Existen en España parajes en los que el balonmano cobra un protagonismo esencial. Y es que, si pensamos en este deporte, es muy probable que asomen a nuestra consciencia, en milésimas de segundo, algunos lugares en los que el balonmano pervive y crece. Pontevedra, León, Granollers,… son algunos ejemplos. En esta ocasión, acudimos a la tierra que atesora gaitas, albariño y marisco, para conocer a un gallego (Bembrive – Vigo, 1984), de lluvia y calma, como diría Miguel Hernández, que mora, con especial lucidez, en la línea de los seis metros. No habita en la segunda línea de manera pasiva o vana. No. Es todo un especialista en remachar los surcos de la muralla rival, de manera persistente y perseverante, hasta convertirla en materia endeble. ¿Cómo lo hace?. Atravesándola y rasgándola sin titubeos. Da exactamente igual que la barrera se esmere en alternar mucha o poca resistencia, puesto que, este pivote de 27 años, siempre acaba encontrando huecos, y los aprovecha con una efectividad mucho más que reseñable.

Con el número 31 a sus espaldas, tras haber pasado por clubes como el BM. Cangas Frigoríficos del Morrazo o Atlético Boadilla Madrid, actualmente forma parte del engranaje del Academia Octavio. En definitiva, hablamos de Víctor Frade, un pivote “de rompe y rasga”.

¿Podrías definirme en tres palabras lo que representa el balonmano para ti?

Manera de vivir

A día de hoy, tu estadística en la Liga ASOBAL, en lanzamientos desde los 6 metros es de un 74% de efectividad... Verte en acción hace que parezca que tu posición es sencilla, cuando obviamente no lo es, ¿esta percepción se debe a que te sientes como pez en agua en esa zona, a que realmente estás en “tu elemento”?. ¿Siempre jugaste de pivote?.

Pues quitando los primeros años de iniciación al deporte donde empecé de extremo, después ya pasé al pivote donde juego ahora. Me siento muy cómodo en esta posición porque, aparte de recibir balones, existe un trabajo para que el resto del equipo encuentre buenas situaciones de lanzamiento.

Algunos pivotes creen que el rol de esta posición está expuesto a cierta indiferencia en detrimento de otras posiciones como laterales o extremos, ¿has tenido esa sensación alguna vez?

Creo que no. Desde fuera puede dar esa impresión, pero en el día a día te das cuenta de lo realmente importante que es esta posición para el juego del equipo.

¿En qué momento y por qué te decantaste por el balonmano como forma de vida?

Pues siempre fui un niño bastante alto, y lo típico, un entrenador que conocíamos por la familia me animó a practicar balonmano en el club del barrio y me animé.

¿Recuerdas tu primer partido en la Liga ASOBAL? ¿Cómo fue?

Claro que si, y curiosamente fue contra el Academia Octavio cuando yo jugaba en el B.M Cangas. Fue especial no solo por el debut sino por que también es un derbi que aquí se vive con mucha tensión.

¿Qué factores crees que hacen del balonmano un deporte tan especial?

Es un deporte de mucho contacto, con velocidad y muy noble, con lo que sobre todo en directo hace vibrar al espectador.

¿Piensas que se infravalora este deporte en España?. De ser así, ¿por qué crees que ocurre?

En cierta manera hay poca repercusión de este deporte en los medios de comunicación. Esto contribuye a que se conozca menos. Si se vendiera mejor seria más fácil conseguir apoyo para los equipos.

¿Tienes alguna conducta o pensamiento supersticioso antes de un partido?

Pues, en general, no.

¿Cuál es tu meta deportiva más a corto plazo?

Pues, este año, hacer cuanto antes los puntos necesarios para conseguir la permanencia.

¿Cuál consideras que es tu mejor momento deportivo?

Cuando conseguimos el ascenso a la Liga Asobal al convertirnos en campeones de la División de Honor B.

¿y el más triste o decepcionante?

Cuando perdimos la categoría y descendimos de Asobal con el Cangas.

¿Tienes algún referente balonmanístico en el que te inspires?

La verdad que no tengo ningún ídolo, pero siempre me intento fijar en los que en mi posición son un referente mundial.

¿Cuál crees que debe ser la senda a seguir para que el balonmano sea tomado más en “serio” en el amplio abanico deportivo ante el que nos encontramos?

Pues una profesionalidad mucho mayor de los clubes y que se valoren a los jugadores como profesionales que son de este deporte.

¿Algún mensaje para los/as atrevidos/as amantes del balonmano?

Que sigan apoyándolo y asistiendo a los pabellones a disfrutar como lo están haciendo.

¿y algún consejo para futuros/as jugadores/as?

Que es un deporte magnifico y que se animen a practicarlo, porque ayudaría a que este deporte no se olvide.

¡¡¡Gracias Víctor!!!