En el levante almeriense, a unos 55 kilómetros de la capital, se encuentra la localidad de Sorbas. Un un pueblo estratégicamente colocado entre sierras, valles, un río y un desierto que posee un patrimonio paisajístico de gran riqueza gracias al Parque Natural Karst en yesos de su subsuelo.

Karst en Yesos

El Parque Natural de Karst en Yesos ocupa una superficie de 2.357 hectáreas en las que se ha localizado más de mil entradas a cuevas excavadas en la roca.

Sus galerías contienen gran cantidad de estalactitas, estalagmitas, anillos, corales y bolas de yeso, de aspecto cristalino que el tiempo y el agua han moldeado en la roca de yeso. Información que se puede conocer de primera mano en el Centro de Visitantes del Karst, ubicado en la entrada principal del casco histórico de Sorbas.

Este espacio es el punto de partida para quienes deseen conocer la zona del yeso, pues en su interior hay diferentes salas con paneles, fotos, gráficos e información que explican la importancia de este Karst.

Para disfrutar del Parque Natural en primera persona, el visitante puede optar por realizar alguna de las dos rutas de senderismo que se han diseñado; o bien adentrarse en algunas de las cuevas practicando espeleología.

Cuevas de Sorbas

La caverna más popular del Karst es la Cueva del Agua, un espacio de más de 8 kilómetros que se puede visitar realizando uno de los itinerarios espeleológicos que la empresa Natur Sport Sorbas, ha diseñado para todo tipo de visitante, sin necesidad de contar con una aptitud física especial ni conocimientos técnicos previos.

Existen tres rutas diferentes especialmente pensadas para la visita de particulares y colectivos, y una cuarta opción dirigida a centros de enseñanza.

La Ruta Básica es la experiencia perfecta para quienes no han hecho nunca espeleología. De ahí que puedan realizarla desde niños que ya pueden andar, hasta personas muy adultas que conserven suficiente agilidad. Durante su itinerario, los visitantes recorren galerías de una cueva excavada en cristal de yeso. Un itinerario fácil, en horizontal durante la mayor parte de su recorrido, aunque en algunos casos hay que trepar rocas y en otros hay que gatear.

La segunda propuesta para particulares se denomina Ruta Combinada y es un itinerario de dificultad media, especialmente pensado para quienes ya tienen alguna experiencia en cuevas y desean trepar y atravesar gateras de varios metros. Su duración se acerca a las cuatro horas.

Finalmente, el tercero de los itinerarios para visitantes se denomina Ruta Técnica y, como su propio nombre indica, se trata de una propuesta de dificultad alta y pasos arriesgados que obligan, incluso, a rapelar unos metros. Se desarrolla totalmente en la Cueva del Tesoro, que destaca por la espectacularidad y el tamaño de sus cristales.

Profesionales de la espeleología

Las personas que guían las rutas son monitores especializados adscritos a la Federación Andaluza y Española de Espeleología; y monitores tituldos por la Escuela Española de Espeleología.

Para realizar cualquiera de las rutas es conveniente llevar ropa cómoda, que permita libertad de movimientos. En caso de que no sea así, se puede alquilar ropa y calzado acorde con las circunstancias.

La entrada cuesta entre los 13 y los 45 euros aproximadamente, dependiendo de la ruta que se vaya a realizar. Existen precios reducidos para menores y grupos.

Las visitas se organizan en grupos, por lo que es conveniente hacer la reserva con antelación.

Todas las rutas se pueden realizar en inglés, francés, alemás o español.

Para facilitar el acceso, las instalaciones cuentan con un amplio parking para turismos y autobuses.

Las instalaciones cuentan también con un restaurante donde se puede degustar la cocina típica almeriense.