Quien quiera practicar un deporte como el esquí, deberá contar con un equipo completo y de buena calidad. A continuación, cada uno de los elementos necesarios para iniciarse en la práctica de este bello deporte y algunos detalles a tener en cuenta a la hora de comprarlos.

Botas de esquí y características a tener en cuenta para elegirlas

Estas serán las encargadas de contener y proteger el pie al momento de incursionar en las pistas. Las mismas deberán tener el talle exacto del pie del aspirante. Ni un talle más ni un talle menos. Esto se debe a que deben tener la capacidad de inmovilizar el talón. Ya que si al pie le queda espacio dentro de la bota, dificultará el aprendizaje y por ende las maniobras. Como así también puede provocar lesiones, muchas de ellas graves.

Fijaciones para tablas de esquí

Las mismas van justadas sobre las tablas y graduadas al tamaño de la bota de esquí que utilice el individuo. Es recomendable que sean fijaciones de buena calidad. Y con todas las normas de seguridad con las que las mismas deben contar. Como por ejemplo ser automáticas para que en el caso de que se produzca una caída, estas "salten", liberando la bota y por lo tanto al individuo. Evitando de este modo posibles quebraduras y accidentes en la nieve.

Tablas de esquí y datos para saber qué comprar

Deben tener bien enceradas las bases para proveer un mejor deslizamiento y afilados los cantos, para poder agarrarse mejor a la nieve. Evitando perder el control sobre las mismas en un descenso y facilitando las maniobras. Las tablas deberán tener siempre la misma altura que quien las utilice. Se recomienda no esquiar con tablas que superen la altura del esquiador como así tampoco con las que sean más bajas que el mismo.

Para qué sirven los bastones o palos de esquí

Ayudarán sobre todo en el comienzo del aprendizaje de este deporte, a mantener el equilibrio. Con el correr del tiempo, además de ayudar al equilibrio, serán utilizados para marcar un estilo más técnico.

Comprar ropa de esquí para nieve

Aunque a primera vista parezca poco importante, tiene la misma importancia que el resto del equipo. Como primera medida debe ser impermeable, ya que no todos los días de esquí son soleados.

Además deberá ser resistente para soportar fuertes vientos y condiciones climáticas no siempre favorables. La ropa de esquí se divide en exterior e interior:

Exterior son las prendas que estarán en contacto con la montaña y las inclemencias del tiempo de modo más directo. Estas son:

  • Campera
  • Pantalones
La ropa interior es la que va por debajo de la ropa exterior

  • Buzo polar
  • Polera térmica
  • Medias térmicas o en su defecto de lana, que queden bien al contorno del pie para evitar que el mismo se paspe por rozamiento
  • Calzas

Accesorios para esquiadores, gorros, gafas, antiparras, guantes

Todo esquiador que se precie de serlo, debe contar con:

  • Gorro de lana, para cubrirse la cabeza
  • Unas gafas para sol con filtro UV, ya que el reflejo de la nieve potencia los rayos solares. Y es necesario proteger los ojos de todo resplandor
  • Antiparras, si se trata de esquiadores más extremos
  • Guantes, deberán ser abrigados para conservar el calor en las manos e impermeables, para evitar que el agua los traspase
  • Manteca de cacao, para proteger los labios
  • Protector solar
En resumidas cuentas, una vez que se cuente con todos los elementos mencionados anteriormente. Se estará en condiciones de comenzar las incursiones en las pistas de los centros invernales y disfrutar de este magnífico deporte y sus entornos naturales.