El cine clásico en Hollywood se vio enriquecido por la presencia de atractivos actores de origen americano como Clark Gable, James Stewart, Rock Hudson y James Dean. Aquellos oriundos del extranjero vieron impulsadas sus carreras no únicamente arribando a la nación estadounidense, sino que también gracias a su trabajo en sus países natales dieron de qué hablar alrededor del planeta.

A continuación se muestra una pequeña selección de histriones que cautivaron a las mujeres de dicha época e hicieron gala de su talento.

Italia, morada de Marcello Mastroianni

Uno de los actores más representativos, elegantes y talentosos del cine italiano, Marcello Mastroianni (1924-1996) sobresalió por las películas de prominentes directores como Federico Fellini con La dolce vita (1960), Ocho y medio (1963) y Roma (1972), y Loius Malle por Vida Privada (1962).

Su dupla con Sophia Loren fue considerada exitosa y atractiva por Matrimonio a la Italiana (1964) y Una jornada particular (1977). Se le conoce también por su idilio con Catherine Deneuve.

La fuerza de la presencia rusa con Yul Brynner

Nacido en Rusia e iniciando su camino actoral en Francia (viviendo en su niñez en China), Yul Brynner (1920-1985) contaba con un atractivo varonil, cuya presencia no pasaba desapercibida en gran medida por su cabeza rapada, toque que lo volvió único en el cine clásico de Hollywood.

Su fama despuntó con la versión fílmica de El Rey y yo (1956), consolidándose con Los Diez Mandamientos (1956), Anastasia (1956), Los hermanos Karamazov (1958) y el western Los Siete Magníficos (1960).

Omar Sharif, de Egipto a Inglaterra

Después de recibirse en matemáticas y física, Omar Sharif (1932-) inició su carrera como actor en su natal Egipto para después brincar a Inglaterra con Lawrence de Arabia (1962) gracias a su galanura. Su estrellato lo alcanzaría con Doctor Zhivago (1965), además de continuar una racha exitosa en los sesentas con Genghis Khan (1965), Funny Girl (1968) y Che! (1969).

Siendo un aficionado al juego del bridge, actualmente mantiene su trayectoria en activo.

Actores de Inglaterra que son leyendas cinematográficas

  • Laurence Olivier (1907-1989). Originario de Surrey, este actor con aire varonil reflejó gran habilidad histriónica reflejada en la industria del cine, el teatro y las obras de William Shakespeare. Quien fuera pareja de Vivien Leigh destacó en películas como Cumbres Borrascosas (1939), Rebeca (1940), Hamlet (1948), Espartaco (1960) y Otelo (1966). Mito infaltable del cine mundial.
  • Richard Burton (1925-1984). Considerado uno de los actores más guapos del cine clásico, la profundidad de su mirada y ojos azules le ganaron un lugar en Hollywood además de la calidad de su trabajo, constatado en El Manto Sagrado (1953), Cleopatra (1963), ¿Quién le teme a Virginia Woolf? (1966), La Noche de la Iguana (1964) y Ana de los Mil días (1969). Su estatus de celebridad fue también de grandes proporciones debido a su tormentosa relación con Elizabeth Taylor, con quien se casó dos veces.

Actores de origen mexicano que triunfaron en Hollywood

  • Ricardo Montalbán (1920- 2009). La mayor parte de su carrera la realizó en la meca hollywoodense, sin embargo este actor siempre mantuvo su nacionalidad mexicana. En su juventud destacó por su imagen atractiva y los filmes Fuego en la Nieve (1949), Sayonara (1957), Huida del planeta de los simios (1972) y Star Trek II: La ira del Khan (1982).
  • Anthony Quinn (1915-2001). Si bien era de origen mexicano, nunca realizó películas allí, ya que se había trasladado desde su niñez a Estados Unidos. Con una destacada filmografía, su porte latino, talento actoral y la falta de atractivo en su imagen lo convirtieron en el artista latino más importante de la historia, desplegando su trabajo en ¡Viva Zapata! (1952), La Strada (1954), Barrabás (1962), Lawrence de Arabia (1962) y Zorba, el griego (1964).

Francia, forjador de talentosos y atractivos actores

  • Alain Delon (1935-). El símbolo sexual del cine francés en los años sesenta y setenta. Además de ser llamado por muchos el equivalente masculino de Brigitte Bardot, su físico lo inició en el séptimo arte, reflejado en Rocco y sus hermanos (1960), El gatopardo (1963), El silencio de un hombre (1967) y El clan de los sicilianos (1969). Es conocido por sus múltiples romances, siendo ejemplo de ello con la actriz Romy Schneider y tuvo en el pasado un escándalo relacionado con el asesinato de su guardaespadas, creándose rumores sobre una posible relación con redes de mafia.
  • Jean-Paul Belmondo (1933-). Contrario a Delon (con quien comparte una gran amistad), su nariz quebrada lo llevó a ser conocido como el hombre más feo del cine francés. Sin embargo muchas mujeres lo consideran atractivo por su sonrisa. Con trabajos como À bout de soufflé (1960), Pierrot le fou (1965), El profesional (1981) y Los Miserables (1995), cuenta con una prestigiada carrera, clave en la llamada "Nueva Ola Francesa".
No cabe la menor duda de que sin la existencia y legado de estos actores, el cine clásico no sería visto como un valorado recuerdo y además no hubiera servido como influencia para posteriores generaciones que desearan convertirse en directores o en intérpretes comprometidos a la actuación, aspecto que a gritos pide que sea aplicado en la actualidad.