España se convirtió en la primera finalista de la Eurocopa 2012 (para el calendario completo click aquí) al derrotar a Portugal por 4-2 en la tanda de penales luego de igualar sin goles en los 120 minutos reglamentarios. En el primer partido de semifinales, la selección que defiende el título no jugó un gran encuentro pero aún así mereció ganar, ya que contó con las mejores ocasiones, sobre todo en la prórroga. La Roja, cuyo técnico sorprendió a todos incluyendo a Negredo en el 11 titular, se mostró algo cansada y no logró desplegar su juego.

Con esta victoria, España accedió a su tercera final consecutiva, algo que había logrado por última vez la selección de Alemania Federal en la década del 70. Tras quedarse con la EURO 2008 y con el Mundial de Sudáfrica 2010, el equipo comandado por Vicente del Bosque está a un encuentro de la gloria. El rival en la final del domingo será Italia, que en la otra semifinal derrotó 2-1 a Alemania.

España sigue invicta en lo que va de la competencia y Casillas acumula 419 minutos sin recibir goles desde aquel de Di Natale en el debut. Además, La Roja prolongó su excelente racha en semifinales de Eurocopa: ganó las cuatro que jugó. Portugal, al igual que en Sudáfrica, se despide ante la mejor selección del mundo.

Los 90 minutos no entregaron demasiado

El encuentro comenzó con Portugal intentando tener la pelota en los primeros minutos, pero España se adueñó rápidamente de la tenencia, tal como hace en cada encuentro. La primera ocasión clara llegó a los 8 minutos, con una linda pared entre Iniesta y Negredo que terminó en remate frontal de Arbeloa apenas alto.

Más allá de esta oportunidad, el partido volvió a emparejarse y sobre los 25 minutos Portugal manejaba el balón tanto tiempo como su rival, aunque no lograba generar chances claras de gol, apenas algún centro rechazado o descolgado por Casillas.

Del Bosque pedía que sus hombres jugaran, Bento se mostraba conforme, una clara señal de lo que era el partido. Los lusos se agrandaron, Ronaldo se animó a tirar un taco y a España se la notaba algo desconcertada. La más clara para Portugal llegó a la media hora de juego, con un disparo algo forzado de Ronaldo desde la puerta del área que se fue pegado al palo. El más activo en La Roja era Iniesta, responsable de otro remate alto.

Sergio Ramos se ganó la primera tarjeta amarilla al derribar a un Ronaldo que si bien no entraba demasiado en juego parecía estar todo el tiempo al acecho, esperando cualquier error del rival. Así se fue la primera mitad, muy pareja y con pocas situaciones de gol, la más clara aquella de Arbeloa en el arranque. España fue ligeramente superior pero nunca pudo imponer su juego, lo que se refleja en ese 56% de posesión del balón, muy por debajo de la media del equipo de del Bosque.

El entrenador español aguantó a Negredo ocho minutos más en cancha, tras lo cual lo cambió por Fàbregas, volviendo al esquema que había usado anteriormente, sin un delantero definido. Aún así Portugal comenzó mejor la segunda parte, sin demasiada profundidad en sus ataques pero contando con los primeros intentos, traducidos en dos remates de Almeida sin demasiado peligro para Casillas.

El primer remate peligroso para España fue de Xavi, pero salió muy al medio y Rui Patrício contuvo sin inconvenientes. Del Bosque sacó a Silva y metió a Navas, con la clara intención de definir el encuentro en los 90 minutos. Sin embargo, La Roja seguía sin encontrar su fútbol y le costaba muchísimo generar peligro sobre el arco rival. De hecho, hasta el final de los 90 minutos no generó una sola ocasión clara de gol.

Ronaldo tuvo dos de esos tiros libres que tanto le gustan, pero sus disparos fueron demasiado altos en ambos casos. La selección lusa tuvo su gran oportunidad en el minuto 90, con una contra muy bien comandada pero que terminó con un remate nuevamente por arriba del travesaño de Ronaldo, si bien la habilitación de Meireles tampoco fue del todo precisa.

España mereció el gol en la prórroga

La primera parte del suplementario fue dominada claramente por España, que contó con una chance clarísima en los pies de Iniesta, pero Rui Patrício se lució con una gran atajada y salvó a su equipo. Sergio Ramos también estuvo cerca, con un tiro libre que se fue muy cerquita del ángulo. Portugal abandonó todo intento de búsqueda y apostó únicamente por la contra.

El arquero luso volvió a ser protagonista en una jugada en la que Navas estuvo cerca de empujar al gol. España era superior y merecía la ventaja, mientras que Portugal ya parecía conformarse con los penales. Pedro (que entró por Xavi) se escapó solo a los 114 minutos, pero no supo resolver y terminó enredado en la defensa.

España buscó hasta el final y en los últimos minutos fue mucho más que Portugal, pero el gol no llegó y la definición de fue a los penales.

Los penales hicieron justicia

El primero en patear fue Xabi Alonso, que lo hizo muy bien, pero aún mejor estuvo Rui Patrício, que logró rechazar. A continuación, Casillas adivinó y contuvo el disparo de Moutinho sobre su derecha.

Iniesta, Pepe, Piqué, Nani y Ramos convirtieron para que España se colocara 3-2 arriba, tras lo cual fue el turno de Bruno Alves, uno de los mejores de la noche. El remate del portugués fue muy fuerte y se estrelló en el travesaño, dándole la oportunidad a Fàbregas de liquidar la cuestión. El del Barcelona no falló, convirtió y España pudo festejar la clasificación a una nueva final.