La ciudad perdida de Paititi

Paititi es una ciudad perdida inca, hundida en las brumas de la historia y la leyenda de la América recóndita. Su base de realidad se fundamenta en manuscritos del S.XVI por exploradores como Pedro Sarmiento de Gamboa y Juan Álvarez Maldonado o el magistrado español en Perú Cristóbal Vaca de Castro. Los documentos hablan de un próspero reino desconocido en el Bajo Amazonas en medio de la selva. Esta historia se vio reforzada con los años con nuevas aportaciones.

Recientemente en 2001, tras el hallazgo del arqueólogo italiano Mario Polia, que descubrió en los archivos jesuitas de Roma los informes del misionario Andrea López del año 1600. El documento habla de una ciudad enorme en la selva llena de riquezas junto a una cascada conocida como Paititi por los indígenas.

La búsqueda de Paititi ha sido desde el comienzo objetivo de aventureros sin escrúpulos, expoliadores, busca fortunas. También de hombres que sólo buscan respuestas y vivir sus sueños con ética y respeto a comunidades y naturaleza del lugar.

La Expedición Paititi 2012

Como es el caso del explorador español Javier Zardoya, componente de la expedición internacional capitaneada por el explorador y psicólogo estadounidense Gregory Deyermenjan, probablemente el mayor experto en ese territorio, el italiano Yuri Leveratto y los peruanos Ignacio Mamani Huilca y Alberto Huillca Mamani.

Zardoya, periodista y geógrafo aragonés curtido en el alpinismo y escalada en los Andes, Atlas, Alpes y Pirineos, ahora prepara la nueva etapa de la ruta que quedó pendiente el año anterior, donde descubrieron la ciudadela pre-inca de Miraflores en la cordillera de Paucartambo. Una de las cuestiones que están solventando es la necesaria obtención de fondos para cubrir sus objetivos. Esto es lo que nos contó:

¿Cómo te embarcas en esta expedición arqueológica sin ser arqueólogo?

Nuestra expedición no es estrictamente arqueológica, porque ninguno de nosotros somos arqueólogos. Yo soy periodista y geógrafo, aunque también tengo formación autodidacta en Historia, Arqueología o Antropología. Siempre me han interesado estas disciplinas, sobre todo combinadas con el mundo del periodismo, el mundo de lo actual.

No realizamos jamás excavaciones, sólo documentamos los hallazgos fotográficamente, mediante GPS, videos o reportajes de todo lo que encontramos. Digamos que somos el primer eslabón de la cadena para introducirse en zonas remotas y realizar posteriores estudios científicos. Nuestra pasión y trabajo es el de explorar, ubicar y documentar. Después, no siempre, llegan los arqueólogos, y a veces hay mucha demora entre el descubrimiento y la llegada de los científicos por la inaccesibilidad del territorio.

Paititi para muchos arqueólogos ortodoxos es sólo un mito ¿Por qué Paititi y no otro elemento arqueológico más tangible?

Es cierto que Paititi es una palabra vetada en el ámbito científico para la mayoría de investigadores. Aunque actualmente hay algunos profesionales muy prestigiosos como Isabel Còmbes o Vera Tyuleneva que van rompiendo esas barreras ortodoxas. Lo que buscamos nosotros es demostrar la penetración inca en las selvas del Antisuyu a través de la existencia o no de construcciones antiguas.

Gregory Deyermenjian es una leyenda entre los buscadores de Paititi ¿Cómo fue trabajar con él?

Sencillamente genial. Fue una suerte conocerlo en el Cuzco. Desde el primer momento conectamos personalmente. Es un gran amigo, aparte de quizá el mejor explorador en cejas de selva del mundo. Es muy paciente, tiene una altísima calidad humana y ética, y sabe cómo tratar con los nativos e indígenas, cosa que nunca es fácil desde nuestra mentalidad occidental. Hemos llegado a una gran compenetración mutua a pesar de algunas barreras del idioma.

¿Qué sintió cuando descubrieron usted y sus compañeros la ciudad de Miraflores?

Es una sensación muy difícil de explicar. Única. Descubrir algo tiene un componente misterioso que se vive de forma muy intensa en el interior de cada uno. Te hace sentir muy afortunado de contemplar algo que quizá llevase escondido cinco siglos al resto de la humanidad.

En el momento que aparecieron las primeras ruinas, no lo percibes del todo, pero al cabo de los días, cuando el sosiego y la perspectiva te ayudan a reflexionar, te das cuenta de su importancia. Son recuerdos y sensaciones mágicas que te acompañan durante el resto de tu vida.

¿Cuáles son los objetivos de la expedición este año?

El objetivo principal es regresar al denominado 'Camino de piedra', un importante camino incaico que se adentra en los remotos valles y crestas de la cordillera de Paucartambo, e intentar explorarlo en su totalidad. Estamos esperando el permiso correspondiente porque es una zona protegida. Aunque localizado en 1957 por el mítico explorador peruano Carlos Neuenschwander, nadie ha llegado todavía a su término debido a las muchas dificultades físicas, climáticas y logísticas que requiere.

Pensamos que se construyó para conectar dos puntos importantes: uno de ellos lo lógico es que sea el Cuzco, el centro del mundo andino, el otro nadie lo sabe. Son zonas inmensas, casi inexploradas, y que nadie conoce con exactitud lo que esconden en su interior.

¿Cómo se financia la expedición?

Me gustaría poder decir que contamos con alguna ayuda económica por parte de alguna institución, pero lamentablemente no es así. Los gastos los asumimos a partes iguales los miembros de la expedición, financiándolos a través de nuestros respectivos trabajos o ahorros.

Es difícil, pero el mundo de la exploración nunca ha sido fácil y muy pocos consiguen vivir de ello y menos hacerse ricos. Es una forma de entender la vida y de poder decirles algún día a tus nietos: "Aunque puede que fracasase, al menos lo intenté".

¿Se puede colaborar económicamente con esta exploración?

Por supuesto, estamos abiertos a cualquier tipo de colaboración pública o privada, siempre que sea ética. No necesariamente tiene que ser dinero, en las exploraciones actuales hacen falta materiales u otro tipo de productos que pueden contribuir al éxito de la misma. Pueden contactarnos tanto a Gregory Deyermenjian (greg_deyermenjian@yahoo.com) como a mí (javierzardoya@gmail.com) para cualquier asunto a este respecto.