El Falun Gong o Falun Dafa es una disciplina filosófica y terapéutica derivada del Chi Gong, creada en 1992 por Li Hongzhi. Este método se centra en 5 ejercicios y meditaciones regidos por los principios de benevolencia, tolerancia y verdad. Para purificar cuerpo, mente y espíritu con ejercicios físicos y meditaciones. Se apoya en la tradición china de que los humanos están unidos al universo con el cuerpo y la mente.

El Falun Gong también recomienda a sus seguidores no implicarse en política, ni usar los conocimientos de esta disciplina para lucrarse sino para el servicio. Irónicamente en las ciudades donde existe una comunidad china, el Falun Gong abrió «Centros de dimisión del Partido Comunista». Sus practicantes se cuentan en cientos de millones en China y varios cientos de millones más en al menos 80 países.

Persecución del Falun Gong

El gobierno chino alabó el trabajo que hacía de forma gratuita el Falun Gong con los problemas de salud y lo estimó útil para el país. Pero en 1999 ocurrió algo que cambió la actitud abierta y positiva del estado. Ante la sede nacional del partido comunista en Pekín se presentaron decenas de miles de personas para solicitar un reconocimiento legal. Convirtiéndose en la 2º concentración ilegal más multitudinaria desde la de Tiananmen en 1989.

En un país que basa su poder en el control de las masas y la represión de la aparición espontánea de un movimiento popular que se presenta sin control tan cerca de los estamentos de poder, es un problema. Especialmente si se tiene en cuenta que los afiliados al partido son 50 millones, o sea menos de la mitad que los seguidores del Falun Gong en China.

Dos meses después el gobierno declaró que era una secta peligrosa. Otras fuentes aseguraron que el líder del partido Jiang Zemin temió que se tratara de una sociedad secreta anticomunista, al descubrir miembros del Falun Gong en el partido. De ahí la persecución salvaje a la que se ha expuesto este grupo tanto dentro como fuera de las fronteras a través de sus embajadas.

Torturas a los miembros de Falun Gong

Las acusaciones de Falun Gong al gobierno chino de torturar a sus miembros fueron desestimadas en un principio porque algunos casos puntuales se demostraros falsos. Pero las Naciones Unidas en 2004 en una investigación más profunda documentó muchos casos de torturas y Amnistía Internacional también documentó abusos sexuales.

Sin duda, si se piensa que es una secta destructiva, excepto los líderes principales, el resto son víctimas con lo que la tortura no es una forma de luchar contra una secta. Sino más bien es una forma de combatir a un enemigo más peligroso.

Sociedad secreta manipulada por la CIA

Otras de las cuestiones que circulan sobre el Falun Gong es su posible conexión con la CIA. Apoyada por varios investigadores, entre ellos el prestigioso investigador y periodista francés Thierry Meyssan, que expone que el caso Felun Gong en EEUU estaba en manos de Elliott Abrams tanto en el mandato de Clinton como en el de Bush hijo, y es el que ha llevado en Washington los expedientes del asunto de esta supuesta secta.

La cuestión espinosa es que, según Meyssan, Abrams fue uno de los principales actores en el giro que se le dio a la secta del reverendo Moon. Para convertirla en un arma (para asuntos poco claros) en manos de la CIA en Latinoamérica.

En palabras del investigador francés: “Oficialmente, el Falun Gong no es una organización sino simplemente un movimiento espontáneo. Gracias a la ayuda de Elliot Abrams y la CIA, en sólo una década el Falun Gong se ha dotado de una colosal infraestructura, exactamente al estilo de la secta Moon.” No sería la primera vez que sociedades secretas, sectas y servicios secretos se utilizan unos a otros.

Otras conexiones CIA y Falun Gong

En la “asociación de amigos de Falun Gong” en EE.UU se encuentra Mark Palmer como asesor. Palmer es vicepresidente de “Freedom House” fundación por la lucha de las libertades de la que siempre se ha sospechado que es una tapadera de la CIA. Respaldada por National Endowment for Democracy (NED) que es un frente de los servicios de inteligencia de EEUU, según documenta el ex-agente de “La Compañía” Philip Agee, entre otros.

El multimillonario George Soros desde su fundación apoya a “Freedom House” y ha expresado su preocupación en más de una ocasión sobre el creciente poder económico y político de China.

Conclusión

A China se la ha acusado innumerables veces de hackear webs que consideran subversivas, lo que ha negado. Pero hace unas semanas se descubrió que estaban saboteando las Webs de Falun Gong en diferentes partes del mundo. Nuevamente parecen métodos excesivos para combatir una secta. Por otro lado, según los grandes economistas, en unos 10 años China será la 1º economía mundial sustituyendo a EEUU.

Nos encontramos ante ese tipo de situaciones difíciles de dilucidar, si la cúpula de Falun Gong es una sociedad secreta encaminada a desestabilizar al gobierno chino o una secta peligrosa o sólo un grupo de buscadores de la paz interior. Ni la CIA ni el gobierno chino se caracterizan por su transparencia y ética. En EEUU se queda a la espera de la descatalogación de los archivos secretos. En China, a saber.