España y Francia se enfrentarán el próximo día 23 de junio en el Donbass Arena de Donestk en el tercer cruce de cuartos de final de la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012. Es la cuarta vez que españoles y franceses se ven las caras en una fase final continental.

La selección de Vicente del Bosque tiene ante si el reto de romper una estadística que no es favorable para los españoles. Francia ha ganado a España en dos de las tres veces que se han enfrentado en las pasadas Eurocopas.

Derrota en la final

La primera, tal vez la que más duele, fue en la final de la edición celebrada precisamente en Francia, en 1984. España llegó a la fase final con la euforia generada tras el histórico 12-1 a Malta. El combinado que dirigía Miguel Muñoz tenía en sus filas a Juan Señor (autor del célebre 12º gol), Arconada, Camacho, Maceda, Santillana, Víctor Muñoz y Sarabia entre sus figuras más destacadas. Se plantó en la final tras quedar primera de grupo y eliminar a Dinamarca en semifinales (entonces no había cuartos de final) tras llegar con empate sin goles a los penaltis y salir con un 5-4 a favor en la tanda de lanzamientos. Los españoles soñaron con revalidar el título europeo 20 años después de la victoria en la final ante la URSS y dos después de la decepción del mundial en casa de 1982.

En aquella final, la Francia liderada por el legendario Michel Platini, con Luis Fernández, Bats, Giresse y Lacombe entre otros, fue superior al conjunto español y ganó por 2-0, con tantos de Platini en el minuto 57 y Bruno Bellone en el 90, consiguiendo así el primer entorchado internacional para la selección francesa. Platini, quien hoy es presidente de la UEFA, consiguió un récord todavía inalcanzable en el campeonato, logrando nueve goles en cinco partidos.

Habría que esperar doce años (con tres ediciones de por medio) para volver a ver a Francia y España en una Eurocopa. Fue en la edición de 1996, en Inglaterra. La España de Javier Clemente, con una generación que contaba con los Zubizarreta, Nadal, Sergi, Belsué, Alkorta, Hierro, Alfonso, Luis Enrique, Amavisca, Caminero, Guerrero y Pizzi, aunque estos dos últimos no eran titulares. Francia contaba con una plantilla que iba en progresión ascendente, que tocaría el cielo dos años después ganando su mundial. Con los bleus jugaban el hoy seleccionador, Blanc, y otras estrellas como Lizarazu, Deschamps, Djorkaeff, Thuram, Desailly, Karembeu y, como no, Zinedine Zidane.

El encuentro terminó en empate a un gol. Los galos se adelantaron con un tanto deYouri Djorkaeff en el minuto 48. José Luis Caminero consiguió el empate en el 85. Era la segunda jornada de la fase de grupos. Finalmente, las dos escuadras pasaron a cuartos, con Francia primera, que más adelante llegó a semifinales, siendo derrotada por una sorprendente República Checa en los penaltis. España cayó también en los penaltis ante la anfitriona Inglaterra.

Infausto recuerdo

Cuatro años después, en la edición del año 2000 en Bélgica y Holanda, España y Francia se encontraron de nuevo. Fue la última vez hasta la fecha. Ocurrió, igual que ahora, en cuartos de final. España llegaba como primera de grupo y Francia segunda, también igual que ahora. En España, José Antonio Camacho había reunido a un prometedor equipo, con Cañizares, Mendieta, Raúl, Míchel Salgado, Joseba Etxeberría, Guardiola, Paco Jémez, Alfonso y Munitis entre sus integrantes de más confianza. Francia, vigente campeona del mundo, contaba con el bloque del mundial de 1998 principalmente, los Zidane, Petit, Henry, Vieira y Barthez además de Anelka, que había pasado una nefasta temporada en el Madrid.

En el minuto 32 Zidane puso a Francia por delante. Pero poco después, en el 38, Mendieta empató con un gol de penalty señalado tras una falta de Thuram sobre Munitis. Sin embargo, la alegría también duraría poco, ya que antes del descanso, en el 44, Djorkaeff (otra vez, después de cuatro años) fusilaba a Cañizares dentro del área para poner el 2-1 francés.

La historia quiso que España se acordara de este partido por el penalty que Raúl falló en el minuto 89 que Barthez cometió ante Abelardo, quien había subido a ayudar en el ataque. Fue señalado por Collina, entonces el mejor árbitro del mundo. Raúl (que llevaba el 10 y no el 7) escribió una página negra en la historia de la roja (entonces no se le llamaba "roja" como hoy en día). Mendieta había sido sustituido por Urzaiz en el 57 y el madridista tomó la responsabilidad. La presión o los nervios le traicionaron y mandó por encima del travesaño y escorado muy a su izquierda el pésimo lanzamiento. Aún tuvo Urzaiz otra oportunidad de marcar de cabeza, pero nada pudo hacerse para evitar esa triste derrota.