Durante siglos los indígenas habitantes de la Abya Yala (América) resistieron contra las invasiones europeas para poder salvar sus vidas. Posteriormente, la resistencia se transformó en la salvación de sus tradiciones y costumbres.

Hoy los indígenas venezolanos cuentan con el apoyo del Gobierno Revolucionario que colocó a nivel constitucional el reconocimiento de su cultura, organización social, idiomas y religión. Asimismo, se busca fortalecer el conocimiento de la cultura de las diferentes familias indígenas para fortalecer la identidad venezolana.

Muchas son las manifestaciones indígenas que se han conservado como herencia ancestral, desde la elaboración de sus viviendas, hasta la elaboración de cestas, muñecas y artesanía variada.

En la cultura Yekuana, la curiara es más que un medio de transporte, ya que habitan mayormente en riberas de los ríos del estado Amazonas y estado Bolívar en Venezuela. De hecho, yekuana significa "gente de curiara" y a través de la curiara los indígenas consiguen su alimento, visitan comunidades cercanas y emprenden largas travesías para poder comercializar con otros aborígenes de la región.

Se respeta la autoridad de los ancianos

Los indígenas Yekuana, al igual de la mayoría de otras familias indígenas, reconocen en el anciano y en la anciana el conocimiento y la sabiduría acumulada. Es por ello que cuando unos jóvenes yekuanas deciden fabricar una curiara se encarga al suegro de la elección del árbol apropiado. Posteriormente, son los jóvenes yernos los encargados de tumbar el árbol con sus machetes y hachas.

Tumbar el árbol escogido

Previo a la tala del árbol, se limpia alrededor del mismo el área donde podría caer. Si el árbol tiene unos 10 metros o menos, se colocan en el suelo palos pequeños que detengan su caída. Si el árbol excede esta medida no se colocan los palos porque se reventarían con la caída.

Posteriormente, se llama nuevamente al suegro para que decida cuál parte del árbol es la más adecuada para comenzar a cobarlo o abrirle un canal. Esta tarea se hace con hacha. Dada la experiencia del suegro en la elaboración de curiaras, éste se encarga de darle forma a la parte exterior de la canoa, mientras que los yernos se encargan de vaciar el tronco.

Quemadura de la curiara

Una vez que la canoa o curiara tiene la forma definitiva, los yernos se encargan de colocarla sobre palos secos previamente acumulados, para que la curiara se queme sin tocar el suelo. Luego se coloca leña en el interior de la embarcación y se prende fuego desde el interior de la curiara. La quema de la embarcación se realiza para que vaya abriendo paulatinamente hasta tener la abertura adecuada con ayuda de la colocación de palos.

Con la raíz del árbol caído se realiza el tapón de la curiara y por último se ponen las tablas de madera que servirán de asiento.

Fiesta comunitaria

Para trasladar la curiara hasta el río, se limpia el camino y se colocan palos redondos que faciliten el deslizamiento. El recorrido se transforma en una fiesta donde los yernos celebran la elaboración de una nueva embarcación para la comunidad. Finalmente la lanzan al agua.

Si quieres conocer otros de los productos realizados por los indígenas yekuana, tales como sus viviendas, collares y cestas, puedes hacer click aquí. Además, tendrás la oportunidad de ver el hábitat donde viven.