Bien sea por la figura del conejo que parece verse en la superficie en las noches de Luna Llena, la fascinación de autores como Julio Verne con su cuento De la Tierra a la Luna (1865), o los efectos de la atracción que ejerce sobre las mareas, el encanto irresistible casi hipnotizante que la Luna produce, no tiene parangón astral.

En particular las diferentes fases de la Luna, generan un efecto especial que ha sido motivo de estudio para la astrología y las Ciencias de la Tierra, han evocado la musa, la psicología y el romance, y han servido de guía para conocer la mejor época del año para la siembra, la pesca, la caza.

Las fases de la Luna

Las fases de la Luna ocurren al mismo tiempo e independientemente de la posición del observador en la Tierra, es por ello que muchas culturas las usan como referencia, entre ellos los musulmanes quienes toman la primera vez que la Luna Creciente es visible después de la Luna Nueva, para marcar el comienzo de un mes en el calendario islámico.

El tiempo en días del cilco, contados desde el momento de la Luna Nueva se llama la "edad" y tiene un promedio de duración de 28,5 días. Cada ciclo completo de fases lunares se denomina "lunación".

Aunque es un proceso continuo, hay ocho etapas distintas durante una lunación, de las cuales las primarias son la Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante. Cada una de ellas tiene una duración aproximada de una semana y cambian de una a otra de forma gradual.

La Luna Llena se produce cuando el Sol y la Luna vistos desde la Tierra, se encuentran en posiciones opuestas en el cielo y, por el contrario, durante la fase de Luna Nueva están juntos. Las dos "media luna" se producen cuando la Luna está a una o tres cuartas partes de su camino en la lunación.

Nombres y rituales de la Luna Llena

En casi todas las culturas se le ha dado a la Luna un carácter femenino y se le relaciona con la fertilidad, porque sus ciclos duran aproximadamente igual que el periodo menstrual de las mujeres.También se le atribuye el poder del cambio dentro de las bestias antropomorfas, como el hombre lobo, y siempre se le adjudicó un carácter esotérico a la hora realizar los aquelarres y las invocaciones.

La Luna en la astrología rige la intuición y la naturaleza emocional. A medida que la Luna orbita alrededor de la Tierra, recorre los 12 signos astrológicos, con una duración de 2 a 2,5 días en cada uno y emana la vibración energética del zodiaco correspondiente. Considera que el ciclo de Luna Llena es de expansión y es un tiempo de plenitud, de madurez y culminación, para invocar las cosas positivas y celebrar la máxima energía que representa.

De acuerdo a la Asociación Nacional de Maestros de Ciencias de la Tierra USA, los nombres de la Luna Llena,fueron asignados por las tribus de indios americanos Algonquianos. Las denominaciones que le dieron tenían que ver con la naturaleza, las estaciones, la cacería, la pesca y la cosecha.

Así mismo, diferentes culturas como la celta y la maya le atribuyeron las propiedades y rituales que se describen a continuación:

  1. Enero: Luna de Lobo. Metas.
  2. Febrero: Luna de Nieve. Ceatividad.
  3. Marzo: Luna Gusano. Deseo.
  4. Abril: Luna Rosada. Sabiduría.
  5. Mayo: Luna de Flores. Fertilidad. Festival de la Humanidad.
  6. Junio: Luna Fresa. Energía de la naturaleza.
  7. Julio: Luna Antílope. Agradecimiento.
  8. Agosto: Luna Esturión, Prosperidad.
  9. Septiembre: Luna de cosecha. Abundancia.
  10. Octubre: Luna de Cazadores. Receptividad y repotenciación.
  11. Noviembre: Luna de Castor. Intuición y comunicación.
  12. Diciembre: Luna Fría, Energías primarias: fe, amor, verdad y esperanza.
Debido a que la lunación es más corta que la mayoría de los meses del calendario, la fase de la Luna al principio del mes normalmente se repite al final del mismo y cuando hay dos lunas llenas en un mes (lo que ocurre, en promedio, cada 2,7 años), la segunda se le llama "Luna Azul".

Leyenda, musa y romance

En la cosmología Maya, la Luna era enfáticamente femenina y era representada por una bella diosa, sentada sobre la Luna Creciente, sosteniendo a un conejo. Una leyenda cuenta que la luminosidad de la Luna fue disminuida después de una riña marital con el Sol, en la cual perdió un ojo.

Bajo fundamentos reales o imaginarios, la fascinación y el misterio que la Luna ejerce ha inspirado a generaciones por milenios, incluso hasta llegar, si se quiere, a la cúspide con el Proyecto Apolo de la NASA, uno de los triunfos más importantes de la tecnología moderna, y lo que falta por venir.