Un muerto y cuatro heridos es el resultado de una explosión en uno de los hornos de un almacén de residuos radioactivos de la planta de reprocesamiento y almacenaje nuclear de Marcoule, cercana a las ciudades de Nimes y Avignon, a 230 kilómetros de la frontera española.

El accidente que ocurrió alrededor de las 11:45 de la mañana de este lunes, dejó una persona fallecida, totalmente carbonizada y varios heridos, uno de ellos en estado grave.

Actualmente la planta no tiene reactores en activo

Existe alguna confusión en torno al accidente ya que los gendarmes franceses han establecido un perímetro de seguridad alrededor de la planta, pero por el momento no se ha evacuado la zona ni se han establecido medidas extras de seguridad en las calles de las localidades cercanas.

Aunque en un principio el gobierno francés alertó del riesgo de fuga radioactiva, la Agencia de Seguridad Nuclear francesa (ASN) ha descartado este hecho y ha aclarado que en Marcoule no hay reactores en activo, por lo que no se puede considerar un peligro similar al de Fukishima o Chernóbil.

La planta afectada es la más antigua de Francia. Se encuentra al norte de Nimes y fue creada en 1956 para realizar el tratamiento de residuos radioactivos. Tiene reactores experimentales además de una considerable cantidad de basura nuclear.

Sobre Marcoule

Se encuentra en los municipios franceses de Chusclan y Codolet, cerca de Bagnols-sur-Cèze, en el departamento de Gard.

La enorme infraestructura es explotada por la Organización de Energía Atómica (Commissariat à l'Énergie Atomique) CEA y por la empresa NC Areva. En la planta se han realizado experimentos con plutonio para actividades industriales y militares.

Es un centro importante para las actividades de saneamiento, desmantelamiento y cierre de otras instalaciones nucleares.

En la actualidad varias actividades nucleares se han centrado en Marcoule, entre ellas la producción de MOX, antigua fábrica de procesamiento de combustible descartado, un almacenaje de residuos radiactivos, un centro de estudios en materia de residuos e instalaciones diversas de armas nucleares manejados por Areva NC.

Varios accidentes de naturaleza nuclear

Este accidente se suma a otros incidentes de naturaleza nuclear en Francia en las últimas semanas.

Las autoridades galas han constatado vertidos radioactivos de una fábrica explotada por una filial del grupo francés "Areva" en Roman-sur-Isère, el mismo departamento del sureste del país donde no hace más de 15 días hubo otro vertido de uranio.

En este caso la ASN (Autoridad de Seguridad Nuclear) descartó el impacto sobre el medio ambiente por haberse detectado tan sólo unos pocos cientos de gramos de mercurio.