El Reino Unido, en septiembre de 2011 no parece ser ni el lugar ni el momento en que esperaríamos encontrar esclavos, sin embargo, cuatro personas de la misma familia están siendo juzgadas a día de hoy por un delito internacionalmente penado que tiene sabor a otros tiempos u otras culturas lejanas. Aunque si nos paramos a pensar, los trabajos forzados o la explotación sexual están a la orden del día en las noticias internacionales.

Esclavos en Europa

Cuatro personas de la familia de travellers Connors, de entre 19 y 33 años, así como una mujer en avanzado estado de gestación fueron arrestadas el pasado domingo en Leighton Buzzard. Mientras que la mujer ha sido puesta en libertad bajo fianza para ser interrogada tras dar a luz, el resto están siendo juzgados actualmente en la Corte de Magistratura de Luton, en Bedfordshire, una pequeña localidad al norte de Londres, relativamente cerca de Cambridge.

Se les acusa de conspiración para mantener en estado de esclavitud al menos a una persona, obligándola a realizar trabajos forzados. Según la policía, el caso sigue abierto y podrían encontrarse más víctimas relacionadas con los terrenos denominados Greenacres pertenecientes a esta familia de travellers, similares a lo que en España conocemos por mercheros.

Por el momento se cuenta con el testimonio de cuatro personas que afirman haber sidos forzadas contra su voluntad a vivir y trabajar como esclavas. Algunas fuentes, no obstante, sugieren que los acusados mantenían en dichas condiciones de trabajo sin salario a alrededor de 24 personas. Todas ellas fueron trasladadas al hospital más cercano, tras ser halladas viviendo en condiciones infrahumanas y desnutridas. Allí, la Cruz Roja británica les está facilitando apoyo material y psicológico. De ellos, la mayoría son ingleses o procedentes de Europa del Este, de entre 17 y 57 años, siendo la nacionalidad de dos de ellos aún desconocida. El más joven es un chico inglés que ya se ha reunido con su familia.

El arresto se llevó a cabo aún de madrugada el pasado domingo. Más de 200 oficiales de policía participaron en la redada que tuvo como consecuencia el arresto de la familia, y el traslado de 24 personas al centro de salud más próximo. Nueve de ellas decidieron, sin embargo, no presentar cargos o colaborar con la investigación policial, según refirió el portavoz de la policía de Bedforshire.

Según fuentes consultadas, la familia ha alegado que no se trata de esclavitud, sino de trabajo pagado mediante dinero en mano.

Trabajos forzados, explotación sexual y tráfico de humanos en la actualidad

A pesar de que la esclavitud está prohibida en todos los países, aún existen entre 12 y 27 millones de personas en condiciones de trabajos forzados en todo el mundo que podrían considerarse esclavas. En la mayoría de los casos se trata de personas que han de pagar una deuda adquirida mediante trabajo, a menudo de forma indefinida e incluso hereditaria, siendo común este concepto en el sur de Asia. Otra forma de esclavitud, en preocupante auge, es el tráfico de niños y mujeres con fines de explotación sexual.

El sistema de castas indio, por otra parte, induce una forma de ordenamiento social discriminatorio cercano a la esclavitud, en el que existen personas “dignas” y otras que son “intocables” pues pueden llegar a contaminar. Aunque legalmente está abolido, este sistema se sigue practicando en el ámbito rural.

En otros países africanos como Mauritania, la abolición legal de la esclavitud no llegó hasta los años ochenta del siglo pasado, aunque la práctica real de la misma aún no ha podido ser del todo extinguida. No obstante, ha sido recientemente (2007) penalizada.

La esclavitud en la historia

Se entiende por esclavitud la institución jurídica por la cual una persona se halla bajo el dominio de otra sin capacidad de disponer libremente de su propia persona o bienes y, por extensión, cualquier situación en la que una persona esté sujeta a los designios de otra sin derecho a réplica o protesta. Hoy en día se trata de un crimen de lesa humanidad, prohibido y recogido en numerosos tratados internacionales.

La esclavitud existe desde muy antiguo, derivándose del aprovechamiento de cautivos de guerra como mano de obra sin derechos. Ya en la Grecia clásica su existencia fue defendida por el mismo Aristóteles como fenómeno natural. Sin embargo, los ejemplos más claros del tráfico de esclavos se dieron durante el Imperio Romano y el descubrimiento de América.

Aunque la esclavitud desaparece en Europa en la Edad Media, siendo sustituida por el concepto de servidumbre, por el cual, los siervos, aún atados a las tierras de sus señores feudales, tenían ciertos derechos, reaparece en forma de comercio de personas a gran escala en el siglo XVII como consecuencia de la colonización y explotación de los territorios de ultramar. No existe consenso oficial, pero se estima en 60 millones los africanos secuestrados para dichas tareas.

El comercio negrero trajo consigo un fuerte debate religioso y filosófico, así como toda una ideología racista pues, no sólo se les consideraba seres inferiores cercanos a animales, sino que, para poder cosificarlos y contar así con la bendición de la Iglesia Católica, se trató de negarles la posesión de alma humana.

La Revolución Francesa en el siglo XVIII o los tratados bilaterales entre Inglaterra y España y la Guerra de Secesión estadounidense en el XIX marcan el inicio de la ilegalización internacional de la esclavitud. La Sociedad de Naciones, precursora de la Organización de las Naciones Unidas promovió en 1926 una Convención sobre la Esclavitud que abolió definitivamente la esclavitud, creando mecanismos internacionales para la persecución de aquellos que la practiquen.