En España los medios de comunicación no hablan de otra cosa, la crisis económica y sus ya más de 4 millones de parados son portada casi diaria. El bombardeo mediáticos es constante y el desaliento que ello provoca, cada vez mayor. Hartos de escuchar cada día lo mal que está todo y con el firme propósito de ayudar al país a salir de la crisis, la Fundación Confía lanza una campaña de optimismo.

Entre todos es posible

Apelando al factor psicológico como fundamental y tratando de recuperar la confianza, tanto a nivel personal como estatal, las principales empresas del país se han reunido en esta fundación sin ánimo de lucro y sin filiación política. Su objetivo, luchar contra el derrotismo al que conlleva tanta noticia sobre la crisis y ofrecer casos y soluciones de personas que, pese a las circunstancias, consiguen salir a flote.

Todo esto, por de pronto, se materializa en una campaña publicitaria que, con el lema “Esto solo lo arreglamos entre todos”, incita al individuo a luchar por sus objetivos. Con la participación de personalidades de la vida pública española así como de personas anónimas, intentan lanzar un mensaje optimista y la idea de que “si nosotros no solucionamos esto nadie lo hará por nosotros”.

Si ellos lo consiguieron tú también puedes lograrlo

Esta iniciativa no ofrece panaceas ni recetas mágicas, pero sí una web plagada de recursos y consejos de personas que explican cómo se las ingenian para sobrevivir a la crisis. Ideas, recomendaciones, ejemplos y testimonios de pequeños emprendedores y grandes luchadores anónimos de la sociedad que demuestran que sí es posible salir adelante en tiempos que corren y que, cuanto más nos esforcemos antes saldremos de ella.

Bajo el título de Gente Inspiradora ofrecen testimonios de personas que todos conocemos, como El Langui, aquel cantante de hip hop que su parálisis cerebral no le fue obstáculo para conseguir dos Goyas y una vida digna. También hay relatos de desconocidos que gracias a su perseverancia, dedicación, trabajo y esfuerzo han conseguido salir adelante superando los límites a los que, por condición de clase, sexo, raza o lugar de procedencia estaban destinados.

Este firme propósito de optimismo empieza a enraizarse en un sector de la sociedad española que quiere romper con la onda de pesimismo en la que nos encontramos. Siendo conscientes, eso sí, de que no es sólo el factor psicológico el que influye y que es necesario un consumo consciente y una base social y económica que desde el Gobierno se tendrá que trabajar.