No es un secreto que China tiene hoy el mercado automotor de mayor crecimiento a nivel mundial no solo en ventas de vehículos populares sino del mercado de gama Premium. Marcas como Bentley, Audi, Rolls-Royce, Aston Martin, Maserati, Lamborghini, entre otras, esquivan la crisis europea con el consumo chino; los asiáticos están ávidos de lujo, en resumen es un mercado enorme y en crecimiento. Con lo anterior, no es de extrañar que el Beijing motor show de este año fuera espectacular. Aparte de las marcas chinas que solo ellos conocen, los grandes nombres internacionales dieron a conocer sus modelos, una que otras ediciones especiales solo para el mercado chino, autos concepto llamativos y, como siempre, todo acompañado de lindas mujeres.

Entre todo ese mar de opciones de autos de lujo a elegir, había una marca desconocida buscando posicionarse en el ya de por si reñido mundo de los autos de gama alta, y que mejor que la grande y todavía fresca clientela china para empezar, se trata de Eterniti Motors y se presenta con su primer modelo llamado Artemis.

El Artemis

Con base en Londres, Inglaterra, Eterniti Motors es el producto de unos inversionistas (con cierto nivel de optimismo) unidos con la finalidad de ofrecer lo más de lo más exclusivo en el mundo automotor, y ponerse a nivel de los grandes nombres de la industria.

Básicamente es una versión retocada, y obviamente más cara, € 310,310, del Porsche Cayenne , tiene un motor con doble turbo de ocho cilindros en v de 4800 c.c. que arroja 600 bhp (441kW) y 750 Nm de par; transmisión semiautomática de 8 velocidades; tracción en las cuatro ruedas; velocidad máxima de 180 mph (289.5kph) y aceleración de 0-62mph (0-100kph) en 4.5 segundos. El habitáculo es totalmente personalizable, interiores hechos a mano ofreciendo alfombras de lana de cordero, cuero italiano, madera natural, alcántara y acolchado bajo los tapetes están entre sus opciones. Audio de primera clase, techo panorámico, volante multifunciones, sistema de navegación, la obligatoria conexión a Ipod, entre otras. La cabina trasera es 100 mm más larga que la Cayenne y para rodar, rines de 23 pulgadas de aleación, así que si deseas comprar uno ten cuidado cuando vayas por caminos no pavimentados.

A la expectativa

Al parecer Eterniti Motors se considera una empresa automotriz como tal y no una de modificaciones (tunning), pero no se diferencia mucho de una de estas ya que por lo menos su primer producto no se distancia de lo que hacen Hamann, Gemballa o Mansory con el Cayenne, tal vez los fundadores vieron una oportunidad de negocios en donde al parecer nadie las veía. Es muy pronto para saber si le quitará compradores a los futuros utilitarios deportivos de Lamborghini, Bentley y Maserati o no más que la respuesta a una pregunta que nadie hizo.