En estos tiempos globalizados enmarcados por la tecnología, la sociedad busca alternativas para sobrevivir en un mundo de crisis y competitividad, la evolución ha convertido a la enseñanza en línea en una opción que ha llevado la educación a personas que, en décadas atrás, hubiera sido casi imposible.

Los estudios online es un sistema que empezó a tener popularidad en el sector empresarial, con la necesidad de que sus empleados estuvieran siempre capacitados y actualizados, por lo que ayudándose de la tecnología se consiguió un modelo ideal que no influyera en las responsabilidades laborales de la fuerza productiva.

¿Cómo son los cursos en línea?

Dependiendo de los tiempos y de los cursos que se hayan elegido, los estudios en línea tienen un sistema muy similar entre sí. Se lleva a cabo por medio de un portal de Internet en donde se abrirá una cuenta en la que el estudiante recibe sus lecciones, de igual forma, todas las dudas tanto técnicas como académicas son resueltas por medio de emails y foros de discusión. En algunas ocasiones hay citas concretadas para realizar sesiones de chat, en donde tanto el docente como los demás alumnos podrán despejar dudas automáticamente respecto a las asignaciones.

Para este tipo de enseñanza se piden ciertos requisitos, algunos tienen requisitos académicos pero lo que es una regla general son las especificaciones técnicas, estos abarcan toda la serie de requisitos que debe de tener la computadora en la que se estudiará, así como algunos programas o software que son necesarios para el desarrollo del sistema, y por supuesto, conexión a Internet.

¿Quiénes pueden estudiar en línea?

Si se cumplen con los requisitos, todos. Este sistema de educación ha beneficiado a estudiantes de todos los niveles, en algunas universidades se han implementado los diplomados online como método de titulación; en una gran cantidad de empresas se les ha ofrecido a sus empleados la capacitación por este medio, mientras que algunas personas que dejaron sus estudios inconclusos pueden terminar su formación, incluso quienes terminaron toda su carrera profesional buscan estos cursos online como recurso para sus estudios de posgrado que se ajustan a sus horarios.

Ventajas y desventajas de la educación a distancia

Antes de enrolarse en un curso online se deben considerar los siguientes aspectos:

  • Tiempo: Muchos estudiantes online son trabajadores o padres de familia, los cuales con este sistema educativo pueden manejar su tiempo a conveniencia, pues las asignaciones se las entregan con una fecha límite, lo que dependerá de cada estudiante la distribución de sus horas de estudio, además las actividades se pueden realizar sin salir de casa.
  • Dinero: a pesar de que estos cursos tienen un costo, en ocasiones considerable, y se necesitan ciertos recursos tecnológicos, su costo en comparación a otros de nivel profesional es muy bajo. En ocasiones, el material es proporcionado en línea y no hay que comprar libros, no se gasta en transporte, gasolina, estacionamiento, y aún es más bajo en comparación a aquellos que viajan a otras ciudades a especializarse, no se necesita alojamiento o alimentación.
  • Automotivación: se debe asimilar que aunque hay muchas personas más estudiando el mismo curso, se estará estudiando solo y uno mismo deberá ser lo suficientemente responsable para manejar tiempos y recursos, entregar en las fechas señaladas y sobre todo, no fastidiarse con la monotonía que puede considerarse al no socializar ni asistir a un salón de clases.
  • Retroalimentación tardía: uno de los problemas principales de este tipo de enseñanza es lo pasivo que puede llegar a ser, mientras que en los sistemas escolarizados las dudas se resuelven casi de inmediato y la interacción con el docente es constante, en la educación online la retroalimentación es por medio de mails, en algunas ocasiones se hacen a través de sesiones de chat, pero no diariamente, lo que puede causar frustración o incluso en el incurrimiento de más errores por parte del alumno.

Estudios a distancia, alternativa sólo para algunos

Mientras en Estados Unidos y Europa los cursos online, sobre todo universidades, están teniendo un un crecimiento considerable, en América Latina aún luchan por incluir estos sistemas. Los países subdesarrollados aún tienen problemas para llevar la conexión de internet a la mayor parte de sus territorios, siendo sólo un porcentaje, en ocasiones bajo, el privilegiado que tiene acceso a Internet.

En el marco del Día de mundial del Internet, en 2009, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) señaló que hasta marzo del 2008 sólo el 13,5 por ciento de hogares mexicanos contaba con Internet en su hogar, teniendo estadísticas similares en relación a Argentina, Chile y Brasil quienes también cuentan con sólo la décima parte de sus hogares con esta tecnología.

No obstante, las opciones en los países en vías de desarrollo están incrementándose por medio de universidades e instituciones como la ONU quienes crearon la primera universidad online con matrícula gratuita, con lo que se pretende incentivar el acceso a Internet y la educación en línea en estos países además de contrarrestar el encarecimiento de las matrículas universitarias en el mundo.