La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica que afecta la mielina del cerebro y la médula espinal. La mielina es una sustancia que rodea y aísla los nervios. La aparición de placas escleróticas, que aparecen tras la desmielinización, conlleva una merma importante en la capacidad de los nervios para transmitir las órdenes al cerebro. Detrás de los accidentes, la esclerosis múltiple, en Europa, es la segunda causa de incapacidad entre los adultos jóvenes, ya que este es el segmento de población más afectado por la enfermedad.

Causas de la esclerosis múltiple

La causa de la esclerosis múltiple aún se desconoce, aunque las sospechas apuntan hacia un problema multifactorial. Los investigadores consideran muy probable que se trate de una anomalía inmunológica, en la que el organismo desencadena un ataque defensivo, en este caso, contra la mielina. Se especula con la posibilidad de algún elemento desencadenante, tal vez un virus, que al mismo tiempo esté realacionado con una cierta predisposición genética.

Aunque cabe señalar que no se considera a la esclerosis múltiple como una enfermedad hereditaria, sí es cierto que algunos estudios parecen indicar que los familiares directos de una persona afectada tienen entre un 1 y un 10% más de probabilidades de padecer la enfermedad. También es destacable que algunos pueblos como los esquimales, gitanos o bantúes nunca padecen esclerosis múltiple, mientras que otros como los nativos americanos, japoneses y otros pueblos asiáticos presentan una tasa muy baja.

Parece ser que el factor medioambiental juega un papel importante, ya que cuanto más alejadas estén las poblaciones del ecuador, mayor es la prevalencia de la esclerosis múltiple, presentándose tasas muy elevadas, por ejemplo, en Escandinavia o en Canadá. Por lo que respecta a sexos, las mujeres presentan propensión ligeramente superior que los hombres.

Síntomas de la esclerosis múltiple

En realidad no puede hablarse de algún síntoma típico que permita hacer un diagnóstico precoz de la esclerosis múltiple. Incluso es habitual que los primeros síntomas, por su levedad, pasen desapercibidos o el paciente no considere que deba acudir al médico. Con frecuencia estos primeros síntomas están relacionados con problemas en la visión; visión borrosa, doble visión o, en algunos casos, pérdida de la misma. Otros síntomas que pueden ir presentándose incluyen sensaciones como el hormigueo, entumecimiento, picazón, pérdida de fuerza en brazos y piernas, vértigo o trastornos en el equilibrio y la coordinación, entre otros.

De hecho, la desmielinización puede afectar diversas áreas del sistema nervioso central. Esta distinta localización de las lesiones es lo que provoca la variabilidad de los síntomas.

Asociaciones para la esclerosis múltiple

Diagnóstico y tratamiento de la esclerosis múltiple

Las dificultades del diagnóstico se ven agravadas por unos síntomas poco significativos en sus inicios o por síntomas que aparecen y desaparecen inexplicablemente. Esta sintomatología, que puede repetirse varias veces, y a la que sigue una remisión total o parcial es, de hecho, una de las características más comunes de la esclerosis múltiple.

Las pruebas diagnósticas para confirmar la presencia de lesiones en el sistema nervioso central y, por consiguiente, de la esclerosis múltiple, son la resonancia magnética, la exploración neurológica, el estudio del líquido cefalorraquídeo y los potenciales evocados.

En la actualidad no se puede hablar de un tratamiento curativo para la esclerosis múltiple. El tratamiento tiene como objetivo una intervención en la evolución de la enfermedad para paliar los síntomas y rehabilitar al paciente en la medida de lo posible.

El tratamiento paliativo incluye corticoides para reducir la gravedad y la duración de los brotes y recaídas, e inmunomoduladores como el Interferón para modificar la evolución de la esclerosis múltiple. La rehabilitación también será esencial para conservar la funcionalidad actual, así como para prevenir futuras discapacidades. En cualquier caso, la mejor calidad de vida del paciente irá ligada a su sintomatología concreta.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.