El estreñimiento es una afección que, ocasionalmente, han padecido la mayoría de las personas. Por lo general no se trata de ningún problema serio y no acostumbra a durar más que unos pocos días. Aunque el metabolismo de cada persona funciona de distinta forma, podría decirse que el estreñimiento aparece cuando se producen menos de tres evacuaciones a la semana. En muchos casos de estreñimiento la evacuación suele ser dolorosa, requiere esfuerzo y las heces pueden ser duras y secas. Afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque con una prevalencia ligeramente superior en el caso de los hombres.

Se consideran dos tipos de estreñimiento; el estreñimiento atópico, debido a la falta de tonicidad muscular, y el estreñimiento espástico, donde se producen movimientos intestinales irregulares.

Causas del estreñimiento

Las causas del estreñimiento muchas veces tienen que ver con una alimentación inadecuada, por lo general debido a una dieta baja en fibra. No beber agua suficiente también es motivo de estreñimiento. Otras causas incluyen la falta de actividad física, el estrés o los viajes largos, así como el hecho de no ir al baño cuando se presenta la urgencia de hacerlo.

Ciertas enfermedades también pueden contribuir a que se presente el estreñimiento. Entre ellas está el cáncer de colon, el hipotiroidismo, enfermedades neurológicas, enfermedades intestinales, como en el caso del síndrome del intestino irritable, o trastornos relacionados con la salud mental. El uso de algunos medicamentos, así como el embarazo, son otros de los factores que pueden incidir en la aparición del estreñimiento.

Algunos investigadores sugieren que un buen número de personas que padecen estreñimiento deben buscar el motivo en una experiencia psicológica traumática, en una sobre estimulación o en alguna fijación de la etapa anal.

Síntomas del estreñimiento

Normalmente no se asocia el estreñimiento a un problema serio. Muchas personas que padecen estreñimiento consideran normal la periodicidad con que defecan, ya que en su caso esa ha sido la norma habitual, y si no se convierte en un problema realmente serio, no se le presta la atención debida. Por esta razón, tampoco se le asocia a ciertos síntomas que pueden tener su raíz, precisamente, en el estreñimiento. Los síntomas que con mayor frecuencia pueden presentarse son la sensación de sentirse lleno o pesado, padecer dolores de espalda o de cabeza o sentirse fatigado.

Tratamiento del estreñimiento y medicamentos

En muchos casos de estreñimiento puede ser suficiente modificar ciertos hábitos alimenticios, incluyendo el consumo adecuado de fibra, y beber la cantidad de líquido necesaria. Estos dos aspectos contribuirán a que las heces se muevan en los intestinos y se ablanden. La práctica regular de ejercicio es otro de los factores importantes para mejorar las deposiciones.

Los medicamentos que todos asociamos al estreñimiento son los laxantes. En la medida de lo posible debe evitarse su utilización, ya que no están concebidos para ser empleados en el largo plazo. La excepción la constituyen los denominados laxantes formadores de masa, que están compuestos por salvado de avena, psilio, policarbofila y metilcelulosa, y que en este caso sí pueden usarse a diario.

Estreñimiento y dieta

Como ya se ha comentado, la dieta es uno de los aspectos fundamentales a la hora de combatir el estreñimiento. En la alimentación debe incluirse la fibra en forma de fruta y verdura (5 raciones), y cereales integrales, bien en forma de pan, arroz o pastas. La ingestión de líquidos, bien sea agua, zumos o infusiones, también es fundamental. El adecuado consumo de grasas es otro aspecto a considerar. De ahí que algunas personas que inician dietas de adelgazamiento sufran estreñimiento. El aceite de oliva, por ejemplo tomar una cucharada sopera en ayunas, es una remedio que suele funcionar muy bien.

La secreción de bilis ayuda a la digestión, por lo que será de ayuda consumir alimentos que propicien esta secreción. Algunos de estos alimentos son las alcachofas, las berenjenas, las endivias, las grasas o el zumo de naranja.

Para ayudar los movimientos del intestino es útil tomar bebidas calientes en ayunas, así como también efectuarse masajes en el abdomen siguiendo el recorrido del intestino.

La flora intestinal, además de facilitar la absorción de nutrientes, también normaliza el transito, por lo que el consumo de alimentos probióticos como el yogurt ayudarán a contrarrestar los efectos del estreñimiento.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.