Después de toda la expectativa que generó el clásico de España Barcelona vs. Real Madrid, hoy se decidió en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid quién sería el nuevo líder de la competencia, ya que los dos equipos estaban empatados en puntos y el equipo merengue tenía la ventaja gracias a los criterios de desempate de la liga española de fútbol.

El primer tiempo muy competido

El partido empezó trabado, con nerviosismo y con imprecisiones en el juego de los dos equipos. Lionel Messi no pudo tocar el balón en los primeros 10 minutos, pero en una jugada donde penetró la defensa del Real Madrid se dio una falta en la línea final dentro del área al minuto 12 (claro penal) que el árbitro no marcó y así se conservó el 0-0.

Al minuto 33 después de una serie de faltas de los dos equipos, una tarjeta amarilla para Xavi Hernández y con el Real Madrid repartiendo patadas por todas partes, un pase de Xavi a Messi dentro del área que el argentino logró bajar con algunas dificultades y quitándose a un defensa del Madrid anotó el gol.

Después del gol pocos tiros a puerta. El partido no era lo que se esperaba en cuanto a espectacularidad, y el Barcelona tuvo la pelota el 59% del tiempo, pero pudo entrar pocas veces al área rival. El encuentro hasta ese momento no quedaba a deber en intensidad pero si en fluidez y estética en lo que a fútbol se refiere.

El primer tiempo terminó 0-1 a favor del Barça y el arbitraje fue mediocre. El árbitro del encuentro parecía estar demasiado influenciado por la tribuna y sacó demasiadas tarjetas amarillas, casi todas en perjuicio del Barcelona, siendo que el equipo merengue fue el que más faltas cometió.

El Real Madrid desesperado - El Barça haciendo lo suyo

Comenzó el segundo tiempo y al minuto 56 otra vez Xavi Hernández con un pase raso con ventaja a Pedro a tres cuartos de cancha. El canterano del Barça condujo el balón hasta dentro del área grande y remató cruzándole la pelota por abajo a Casillas, anotando pegado al poste izquierdo el segundo del Barcelona.

El Madrid se notaba desesperado a estas alturas. Un codazo de Sergio Ramos a Puyol, un pisotón en el cobro de una falta y una patada, también de Sergio Ramos, al pecho de Messi fueron los ejemplos de la frustración de los madrileños, además de ser la confirmación del arbitraje por parte de Mejuto González.

También hay que reconocer el trabajo de Piqué, quien fue uno de los más importantes del Barça, marcando a Cristiano Ronaldo casi a la perfección, para contribuir en gran parte a mantener la portería culé en ceros.

Con esto el Real Madrid tiene cada vez más posibilidades de no ganar nada este año. Ya está eliminado de todas las competiciones en que participa a excepción de su última esperanza que es la liga española de fútbol, pero ahora con desventaja quedan pocos partidos para recuperarse. Tiene que esperar que el Barcelona pierda puntos, lo cual se antoja difícil.

El FC Barcelona, un gran equipo

Hoy el Barcelona jugó contra trece, la afición en el Bernabéu (que como cualquier afición siempre cuenta como uno más cuando su equipo juega de local), los 11 del Madrid y el árbitro del encuentro, y demostró que está para cosas grandes. Ya en semifinales de la Champions League y como primer lugar en la liga de España, se perfila para ganar las dos copas.