España no podía culminar de mejor manera su participación en esta Eurocopa 2012 imponiéndose a Italia por 4 goles a 0. Los hombres de Del Bosque han hecho, sin duda, su mejor partido justo en los momentos donde hay que dar la talla; en la final. Se sufrió ante Portugal, pero los penaltys hicieron justicia. España logra con esta victoria lo que nadir había conseguido nunca: dos Eurocopas y un Mundial seguidos. ¿Ampliaremos este impresionante record en 2014 en Brasil?

David Silva y Jordi Alba: los goleadores

El partido se ha iniciado con un dominio claro de la roja, controlando el balón y marcando pronto. En el minuto 13 Fábregas recoge un balón en profundidad, se va hasta la línea de fondo ganando a su oponente y coloca un centro medido para que David Silva la meta por la escuadra. Gol espectacular que hacia justicia al dominio español. A partir de ahí Italia ha intentando poner cerco a la meta defendida por Iker Casillas, creando alguna que otra situación de peligro. Pero poco a poco España ha ido retomando el control del juego hasta que en el minuto 40 Xavi, con uno de sus pases magistrales, deja el balón en profundidad a Jordi Alba, que venía en carrera y, con un control perfecto, pone el balón lejos del alcance del meta Buffon. Excepcional Jordi Alba. Se lo merecía. Con 2 a 0 en el marcador se llega al descanso.

Fernando Torres y Juan Mata completan la goleada

Tras un claro penalty a favor de España que el arbitro no ha visto, a Italia se le acabó la suerte. Motta que acababa de entrar hacía poco se lesionó él solo dejando a los italianos con 10, ya que Prandelli ya había efectuado los tres cambios permitidos. A partir de ahí los italianos empezaron a bajar los brazos, tirando definitivamente la toalla tras el tercer gol, obra de Fernando Torres a pase, una vez mas, de Xavi Hernández. Con Italia totalmente derrotada llegaba el cuarto gol, en esta ocasión tras pase de la muerte del propio Torres a Juan Mata, que apenas hacía unos minutos que acababa de entrar.

"La Roja" campeona de Europa

Con un 4 a 0 tal vez esté de más añadir que España ha sido la justa ganadora. Y no solo justa, sino brillante, con el fútbol que unos pocos critican pero que ha llevado a la selección hasta donde está ahora y donde nadie ha estado. Difícil igualar a esta generación de futbolistas, difícil superar este record. Solo la propia selección española, en Brasil, dentro de 2 años, puede ser capaz de poner el listón más alto. Al final ha sido cierto que no hay dos sin tres. Ahora toca el tres sin cuatro.