¿Qué sucede cuando Alí Babá, guiado por un diablillo de botella, tiene que decidir si despierta con un beso de amor a la Bella Durmiente o a la Reina de las Nieves? La delirante respuesta a ese interrogante es lo que Bill Willingham y Phil Jiménez ofrecen en el primer arco argumental de Fabulosas, que se publica ahora en España. La historia es un producto englobado dentro de la serie de Fábulas con motivo de su décimo aniversario y está escrita por su creador, con lo que es fácil deducir que mantiene las constantes de la serie madre, un guión cargado de ironía y socarronería, que se une a un dibujo deslumbrante.

De las páginas de ‘Fabulas’, ‘Fabulosas’

ECC Ediciones publica Completamente despierta, el primer número de la serie Fabulosas, al precio de 12,95 euros. El volumen comprende los seis primeros números de Fairest, publicados originalmente por DC Comics, dentro de su línea Vértigo, entre mayo y octubre de 2012. El título se desgaja de Fábulas, la ya longeva serie creada por Bill Willingham y hoy en día uno de los estandartes más reconocible del sello para adultos de la editorial. El libro de ECC cuenta con la reproducción de las portadas originales de Adam Hughes, la del propio Jiménez como alternativa para el primer número, y un artículo de Fran San Rafael sobre los personajes de leyenda que protagonizan esta historia.

Fabulosas es una serie que sirve para celebrar el décimo aniversario de Fábulas, una en la que el protagonismo recaerá sobre los personajes femeninos procedentes de los cuentos y las leyendas que sustentan este universo construido por Willingham. Pero, a diferencia de lo que pueda hacer pensar la portada, esa presencia femenina no será un hilo conductor simplista en esta la serie. No será una mera reunión de personajes femeninos, sino una serie formada por arcos argumentales en los que las damas tengan mucho que decir, junto con otros personajes masculinos. De hecho, en Completamente despierta sus dos protagonistas femeninas, deslumbrantes, no aparecen hasta la decimotercera página.

El guión de Bill Willingham

Que el guionista sea Willingham, creador de Fábulas, es una garantía de éxito. Y es que el escritor sigue en plena forma a la hora de abordar este mundo tras una década desde su nacimiento. La mezcla entre comedia y aventura es brillante y supone una continuación clara y directa de los mejores números de la serie. La diferencia está en que aquí hay no se toca el mundo real, pero se mantiene el mismo estilo divertido, mordaz y bastante cínico que impregna la creación original. ¿Quién podría imaginar que sería Alí Babá el encargado de despertar a la Bella Durmiente... y que se encontraría dos mujeres en un profundo letargo?

El socarrón diablillo de la botella es el narrador y el eje conductor de una historia que juega, como es habitual, con las dobleces de los cuentos, pero que también se acerca a cuestiones que dan tanto juego como la guerra de sexos o las relaciones de pareja. De hecho, esa parte es la que más juego le da a Willingham antes de abrazar abiertamente el cuento de La Bella Durmiente y recrear el momento en el que recibe la maldición por la que se pinchará en un dedo y sumirá a todo su reino en un largo sueño del que sólo despertará con un beso de amor verdadero. El guión es desenfadadamente divertido en todo momento.

Las portadas de Adam Hugues y el dibujo de Phil Jiménez

Lo primero que el lector verá al coger el volumen es la espléndida portada doble de Adam Hughes. Hay algo deslumbrante en el trazo de este ilustrador, y más cuando dibuja rostros y cuerpos femeninos. Esa primera cubierta es una declaración de intenciones de la serie y las cinco siguientes ya entran en el contenido de la historia. Imposible no disfrutar con el divertido juego entre el diablillo y Zarza Rosa de la del número 2, con la abierta sensualidad de la Reina de las Nieves en las de los número 3 y 5, o de la propia Bella Durmiente en la del número 6. El riesgo que se corre con que Hughes sea la presentación de Fabulosas está en que el arte de las páginas interiores defraude.

Pero Phil Jiménez, que es el autor del dibujo y debuta en este universo, hace un trabajo tan deslumbrante que la duda se desvanece ya desde las primeras páginas de la historia. La gran imaginación que desprende la composición de las viñetas, el preciosismo de los escenarios, la fluida narrativa de sus ilustraciones y la inmensa belleza de sus rostros (aunque con otro estilo, con tanta personalidad como la de Hughes) son los principales valores de un trabajo excepcional, que divierte e impresiona a partes iguales. El hecho de que la historia transcurra íntegramente en un escenario de cuento permite a Jiménez lucirse al dibujar mundos y criaturas fantásticas, pero no oculta la impactante humanidad de los gestos de todos los personajes.

‘Fabulosas’ arranca con fuerza

Fabulosas, con su procedencia y la firma de sus primeros autores, tenía ya mucho camino recorrido. Pero, aún así, este primer arco argumental es una lectura más que recomendable, divertida y vitalista, cargada de aventura, de humor de todo tipo, y ejecutada con mucho acierto por Willingham al guión y por Jiménez a los lápices. Diez años después de nacer, Fábulas sigue ofreciendo propuestas frescas y endiabladamente entretenidas, y eso, aunque buena parte del público potencial ya esté ganado para la causa, tiene mucho mérito.