Con la finalización del Paleozoico Medio llegan los periodos Carbonífero y Pérmico, donde tuvieron lugar hechos de gran trascendencia. La vida en tierra firme se asentó, tras la gran extinción del Devónico. Las masas continentales se unen formando Pangea. Los grandes bosques que poblaban la Tierra dieron lugar al carbón, dando asimismo nombre al periodo Carbonífero. Aparecen los insectos modernos, así como los primeros reptiles que, posteriormente, darían lugar a los dinosaurios.

El clima durante el Paleozoico superior

El clima durante el Paleozoico superior encierra diversos misterios. Al parecer, en sus inicios, se produjo un repunte importante en los niveles de oxígeno al tiempo que el dióxido de carbono quedó bajo mínimos. El clima se desestabilizó y, durante el periodo Carbonífero se produjeron, cuanto menos, una o dos glaciaciones. Ya en el Pérmico, último periodo de la Era Paleozoica, los niveles de oxígeno y dióxido de carbono se situaron dentro de la normalidad. En esta época se crea otro supercontinente: Pangea, con amplias regiones donde las temperaturas fueron extremas.

A finales del periodo Pérmico, sin embargo, se produjo una nueva caída del nivel del mar, unido a un aumento del dióxido de carbono, lo que trajo como consecuencia nuevos cambios climáticos que culminaron en una extinción masiva, tal y como sucedió en el Paleozoico inferior. Probablemente no sea tan conocida como la que conllevó la extinción de los dinosaurios, pero la extinción masiva que tuvo lugar al finalizar el Pérmico se considera como la mayor que ha habido nunca en la Tierra. Se cree que tan solo sobrevivieron un 10% de todas las especies que por entonces habitaban el planeta.

El periodo carbonífero

El periodo carbonífero supuso un cambio radical respecto de los descensos en el nivel de los océanos. En el Carbonífero se invirtió la tendencia y las aguas cubrieron diversas áreas continentales, dando lugar a grandes depósitos de sedimentos carbonatados.

El Carbonífero también se caracterizó por una considerable actividad orogénica. Gondwana y Laurasia, que antiguamente formaron el supercontinente Pangea, colisionaron por los márgenes de lo que hoy sería Norteamérica. Los grandes océanos de estos periodos serían Panthalassa y Paleo-Tethys, acompañados de otros océanos menores.

Aunque el Carbonífero debe su nombre al carbón, este periodo se conoce también como la Era de los Anfibios. Algunas de estas especies de anfibios alcanzaron longitudes superiores a los 6 metros. Las condiciones climáticas que predominaron durante el Carbonífero fueron idóneas para el desarrollo de este tipo de animales. Había mucha agua donde depositar los huevos y mucha comida disponible en tierra firme.

El paisaje estaba dominado por grandes ciénagas y selvas. Hay que señalar que los árboles que formaban estas selvas no tenían mucho que ver con los que conocemos en la actualidad; de hecho más bien se trataba de versiones aumentadas de los equisetos y licopodios (helechos y colas de caballo). La fauna, además de los anfibios, estaba dominada por artrópodos como los milpiés, algunos de ellos verdaderamente aterradores, como el Arthropleura que posiblemente, y a tenor de los restos fósiles hallados (huellas), superara los 2 metros de longitud, sin embargo todo parece indicar que era herbívoro. Durante este periodo aparecerían también los primeros reptiles.

En la fauna marina destacaban los grupos de invertebrados como los foraminíferos, los corales, los braquiópodos, los equinodermos, los ammonoideos y los briozoos. Moluscos bivalvos y corales vivieron una importante diversificación y expansión. También los gasterópodos y los cefalópodos se consolidaron en número e importancia. Los trilobites, no obstante, ya eran menos frecuentes.

Entre los vertebrados destacan los peces, que vuelven a diversificarse y a ser abundantes en los mares. Ya en tierra firme, los anfibios también empiezan a ser habituales, máxime con el importante salto evolutivo que supuso el huevo amniota en la conquista de la tierra firme por parte de los tetrápodos.

El periodo Pérmico

El periodo Pérmico debe su nombre a Perm, una zona en Rusia donde se han hallado muchos fósiles pertenecientes a esta época. Entre los fósiles marinos abundan los moluscos, equinodermos, ammonoideos y braquiópodos. El Pérmico se inicia bajo los efectos de la glaciación del anterior periodo.

El periodo Pérmico, por lo que se refiere a las masas terrestres, se caracterizó por la reunificación de las mismas en el supercontinente Pangea, situado sobre el ecuador y extendiéndose hacia los polos. El sudeste asiático sería la única masa terrestre de grandes dimensiones que permanecía separada, circunstancia que continuaría a lo largo del Mesozoico. Esta nueva situación tuvo efectos notables en la circulación de las corrientes marinas, tanto para el gran océano Panthalassa como para el de Paleo-Tethys que, en el futuro, se convertiría en el mar de Tethys y que iba a adquirir tanta relevancia durante la era Mesozoica. En algunas zonas del nuevo y extenso territorio denominado Pangea las temperaturas son extremas, tanto en lo que se refiere al frío como al calor. Aparecen vientos monzónicos asociados a intensas lluvias estacionales y aparecen también los desiertos.

Durante el Pérmico hacen acto de aparición las gimnospermas, favorecidas por el clima seco, con sus semillas de cubierta a modo de protección. También se pueden encontrar algunas de las especies modernas, como son las coníferas, los ginkgos o las cicadáceas.

Entre la fauna cabe destacar a los insectos, cuyos nuevos grupos incluían a coleópteros y dípteros. Los tetrápodos están compuestos por una variedad importante de anfibios y reptiles. Entre este último grupo destacan los arcosaurios -que darían lugar a los dinosaurios- y los reptiles con forma de mamífero, los pelicosaurios, que serían una de las especies dominadores de finales del Pérmico, como el famoso Dimetrodon. También hacen acto de presencia los cinodontos, de los que, al inicio del Mesozoico, evolucionarían los primeros mamíferos.

Buena parte de esta fauna desaparecería con la gran extinción masiva que se produjo a finales del Pérmico y que marcaría el final de la Era Paleozoica.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.