La selección de Italia se convirtió en la segunda finalista de la Eurocopa de Polonia y Ucrania al derrotar por 2-1 a Alemania. La azzuri en general y Balotelli en particular jugaron un partido excelente y superaron al equipo teutón de manera muy merecida. Sobre el final, Italia pudo golear, pero erró muchos ocasiones y el descuento de Özil en el minuto 92 le puso una cuota de dramatismo al encuentro.

De esta manera, la selección de Cesare Prandelli accedió a la final del domingo invicta y definirá el título de Europa ante España, que ayer había eliminado a Portugal por penales.

Italia golpeó en el primer tiempo

La primera ocasión clara fue para Alemania a los cinco minutos, a través de un córner que Khedira conectó con dificultad y Pirlo terminó rechazando en la línea. En los primeros instantes el encuentro era parejo, aunque Alemania se mostraba más incisiva y decidida a encontrar la ventaja con rapidez.

A los 12 minutos una gran jugada de Khedira y Boateng terminó en un centro rasante que Buffon no pudo controlar, tras lo cual Barzagli se llevó la pelota por delante y casi anota en su propio arco. Enseguida, el portero italiano debió esforzarse para rechazar un fuerte remate de Kroos y Alemania ya era más.

Italia respondió con dos disparos cruzados de Montolivo y Cassano controlados abajo por Neuer. A diferencia del arranque de la primera semifinal, el partido era muy entretenido. La apertura del marcador llegó a los 20 minutos. Cassano se sacó de encima con un rodeo a dos marcadores y colocó un preciso centro para que Balotelli, ganándole a su marca, cabeceara al gol y decretara el 1-0.

Por primera vez en la EURO Alemania se encontraba en desventaja y salió a buscar el empate. Özil intentó desde lejos, pero su remate fue muy débil. También probó Kroos, pero en su caso la pelota se fue muy ancha. A los 33 Balzaretti despejó con lo justo cuando Podolski se aprestaba a empujar un centro de Boateng. Al minuto, Buffon volvió a lucirse para sacar al tiro de esquina un gran remate de Khedira.

Alemania rodeaba el área de Italia y cuando parecía que el empate estaba al caer un pelotazo de Montolivo terminó en gran asistencia para Balotelli, que escapó solo para enfrentar a Neuer. El delantero del Manchester City, de pésima Eurocopa hasta este partido, definió con un misil al ángulo imposible para el portero.

El Estadio Nacional de Varsovia estaba conmovido. Es que ni el más optimista hincha de la azzuri hubiera imaginado un 2-0 a los 40 minutos. Para colmo, con la ventaja en el marcador Italia se confió y empezó a mostrar su mejor fútbol, dominando la pelota en los últimos instantes del primer tiempo.

Alemania intentó pero no pudo en el complemento

Löw salió a jugar el segundo tiempo con Reus y Klose por Podolski y Gómez. Lahm tuvo una ocasión clarísima después de una linda triangulación, pero su definición fue muy mala. Khedira también estuvo muy cerca, pero no encontró el lugar para sacar el remate en el mismísimo área chica. Alemania dominaba el trámite y generaba situaciones, pero el descuento no llegaba y los minutos pasaban. Italia jugaba retrasada, pero aun así salía con frecuencia y mantenía preocupada a la última línea de la selección teutona. Balotelli estuvo cerca del tercero después de una buena jugada personal que terminó con un remate ancho.

Sobre los 70 minutos Alemania ya no generaba peligro y Löw mandó a la cancha a Müller por Boateng, jugándose el resto de sus fichas. Aun así, los germanos no encontraban los caminos y estaban cada vez más jugados en defensa. Marchisio pudo liquidar la cuestión, pero erró un gol increíble y le dio vida a una Alemania que ya se mostraba desesperada. Diamanti también tuvo su oportunidad y un resbalón en pleno área le impidió definir. Con espacios, la azzuri estaba más cerca del tercero que su rival del descuento.

A los 82 Di Natale enfrentó absolutamente solo a Neuer y falló en el mano a mano. La excelente efectividad de Italia a la hora de definir en el primer tiempo se derrumbó en la segunda mitad, y sólo por eso Alemania mantuvo la ilusión hasta el final.

Buffon salvó a su equipo una vez más sobre el final y ya en tiempo de descuento Balzaretti metió la mano dentro del área y cometió penal. Özil no falló y a falta de dos minutos Alemania se colocó 1-2. De todos modos no hubo tiempo para más e Italia, que pudo golear, terminó ganando de manera más que merecida.