y Morales, mete miedo arriba con Luna y es firme atrás a la hora de defender (un solo gol en contra en las cuatro fechas). El objetivo que persigue desde que comenzó la temporada está más cerca que nunca y viendo como juegan los demás, Tigre no merece descender.

El domingo visitará a un Banfield que de a poco muestra signos de recuperación tras la repudiable salida de Da Silva.

Estudiantes recibe a Lanús

El pincha arrancó el torneo con dos empates en los que mostró un nivel preocupante. Pero en las últimas dos victorias (ante Independiente y San Martín) Azconzábal parece haber comenzado a encontrarle la vuelta al equipo, que, sobre todo en San Juan, entregó una línea de juego más definida. Por ahora sigue con problemas atrás y necesita al viejo Boselli, aquel que brilló pero que hoy está desconocido. Verón estará nuevamente ausente.

El rival será Lanús, que tiene la cabeza puesta en la Copa y llega con dos derrotas seguidas. Schurrer no podrá contar con Camoranesi ni con Goltz.

Racing, obligado ante All Boys

El fuerte de la mayoría de los equipos argentinos es la defensa (muchas veces gracias a los constantes agarrones ignorados por los árbitros) y All Boys no es la excepción. El albo tiene la valla invicta y el sábado visitará a Racing, un equipo con una falta de gol preocupante. En la eterna lucha por escaparle a la promoción los de Romero comenzaron muy bien y en lo que va del torneo mostraron sobrados argumentos como para pensar en salvarse de todo.

Racing en cambio va de mal en peor. Ante Arsenal no perdió gracias a Saja y a la mala puntería del rival. Contra All Boys volverá Gutiérrez, pero no estará Toranzo. La Academia necesita ganar, jugar mejor y hacer algún gol. O al menos lo primero como para cortar la racha. El albo no se lo hará sencillo.

El resto de los partidos

Rafaela y Unión jugarán un partido fundamental por los promedios. Después de un comienzo de temporada brillante, la crema se quedó y de los últimos once partidos apenas ganó dos, por lo que está al borde de la promoción. Unión aún no sumó de a tres y si vuelve a caer podría entrar en descenso directo.

Olimpo volvió a ganar en su estadio, pero ahora precisa sumar también como visitante, ya que necesita una cantidad enorme de puntos para evitar el descenso directo. El lunes no parece la mejor ocasión para lograrlo, ya que visitará a Vélez, que aún no perdió y mira de reojo la punta mientras marcha a paso firme en la Libertadores.

Colón y Newell's jugarán un partido importante para comenzar a confirmar los cambios positivos que se vieron tras el recambio de sus técnicos. Por ahora, los de Martino sólo se quedaron en las buenas intenciones. En Unión no estarán ni Jerónimo Barrales ni Paulo Rosales, que llegaron a la 5º amarilla.

Después de la necesaria victoria ante Independiente y con Astrada como nuevo entrenador, Argentinos recibirá a San Martín con la vuelta de Juan Sabia. A pesar de la caída con Estudiantes, el equipo sanjuanino está cumpliendo una buena campaña y las esperanzas de mantener la categoría están intactas.

El sábado se enfrentarán dos equipos que tienen la cabeza puesta en la Copa Libertadores: Godoy Cruz y Arsenal. Lo del equipo de Alfaro fue muy bueno contra Racing, pero deberá ajustar la puntería a la hora de la definición.

San Lorenzo tendrá un encuentro fundamental el sábado ante Belgrano. Tigre pasó de ser una amenaza lejana a estar a tan solo tres puntos del ciclón (y además el matador juega mucho mejor), por lo que San Lorenzo necesita comenzar a sumar de a tres más seguido. De lo contrario, parece destinado a disputar la promoción. Sin jugar demasiado bien, Belgrano encadenó dos triunfos seguidos que le dan un aire enorme. Hoy está tercero en la tabla de los promedios.

Así se juega la 5º fecha

-Viernes:

  • Colón-Newell’s; a las 17:00.
  • Estudiantes-Lanús; a las 21:30.
-Sábado:

  • Argentinos-San Martin; a las 17:00.
  • Racing-All Boys; a las 19:10.
  • Belgrano-San Lorenzo; a las 21:30.
-Domingo:

  • Banfield-Tigre; a las 17:00.
  • Rafaela-Unión; a las 19:10.
  • Godoy Cruz-Arsenal; a las 17:00.
  • Boca-Independiente; a las 19:10.
-Lunes:

  • Vélez-Olimpo; a las 21:15.