Qsymia es la denominación que el laboratorio Vives de EE.UU. le dio a un fármaco que contiene dos drogas que se indican actualmente para disminuir el apetito y como prevención para la migraña y las convulsiones: respectivamente son la pentarmina (o fentermina) y el topiramate.

El medicamento pasó las pruebas clínicas en miles de pacientes y fue aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. - FDA -, sin embargo aclaran que debe ser “usado responsablemente en combinación con un estilo de vida saludable que incluya una dieta reducida en calorías y ejercicio; provee otra opción para quienes tratan el sobrepeso crónico en estadounidenses”, dijo Janet Woodcock, directora del Centro para Evaluación de Drogas e Investigación de la Agencia.

Sin embargo, el medicamento ya había pasado por un proceso no exento de debates y trabas en EE.UU., los que se han extendido a otros países en los que puede ser autorizado proximamente.

La FDA lo había rechazado en 2010

El medicamento ya había sido evaluado hace más de dos años, siendo rechazado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. por sus efectos secundarios por problemas cardiovasculares y malformaciones en fetos.

Sin embargo, en febrero de 2012, se evaluaron nuevamente en ensayos clínicos los efectos secundarios y se ponderó el beneficio por sobre los riesgos mencionados. En esta oportunidad actuó un comité de expertos cuyo presidente, Abraham Thomas, afirmó: “Tuvimos más información para entender las ventajas de la pérdida de peso en comparación con los riesgos más graves para los pacientes ."

De todas formas no hubo unanimidad en esta segunda oportunidad, aunque recibió un fuerte apoyo: en febrero de 2012 por 20 votos contra 2 el comité de expertos recomendó su aprobación a la FDA, la que finalmente se produjo en julio de este año.

Precauciones e indicaciones del Qsymia

Qsymia fue autorizado para indicarse a personas obesas, con un índice de 30 o más de masa corporal, en pacientes con sobrepeso producido por al menos una causa como el colesterol alto, la diabetes, alto colesterol o la hipertensión arterial.

Por su parte la FDA destaca como precauciones que Qsymia “no debe ser empleado durante el embarazo ya que puede provocar daños fetales”. Tampoco se lo aconseja en pacientes con glaucoma o hipertiroidismo. Los pacientes con problemas cardíacos no deben ingerirlo porque acelera el ritmo del corazón.

Controversia por el Qsymia en España

En España el medicamento genera controversias. Se han expresado los médicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), quienes destacan que el sobrepeso se combate primero desde otras acciones como “reducir la ingesta calórica, practicar ejercicio físico y modificar los hábitos alimentarios”. Y agregan que el recurso al tratamiento con medicamentos es una alternativa a utilizar cuando hayan fracasado otras o al menos como complemento.

Un directivo del Ciberobn, el Dr. José López Miranda, manifiesta también sus dudas respecto de los ensayos clínicos: "Existe una falta de datos de eficacia a largo plazo y de seguridad para la farmacoterapia antiobesidad, limitando así la recomendación de rutina de dicho tratamiento en periodos prolongados”.

Debate sobre el Qsymia en Argentina

Por su parte en Argentina no se comercializa Qsymia todavía, pero los profesionales de la salud, como la Dra. Lilia Cafaro, médica clínica especialista en nutrición del Programa de Obesidad y Cirugía Mini Invasiva (OCMI) advierten que: “lo que le tiene que quedar muy en claro a los pacientes, es que la Qsymia no es un suplemento dietario, sino un medicamento, por lo que se debe consultar a un especialista antes de comprar y probar esta droga" y añadió que "puede provocar taquicardia, hipertensión, parestesias, alteración del gusto, neuropatía periférica y defectos de nacimiento como el paladar hendido en los bebés si es ingerido por mujeres embarazadas". También destaca la Dra. Cafaro que la reducción de peso requiere un plan dietario para cada persona, que debe ser consultado con un especialista por múltiples factores: "El plan no debe tener ningún riesgo para la salud, debe considerar las costumbres, cultura, y calidad de vida del paciente."

Fuente: Elpais, Lanacion (ve) y Pmfarmap