Hay muchas actividades que de manera cotidiana y normal haces con tu bebé que lo estimulan y desarrollan varias de sus capacidades, tal como cuando lo amamantas o lo bañas. Cuando la madre está consciente de cada uno de estos ejercicios de estimulación, podrá aprender y crecer junto a su bebé.

Capacidades que se desarrollan a través de la estimulación

Características generales de un bebé de 0 a 3 meses

El desarrollo de cada bebé tiene ritmos diferentes. Algunos presentan unas características de manera más pronunciadas que otras, y en algunos bebés algunas capacidades se manifiestan más temprano que en otros, por lo cual las comparaciones entre desarrollos de bebés no siempre es aconsejable, siendo lo más apropiado no forzar el ritmo natural.

De manera general, los bebés de esta edad se comunican a través del llanto y de sonrisas para manifestar sus sentimientos y deseos. Mueven sus brazos y sus piernas y les gusta ser mecidos y sostenidos en brazos. Son capaces de agarrar objetos que les sean colocados en sus manos y se llevan con frecuencia las manos y los objetos a la boca para explorarlos. Fijan la mirada sobre objetos de colores llamativos y prestan atención a los sonidos, por lo que pueden voltearse hacia donde se produce algún ruido. Pueden levantar la cabeza por breves momentos.

Para la realización de los ejercicios indicados a continuación será la madre o el padre quien determinará el tiempo adecuado, según la respuesta que dé el bebé con gestos de cansancio o de alegría.

Ejercicio durante el baño

Para estimular al bebé no es necesario hacer actividades especiales, sino aprovechar las actividades cotidianas y rutinarias para contribuir a su desarrollo. El momento del baño es ideal para hablarle con mucha suavidad y decirle en voz alta cada parte de su cuerpo mientras se le acaricia o se le enjabona. Por ejemplo “este es tu ombligo, estoy lavando tu ombligo, este es tu pie derecho”, etc.

Con este ejercicio se logra establecer relaciones afectivas con el bebé; se le ayuda a su desarrollo sensorial, se le inicia en la toma de conciencia de su cuerpo y se le acostumbra al contacto interpersonal.

Ejercicio del pedaleo

Luego de cambiar el pañal a tu bebé, puedes tomar sus piernitas y flexionárselas con delicadeza de manera alternativa y a un ritmo suave. Puede alternarse posteriormente flexionando y estirando ambas piernas a la vez, mientras dices en voz alta “doblar, estirar”. Puedes inventar una canción que vaya al ritmo del ejercicio. Cuando intuyas el cansancio en el bebé es el momento de finalizar el ejercicio dando besitos a sus pies.

Con este ejercicio se logra que el bebé comience a descubrir su cuerpo; se le ayuda al desarrollo de sus piernas y además se le ayuda en la adquisición de ritmo y de sincronización de sus movimientos.

Estimulación del afecto

Este ejercicio se puede realizar cuando se esté vistiendo al bebé. Consiste en taparse la cara detrás de las manos o con alguna prenda de vestir y preguntar “¿dónde está mamá?” y luego, al quitar la prenda de la cara decir con alegría para sorprenderlo sin asustarlo “¡aquí está mamá!”. Repetir varias veces y luego alternar colando la prenda sobre la cara del bebé y preguntar por su nombre “¿dónde está Mariela?” “¡aquí está!”.

Este ejercicio estimulará el vínculo afectivo, fomentará la atención sobre la procedencia de los sonidos, mejorará la percepción visual del bebé y estimulará su capacidad de anticipación.

Para conocer más ejercicios de estimulación para bebés de 0 a 3 meses haz clic aquí.