El color verde ha invadido oficios, discursos y decisiones administrativas, que son actualmente los titulares de las políticas públicas económicas y son el origen de la toma de decisiones con respecto a la sustentabilidad ambiental. La Economía Verde se define como el resultado de mejoras en el bienestar humano y equidad social, intenta reducir los riesgos ambientales y el impacto ecológico.

Posturas de la Economía Verde

La economía ambiental se divide entre dos posturas: la primera se relaciona con las acciones para superar la crisis ecológica, el cual es un problema fundamental y actual, considera el uso de tecnología y reglas económicas de mercado. Es una postura impulsada por ciertos gobiernos y sobre todo, por algunas compañías y grandes corporativos, que utilizan la idea de la sustentabilidad para obtener éxito en los negocios.

El otro planteamiento se impulsa desde la sociedad civil, con la premisa de que la dificultad ecológica actual es una crisis de civilización que no sólo implica cuestiones económicas, tecnológicas y sociales, sino valores y posiciones políticas y éticas.

El alcance de la economía ambiental

El concepto de Economía Verde, considera al crecimiento económico como la solución que favorece el desarrollo sustentable hacia la conservación del planeta y la erradicación de la pobreza, pero los costos para aminorar el impacto ambiental de los procesos productivos de las empresas son elevados, lo cual representa una restricción. La base de esta economía es básica y su visión es limitada, porque aun se considera que el ámbito monetario es el motor del cambio ambiental.

La cifra de empresas que se incorporan a una filosofía de “Economía verde empresarial”, va en aumento y las medidas que establecen en su producción disminuyen el impacto en el entorno natural. Por su parte el gobierno integra programas de auditoria ambiental, que buscan establecer medidas de protección al entorno, mediante el funcionamiento óptimo de los medios de producción.

No obstante, el movimiento ambientalista y la Economía Verde se encuentra en el campo, los cuales están dirigidos por las cooperativas y otras formas de solidaridad. Los productos agrícolas se exportan por medio de cooperativas indígenas que respetan los lineamientos salubres, por lo tanto su producción promueve la filosofía de protección al ambiente, mediante el impulso y fortalecimiento de la economía nacional, mediante un movimiento social ambiental el cual posee un nivel significativo en varios estados de México.

Día Mundial del Medio Ambiente

El Día Mundial del Medio Ambiente es un acontecimiento anual que se conmemora el 5 de junio. Esta jornada es uno de los principales vehículos que las Naciones Unidas utilizan para promover la sensibilización mundial sobre el medio ambiente, fomentar la atención y acción política al respecto.

Con este tipo de eventos se manifiesta la preocupación por el entorno, el cual muestra afectaciones irreversibles que plantean la necesidad de preservar los recursos existentes. La Economía Verde es una medida necesaria para proteger el medio ambiente, porque implica la interacción gubernamental y la iniciativa privada, sin embargo la posibilidad de mejorar e incrementar esta protección recae en la población mundial.

El valor de la participación a nivel personal

Las acciones que se empleen de manera personal, tendrán un impacto positivo a nivel global porque la necesidad de producción de las empresas implica el uso de recursos a gran escala, por lo tanto las medidas por mínimas que sean, al implementarse en masa el beneficio al medio ambiente se incrementa, al establecer principios básicos de preservación en la sociedad de cada país.

La base del cambio y mejoramiento de las condiciones ambientales, debe recaer en la conciencia del individuo al transformar sus hábitos y valores, e inicia desde el hogar y la familia, para promover en la sociedad que es posible modificar la manera de utilizar la energía: de gas a energía solar, a reciclar basura y aprovechar los desechos orgánicos para sembrar en azoteas y jardines; las acciones individuales se deben contemplar como la raíz de la solución.

Con una transformación de este nivel, es posible visualizar iniciativas que promuevan cambios en las instituciones con responsabilidad política, económica y tecnológica.