Estados Unidos es la primera potencia mundial, sin lugar a dudas, y sus decisiones han contribuido a que el mundo sea actualmente como se conoce. Su intervención en las dos grandes guerras y otros conflictos de menor envergadura han configurado el mapa actual del mundo.

Es conveniente hacer un pequeño recorrido por los avatares del siglo XX para ver en que medida las decisiones de los gobernantes de esta nación han sido determinantes en las décadas posteriores.

Al acabar el siglo XIX, Gran Bretaña era la gran potencia mundial. Sin embargo, Estados Unidos y Alemania le seguían de cerca. Los hechos que estaban a punto de producirse iban a provocar el primer gran conflicto mundial.

I Guerra Mundial

El detonante fue el asesinato del Archiduque de Austria Francisco Fernando y su mujer en Sarajevo, que inició las hostilidades entre Austria-Hungría y Serbia. No obstante, este hecho fue la puntilla de una serie de circunstancias, situaciones y ansias de venganza entre diferentes países europeos, las cuales se remontaban más allá de finales del siglo anterior.

El conflicto abrió las hostilidades entre los aliados capitaneados por Francia y Reino Unido, y la Triple Alianza comandada por Alemania y Austria-Hungría. Lo que ambos contendientes creían que iba a ser un conflicto relámpago, se transformó, gracias en parte, a la incompetencia de los generales de la época y al desprecio de éstos por la vida de sus soldados, en una guerra de trincheras en la que apenas avanzaba ningún contendiente y donde cada ataque costaba miles de vidas humanas.

Fue en este aspecto donde Estados Unidos tuvo una influencia decisiva pues gracias a su intervención se aceleró el final de la guerra y se quebró un conflicto estático, que de otro modo podía haberse alargado unos años más sin la intervención americana. En este sentido, la intervención americana fue decisiva y beneficiosa para el mundo.

II Guerra Mundial

Al acabar la I Guerra Mundial, Estados Unidos atravesó un periodo de prosperidad que durará hasta el crack del 29. Norteamérica no había firmado el Tratado de Versalles por el cual se habían impuesto unas condiciones durísimas a Alemania; estas condiciones serán el caldo de cultivo para que en una Alemania empobrecida y con gran parte de su población sin empleo, llegue al poder Hitler y el partido Nazi.

La consecuencia de todo esto será la II Guerra Mundial. La intervención estadounidense va a ser fundamental en este conflicto pues por un lado Alemania había conquistado media Europa, y las dos únicas naciones que a duras penas aguantaban sus embestidas, eran Reino Unido y la Unión Soviética; ambas se encontraban contra las cuerdas cuando Estados Unidos se decidió a intervenir, y ello dará un vuelco a la guerra.

Serán los estadounidenses los que definitivamente lograrán vencer a los alemanes en Europa y a Japón en el Pacífico.

Europa no ha sabido agradecer a Estados Unidos la importancia que tuvo su participación en el conflicto y durante las décadas posteriores siempre ha habido en gran parte del continente un sentimiento antiestadounidense que a veces resulta inexplicable.

La Guerra Fría

En este periodo es posiblemente donde Estados Unidos ha cometido más errores. Su intervención en la Guerra de Corea para contener las ambiciones Chinas, significó la primera contienda tras la II Guerra Mundial.

Pero donde Estados Unidos consiguió granjearse la antipatía de amplios sectores de población fue en la guerra de Vietnam, un conflicto que duró mas de una década y en el cual Estados Unidos perdió a más de 50.000 hombres y gran parte del prestigio que había conseguido durante la primera parte del siglo XX. Incluso su propia opinión pública presionó para que su ejército se retirara de aquel escenario.

Los últimos años del Siglo XX

Las dos últimas décadas del siglo XX han cambiado el mapa actual. Por un lado, la caída de la Unión Soviética y por otro la aparición de un nuevo enemigo como es el terrorismo islámico que ha traido consecuencias para Estados Unidos .

La contienda en Kuwait contra Saddam, y la posterior invasión de Irak y de Afganistán ya en el siglo actual, han producido un cambio de escenario, así como una nueva orientación en las tácticas de guerra para lo estadounidenses.

Todo ello sin olvidar que en el fin de siglo se produjo la guerra en los Balcanes, asunto que Europa no supo solucionar y como en la mayoría de las ocasiones tendrá que ser Estados Unidos quien le saque las castañas del fuego al Viejo Continente.

El siglo XXI

Habrá que ver si durante los próximos años puede mantener Norteamérica la supremacía incontestable que ha tenido durante la centuria anterior, o bien, deberá ceder este papel a otras naciones; parece que China puede ser una amenaza seria en los próximos años por su población y por su desarrollo económico. El futuro próximo es incierto.