Tras los incesantes rumores de los últimos días, el sábado 9 de junio se despejaron todas las dudas: España necesita de Europa para salvar su sistema financiero. El Fondo Monetario Internacional, en un ejercicio de responsabilidad y para evitar estragos en los mercados, dictó sentencia en la madrugada del sábado al confirmar la necesidad de que España debe intervenir para rescatar parte del sector financiero del país.

FMI: “La Banca española necesita como mínimo 40.000 millones de euros”

El Fondo Monetario Internacional adelantó dos días la publicación del informe que el Gobierno de Mariano Rajoy necesitaba para contemplar la necesidad de un rescate. El FMI ha sido claro, España necesita del orden de 40,000 millones de euros, como mínimo, para rescatar a sus maltrechos bancos y remarca que esta cifra se podría ver incrementada dado que, “existen importantes vulnerabilidades en el sistema".

Una de las partes interesantes del documento del FMI es la clasificación que hace del sistema bancario español. El Fondo ha establecido cuatro tipos diferentes: el primero los bancos internacionalmente diversificados; en segundo lugar las antiguas cajas de ahorros ahora convertidas en bancos comerciales y que han mostrado resistencia a la crisis; en tercer lugar las antiguas cajas que han solicitado acceso al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria; y por último los bancos comerciales que ahora son administrados por el sector público. Estos dos últimos tipos concentran el conjunto de las necesidades de capital divulgadas el sábado por el FMI.

La troika nos tendrá vigilados

Aunque es un rescate al sistema financiero en exclusiva, España tendrá que ser vigilada para que se cumplan los objetivos. Brusela y Alemania han sido muy claras habrá una troika que se encargará de controlar todo el proceso. Este grupo estará formado por la Comisión de la Unión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE).

“La Troika se encargará de controlar con precisión que el programa se cumple", dijo el ministro alemán federal de Finanzas, Wolfgang Schäuble en declaraciones a la emisora pública Deutschlandfunk dos días después de la aprobación de una ayuda de hasta 100.000 millones de euros para el rescate de la banca en España. Schäuble comentó que el sector financiero español se tambalea por los problemas surgidos debido a la burbuja inmobiliaria.

No habrá más recortes “salvo sorpresas”

Durante la mañana de este lunes 11 de junio, el vicesecretario general de Organización del Partido Popular, Carlos Floriano, afirmó que el rescate no implicará más ajustes para los ciudadanos, salvo que aparezcan "más sorpresas" en las cuentas públicas.

Estas declaraciones las ha hecho en una entrevista a Radio Nacional en la que Floriano confió en que "no sea necesario tomar ninguna medida adicional" pero señala que el proyecto reformista de Mariano Rajoy "no se puede parar".

Muchos expertos lo han denominado “rescate blando” porque aunque europa pondrá exigencias a España, estas no serán tan severas como las que han sufrido Grecia, Portugal o Irlanda. Será así porque no se trata de una ayuda a todo el Estado español sino que se dirige solo a una parte de sus entidades financieras.

Otro de los grandes temores de muchos ciudadanos se encuentra en sus ahorros. Los expertos señalan que estos pueden estar más tranquilos que incluso antes ya que los requerimientos irán dirigidos, en su mayoría, a las propias entidades que tomen el dinero público. Todo parece indicar que podrían concretarse en limitaciones en los sueldos de los directivos, en la prohibición de repartir dividendos, en el establecimiento plazos más cortos para sanear sus activos tóxicos y en severos planes de reestructuración.

Respuesta dura de Rubalcaba

El actual líder de la oposición se ha mostrado escéptico. “No han llegado los reyes magos ni nos ha tocado la lotería”, afirmaba el líder del PSOE advirtiendo de que esta decisión sino va acompañada de fuertes medidas de estímulo para la economía no tendrá efecto alguno.

En sus declaraciones encontró un huevo para los miles de ciudadanos que tienen problemas con sus hipotecas y los otros tantos ahorradores preocupados por las polémicas preferentes. Ha señalado que estos son los que primero deben salir beneficiados de este rescate.

Rubalcaba, ha reclamado la creación en el Parlamento de una comisión que investigue, vigile y proponga medidas. "Hemos de actuar para que al final, el dinero vuelva a las arcas públicas", afirmó.

Europa respira por la decisión española

La Unión Europea no quería presionar a España para que pidiese la ayuda pero esta era necesaria y deseada por todos. Así lo han hecho saber los principales líderes europeos halagando esta dura y difícil decisión. Tanto es así que la Comisión Europea está dispuesta a “negociar de inmediato las condiciones para el sector financiero”, dijo Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos.