El pasado 15 de diciembre, en el IES Jaume I de Salou, la actriz catalana Rosa Mateu impartió una charla a los docentes de secundaria del centro sobre Cómo hablar en público.

Rosa Mateu es también profesora de expresión oral y directora de teatro. Su obra más reciente, Que demà me`n recordi, ha sido representada en el Teatre Bartrina de Reus,

La charla de Rosa Mateu fue clara, amena y precisa.

Hablar en público y leer en voz alta

Hablar en público y leer en voz alta son dos actividades relacionadas, que no deben confundirse. Primero es la lectura y luego hablar en público, puesto que una persona que sabe leer bien en voz alta, también podrá hablar en público. Nunca al revés.

Hablar en público da inseguridad porque el emisor se siente en desventaja frente al receptor porque:

  1. Cree que es superior a él (puede estar a su cargo, puede ser quien lo entreviste…)
  2. Cree que sabe más.
Cabe añadir que, por supuesto, existe el receptor múltiple.

Síntomas corporales del miedo a hablar en público

Todas las personas hablan en público, por supuesto, pero el problema aparece cuando se tiene una situación comunicativa de riesgo. Los síntomas corporales que hablan de ese temor se agrupan bajo las siglas TRAC y pueden enumerarse de este modo:

  1. Sudor.
  2. Temblor.
  3. Taquicardias.
  4. Sequedad de la boca.
  5. Estrangulamiento de la tráquea.
Todo ello puede ocasionar un problema a la persona que, a veces, ha de medicarse para poder hablar en público. No obstante, se tiene que aprender a convivir con todo esto.

¿Cómo se logra? Pues con la práctica y canalizando los síntomas para que no fracase el discurso.

Cómo se prepara una intervención

Hay tres elementos que se deben tener en cuenta a la hora de preparar una intervención en público:

  1. Fluidez del discurso.
  2. Técnica vocal (se ha de hablar fuerte, poco a poco y con claridad). En este sentido, cabe señalar que el auditorio nunca se esfuerza por entender al que habla y que desconecta a la mínima. Por eso, los contenidos tienen que llegarse de manera clara. Nunca se debe dar nada por sentado en una conferencia.
  3. Expresión oral; esto es, la capacidad que se tiene cuando se habla en público de crear expectativas. Se debe intentar ofrecer un discurso ameno. En este sentido, hay un elemento que puede ayudar mucho que es el lenguaje no verbal. La cara, por ejemplo, supone el 80% de la expresión.

Qué hay que evitar al hablar en público

Por otro lado, Rosa Mateu también mencionó cinco elementos que se debían evitar a la hora de hablar en público:

  1. Hay que evitar situaciones de cierre comunicativas; es decir, no cerrar los brazos, no apoyarse en la pared… Estos elementos contribuyen a que fracase el discurso.
  2. No hay que coger nada entre los dedos, al menos, nada que haga ruido, como un bolígrafo; sí si sirve para exponer, como un puntero.
  3. Desplazamientos: el cuerpo puede mostrar gestualidad residual inconsciente (cuando alguien se toca la nariz, se mueve como en balanceo…). Para lograrlo, se aconseja desplazarse (un momento), enlazar mediante un conector lo que se quiere decir, no hablar mientras se camina y ser consciente de la respiración.
  4. La mirada es importantísima. Si el emisor y el receptor están en distintos niveles, la mirada varía; pero si es el mismo nivel hay que tener en cuenta a quién se mira. En cualquier auditorio hay tres tipos de personas: los que escuchan, los que fingen escuchar y los que no escuchan. Se trata de mirar a los que escuchan.
  5. En cuanto al vestuario, la persona que vaya a hablar debe sentirse cómoda, por lo tanto, no es un buen momento para cambiar de hábitos en lo que a prendas de vestir se refiere. Otro consejo es que es bueno evitar colores llamativos y objetos demasiado grandes (como collares) y brillantes o que hagan ruido.

Guión de exposición pública

Debe prepararse un guión de exposición pública. Es indispensable. Antes, conviene saber el tiempo del que se dispone y el tipo de público al que se va a dirigir. En cuanto al guión ha de ser:

  1. Personal (nunca un resumen).
  2. Sintético y concreto.
  3. Debe tener una selección de temas de los que se va a hablar (en 15 minutos, por ejemplo, solo se puede aludir a cinco temas, como máximo).
  4. El lenguaje ha de ser estándar, sin vulgarismos.
  5. Tiene que estar presentado de manera clara.

Consejos para situaciones de riesgo al hablar en público

En cuanto a la posibilidad de quedarse en blanco, lo que se debe hacer es reconocerlo, pararse un momento, tomar aire y leer la frase del guión. Nunca debe acudirse a la improvisación.

Todos estos elementos, por supuesto, Rosa Mateu los recomendó en situaciones comunicativas de riesgo.

Ahora bien, sus consejos son útiles tanto para el docente como para el alumno, ya que, como dijo la propia conferenciante, “cuantos más recursos se tengan mejor”.