Es allí donde sus acordes rinden homenaje a diferentes estilos musicales como Indie, o Blues.

Han pasado ya unos cuantos años desde que decidiste embarcarte en tu primer proyecto musical, LA PARODIA, una banda de pop-rock con influencias indie-alternativa.

Compartiste escenario con grupos de la isla como Astrolabio, The Dirty Diggers, Pujá Fasuá, My Dear Flotsam, o Gross, entre otros.

¿ Qué se siente al compartir escenario con esta gente ?

Cuando un grupo empieza su carrera, poder salir del local de ensayo y mostrar sus canciones en público, es dar un paso de gigante. Tocar con otras personas con más experiencia, permite ir aprendiendo, no solo en lo musical o la puesta en escena, sino en el funcionamiento como banda, a moverse, y a conocer los medios y las maneras de promocionarse. La Parodia tuvo mucha suerte al tratar con artistas que nos apoyaron, nos animaron y creyeron en nosotros. Forman parte de nuestra historia, desde el principio hasta el final.

Pero, antes de llegar aquí, allá por el 2.002, formaste parte del grupo Salomón y Cía, en un disco que fue grabado en Madrid. Llegásteis a dar varios conciertos en Barcelona, incluso en un encuentro unido de jóvenes de Palma. Debe ser gratificante ver que tu música llega a tantos sitios.

En realidad para que lo que uno hace llegue a los demás hay que moverlo y moverse. Esto implica, tiempo, dinero, ilusión, energía y constancia. Cuando alguien te hace saber que le llena lo que dices, y la forma en que lo expresas, y te felicita, primero te sorprendes, luego te alegras, y sabes que ha valido la pena y da ánimos para seguir adelante y creer en tí y tu obra.

Durante el año 2.010, participaste tambien en la primera etapa de El Gran Amant, como guitarrista. Con ellos, tuviste la oportunidad de telonear a Beach Beach y Satellites.

¿ Cómo recuerdas esa etapa de tu vida ?

Fue un momento divertido, El Gran Amant tenía un sonido más primitivo que actualmente y empezaba a presentar su repertorio con banda y a registrar sus primeras maquetas grabadas en un cuatropistas enb cintas de cassette. No tenía que preocuparme de cantar, y podía dedicarme a hacer algunos solos de guitarra. Gerard, el vocalista y un buen amigo, tocaba los teclados en Monta-man, así que compartíamos bandas. Además, al ser las letras en catalán, pude sumergirme un poco más en ésa lengua y cultura, de una forma amena y natural.

Monta-man, el proyecto más exitoso y largo de todos hasta ahora. Con él has tocado por toda la isla de Mallorca pero tambien en Barcelona, compartiendo escenario, ésta vez con Aaron Kuentzman. Tambien en Zaragoza, en el Festival Anti-pop, y en otros tantos sitios.

¿ Es Monta-man el grupo con el que has alcanzado la madurez, en términos musicales ?

No ha sido precisamente la madurez. Creo que eso no me va a llegar nunca. Llevo haciendo canciones mas de 20 años. Fue la gran oportunidad ( gracias a Myspace ) de ser yo, sin complejos, sin segundas o terceras opiniones, sin presiones internas o externas, sin miedo. Con un ordenador y una conexión a internet, pude autogestionar un proyecto que gustó a mucha gente, grabando en casa, ensayando en casa, y coincidió un momento de relativa facilidad para tocar en directo y con muchos locales donde poder hacerlo. Pero lo grande vino de afuera, de músicos y grupos de toda la Península, que se empeñaron en llevarme a tocar a sus ciudades, que íban extendiendo la monta-manía, que emnpezaron a versionar mis composiciones, y a hacerme sentir muy querido y especial. No quiero dejar de mencionar a Perro Vago ( mi guitarra solista ) que siempre estuvo a mi lado y se dejó llevar por esta locura hasta las últimas consecuencias y a Olivia de Happyland, que inspiró muchas de mis canciones y pasiones.

Ahora ,nos sorprendes con un nuevo proyecto que entremezcla sonidos de Blues con acordes de Gospel cabreado.

¿ Es MacCarthy, un fiel reflejo de tu evolución en el mundo de la música ?

MacCarthy es algo que he tenido pendiente siempre. Ya en mi Avilés natal, grababa mis primeros temas en cassette bajo el nombre de kosako, ( primeros 90´s ) hasta Johnnypunk, que es en lo que trabajaba tambien en plan casero justo antes de comenzar con La Parodia, siempre aparecían algunos blues, que eran de los temas que me parecía que más logrados quedaban, o sea, que más me convencían. La ironía, la rabia y la simplicidad de las composiciones y ritmos siempre me cautivaron. Ahora, sin pretenderlo, de forma natural, han surgido en avalancha, arrancando de mis entrañas la parte más negra ( en el mejor de los sentidos ).

Y por último , para ír concluyendo la entrevista, ¿ tienes alguna espinita clavada, algún proyecto que te gustaría hacer pero que aún no has tenido la oportunidad ?

No se me ocurre nada ahora mismo. Creo, que me he demostrado a mí mismo y a los demás, que siendo underground, se pueden hacer ( sí, ya sé que en pequeña escala ), miles de cosas. Sin contar con un mánager, ni una discográfica, sin registrar las canciones en la S.G.A.E, sin ser apoyado por los grandes medios comerciales ni los independientes, se puede uno hacer un lugar en la escena musical. Y con imaginación y buen humor, se pueden grabar anti-vídeo-clips con miles de visitas en Youtube. Y con buenos amigos y buena voluntad y sin pensar tanto en ganar pasta se pueden montar festivales de música con una asistencia más que respetable. O en un ambiente más íntimo, organizar guateques en el salón del hogar, en formato acústico, con varias actuaciones, unas cervezas y unos sandwiches.

Querer es poder, siempre me ha interesado más la acción que la profesionalización. Respeto mucho a los que trabajan muy en serio. Simplemente no va conmigo.

Muchísimas gracias, Johnny por tus palabras y suerte en todos los proyectos que te depara el mundo que tanto amas, el mundo de la música.