El Centro Harvard-Smithsoniano para la Astrofísica (CFA) de Massachusetts, EE.UU., anunció recientemente un estudio por el que se ha calculado que el 6 % de las estrellas enanas rojas tienen planetas habitables del tamaño de la Tierra. Esto se hizo de acuerdo con los datos que pone a disposición la NASA, a partir de los descubrimientos del telescopio espacial de la Misión Kepler.

Los científicos destacan que las enanas rojas son las estrellas más comunes de nuestra galaxia, por lo que un cálculo ubicaría al planeta similar a la Tierra más cercano a tan sólo 13 años luz de distancia.

En este sentido la astrófísica Courtney Dressing del CFA, afirmó: "Pensábamos que teníamos que buscar a grandes distancias para encontrar un planeta parecido a la Tierra. Ahora, nos damos cuenta de que otra Tierra está, probablemente, en nuestro propio patio trasero esperando ser descubierta."

Las enanas rojas

Las enanas rojas son más pequeñas, más frías y más tenues que nuestro Sol. Una enana roja promedio es de sólo un tercio del tamaño del Sol y no son visibles a simple vista desde la Tierra.

A pesar de su oscuridad, estas estrellas son buenos lugares para buscar planetas similares a la Tierra. Las enanas rojas representan tres de cada cuatro estrellas en nuestra galaxia sobre un total de al menos 100.000 millones. La señal de un planeta en tránsito delante de su estrella es mucho más detectable por Kepler debido al tamaño de la estrella, por lo que un planeta del tamaño de la Tierra bloquea la luz del disco de su estrella más que el de estrellas mayores como el Sol. El planeta tiene que orbitar una estrella más fría y lo tiene que hacer más cerca para estar en la zona habitable; esta cercanía es determinante para que observemos varios tránsitos desde nuestro punto de vista.

Tamaño y temperatura de las enanas rojas identificadas por la Misión Kepler

El catálogo de Kepler de 158.000 estrellas fue analizado con el objetivo de identificar todas las enanas rojas posibles. Dressing afirmó que uno de los datos que sorprendió fue que casi todas esas estrellas eran más pequeñas y frías de lo que se pensaba.

Dado que el tamaño de un planeta en tránsito se determina con relación al tamaño de la estrella y de acuerdo con la franja del disco de la estrella que el planeta tapa, la reducción de la estrella hace más visible el tránsito del planeta; en cuanto a la temperatura, la enana roja es más fría, por lo que tendrá una zona habitable estrecha.

Dressing identificó 95 candidatos planetarios orbitando estrellas enanas rojas. Esto implica que al menos el 60 por ciento de esas estrellas tenían planetas más pequeños que Neptuno. Sin embargo, la mayoría no tenían el tamaño adecuado o la temperatura apta para ser considerados realmente como la Tierra. De este listado se detectaron tres candidatos planetarios, a la vez cálidos y aproximadamente del tamaño de la Tierra. Estadísticamente, esto significa que el 6 por ciento de todas las estrellas enanas rojas debe tener un planeta similar a la Tierra.

Otro astrónomo del CFA, David Charbonneau, dijo: "Ahora sabemos la tasa de ocurrencia de planetas habitables alrededor de las estrellas más comunes en nuestra galaxia" y agregó: "Esto implica que será mucho más fácil la búsqueda de vida más allá del sistema solar de lo que se pensaba."

Cómo sería un exoplaneta habitable de una enana roja

Este mundo sería diferente al nuestro, ya que orbitando tan cerca de su estrella, el planeta probablemente estaría sujeto al anclaje de marea y una de sus caras miraría siempre a la estrella. Sin embargo, esto no impediría la vida, ya que una atmósfera razonablemente densa o un océano profundo podrían transportar el calor alrededor de todo el planeta. Y en el caso de las estrellas enanas rojas jóvenes que emiten fuertes ondas de luz ultravioleta, la atmósfera planetaria podría proteger la vida en la superficie del planeta. De hecho, tales condiciones podrían ayudar a evolucionar la vida. "No se necesita un clon de la Tierra para tener vida", dijo Dressing.

Puesto que las estrellas enanas rojas viven mucho más que estrellas como el Sol, este descubrimiento plantea la interesante posibilidad de que la vida en este planeta fuera mucho más antigua y evolucionada que la vida en la Tierra. "Podríamos encontrar un planeta de 10 mil millones de años", dijo Charbonneau.

Tres exoplanetas identificados

Los tres planetas candidatos identificados en la zona habitable de este estudio son: Objeto de Interés de Kepler (KOI por sus siglas en inglés) 1422.02, que es del 90 % del tamaño de la Tierra con una órbita de 20 días; KOI 2626.01, de 1,4 veces el tamaño de la Tierra con una órbita de 38 días, y KOI 854.01, de 1,7 veces el tamaño de la Tierra, con una órbita de 56 días. Los tres planetas se encuentran a una distancia de alrededor de 300 a 600 años luz y orbitan alrededor de estrellas con temperaturas de entre 3100 ° y 3300 ° C (nuestro Sol tiene una temperatura de unos 5500 ° C).

Fuente: Astronomy Magazine