Este pasado 8 de septiembre falleció Manolo Madruga, guitarrista solista de la legendaria banda catalana de pop-rock de los años sesenta Los Sírex. Unos días antes había fallecido su batería, Lluís Gomis.

Madruga falleció en un hospital de Alemania, país en el que vivía y donde se recuperación de una operación quirúrgica. Gomis falleció el pasado 3 de septiembre en La Pobla de Montornès después de padecer diversos problemas respiratorios y cardíacos. Madruga nació en 1942 y tenía como principal referencia musical al guitarrista de The Shadows, Hank Marvin.

Madruga decidió formar parte de Los Sírex, uno de los grupos de referencia del pop español en los años sesenta gracias también a la carismática voz y presencia de Antoni Miquel Cerveró ‘Leslie’, sin olvidar a Guillermo Rodríguez, bajista, compositor y arreglista de la mayor parte de canciones del grupo.

El Pinar

El nombre de Sírex lo propone Guillermo ya que trabajaba en una fábrica de gafas de su padre y cogió el nombre del hilo que servía para ajustar los cristales a la montura. Su primera actuación fue en la Peña Barcelonista de la calle Casp de Barcelona, aunque el gran salto del grupo fue en 1961 cuando se presentaron en El Pinar, un lugar habitual de las formaciones barcelonesas de aquellos años situado en el Poble Sec.

Se trataba de un espacio de terrerno muy grande en el que una autoescuela hacía prácticas de conducción y que durante los domingos actuaban un gran número de bandas. Los Sírex aparecían vestidos de cuero, dando una imagen muy rockera que impactó a buena parte de la parroquia de jóvenes que concurrían en aquellas actuaciones. Después irían cambiando a un estilo más ‘mod’ y de influencia más británica.

Manolo Madruga participó en grandes temas de Los Sírex desde finales de los 50 y a lo largo de los 60 como ‘Qué bueno, qué bueno’, ‘El tren de la costa’, ‘Muchacha bonita’, ‘Todas las mañanas’, ‘La escoba’, ‘Soy tremendo’, ‘Que se mueran los feos’, ‘Sin tus cartas’, ‘El tranvía’, ‘San Carlos Club’, ‘Yo Grito’, entre muchos otros. A Madruga no le gustó la deriva del grupo hacia un estilo más soul ya que el guitarrista prefería el rock and roll y el blues originario. En julio de 1965, Los Sírex telonearon a los legendarios The Beatles en su única actuación en Barcelona.

Una curiosa anécdota de Madruga se produjo en la grabación de una actuación en TVE. Después de diversas horas esperando, Madruga soltó una frase demoledora: ‘me cago en Franco; estoy hasta los cojones de él’. Los responsables de TVE pidieron que se retirara las palabras, cosa que no hizo. Esto provocó que TVE, RNE, Radio Juventud y Radio Miramar los censuraran durante un año.

Cuando la banda se separó a principios de los setenta, Madruga se fue a Alemania, país de origen de su esposa. En 1978 volvió con los Sírex, aunque finalmente Madruga abandonó el grupo porque tenía que compaginar su trabajo en Alemania.

Lluís Gomis

Lluís Gomis de Pruneda nació en el barrio barcelonés de Gracia en 1944 e ingresó en Los Sírex en 1961 después de su paso en el grupo Los Wildwest. Un batería muy influido por la forma de tocar este instrumento que tenía Tony Meehan de The Shadows.

Gomis, que era uno de los componentes preferidos para las fans por su atractivo físico junto a Leslie, dejó la banda en 1970, un año antes que el grupo decidiera echar el telón. Pero Gomis volvió a Los Sírex en la nueva etapa de la formación a partir de 1977 con los conciertos en el Palau d’Esports de Barcelona titulados ‘Hasta luego cocodrilo’, idea del productor Gay Mercader. Junto a Los Sírex también actuaron Los Mustang, Los Gatos Negros, Los Salvajes y Los Cheyenes en los que reunieron más de 18.000 espectadores.

Gomis todavía compartía la batería de Los Sirex con Ernest Rodríguez, procedente de Los Gatos Negros. Descansen en paz Manolo Madruga y Lluís Gomis.