La segunda jornada de la Eurocopa 2012, primera del grupo B, el llamado "grupo de la muerte" por la coincidencia en el mismo de favoritas como Holanda, Alemania o Portugal se saldó de manera inesperada en el primer partido de la tarde, pues Dinamarca consiguió imponerse a la vigente subcampeona del mundo por un corto resultado de 0-1.

Dinamarca da la sorpresa ante Holanda

El primer partido de la tarde tuvo como protagonistas a la selección holandesa, subcampeona actual de la Copa del Mundo 2010 y Dinamarca, a priori el rival más débil del grupo B.

El partido comenzó, como se preveía, con dominio de La Oranje, con un centro del campo formado por Van Bommel, Nigel de Jong y Wesley Sneijder. Dinamarca conseguía posesiones muy cortas, pero permanecía bien plantada en el campo, con un dibujo táctico impecable.

En la primera ocasión para la selección danesa, vestida de blanco en esta ocasión, una jugada individual de Michael Krohn-Delhi en el minuto 23 acabó con el balón en el fondo de las redes tras pasar entre las piernas del espigado guardamente Stekelemburg.

A partir de ese momento, y ajenos a lo que el marcador indicaba que Holanda necesitaba, el centro del campo citado anteriormente desapareció en combate y solamente algunas acciones esporádicas de Sneijder consiguieron conectar con los atacantes de la selección holandesa. Mientras tanto, fue Robben el que consiguió complicar la vida al guardameta Andersen siempre con acciones individuales fruto de su velocidad y regate.

La segunda parte, y la salida de Huntelaar y Van der Vaart no fueron suficiente revulsivo, y a excepción de un mano a mano del primero con Andersen, que despejó el guardameta danés, no fueron capaces de crear ocasiones reales de peligro.

Con el resultado y el tiempo a su favor, el técnico danés Olsen sacó al terreno de juego a sus hombres más técnicos y de mayor capacidad de toque como Mikelsen para que el partido muriera en sus botas y el equipo danés consiguiera sus 3 primeros puntos del torneo.

Alemania gana la partida a una Portugal fallona

La selección alemana, una de las grandes favoritas al triunfo final en el torneo se impuso ante una selección lusa en la que su mayor estrella, Cristiano Ronaldo, no brilló y fueron otros quienes crearon las ocasiones claras.

En este primer partido entre selecciones de primer nivel, el dominio estuvo repartido entre ambas selecciones, con Alemania realizando posesiones más largas, pero Portugal más incisivas y creando mayor agobio en los dominios del meta Neuer.

Tras algunas ocasiones de Mario Gómez y Müller, perfectamente solventadas por el guardameta Rui Patricio llegó la ocasión más clara de la primera parte, cuando un balón suelto tras el lanzamiento de un corner quedó a disposición de Pepe, mandando el central del Real Madrid el balón a la mismísima escuadra y botando en la línea de gol, sin que el balón llegara a rebasar la misma.

Mereció más fortuna Portugal, que creó mayores ocasiones con llegadas desde segunda línea y jugadas a balón parado. Sin embargo, fue el delantero Mario Gómez quien conectó un cabezazo al fondo de la portería tras un centro de Khedira que rebotó en un defensor luso.

Con el resultado en contra, la selección portuguesa se volcó contra la meta de Neuer creando hasta 3 ocasiones claras de gol protagonizadas por Varela, Nani y Bruno Alves tras el saque del corner que dio por finalizado el encuentro. Así pues, Alemania se llevó los 3 puntos en un partido en el que no brilló como en otras ocasiones ni tuvo el juego fluido con el que deslumbró en el pasado Mundial de Sudáfrica y de este modo empata al frente de la tabla de clasificación con su vecina Dinamarca.